Bahá'í Library Online
. . . .
.
>>   Bahá'í Writings Books
> add tags

Libro de Certeza

by Bahá'u'lláh

start page single page chapter 2 next chapter

Chapter 1

PRIMERA PARTE


EN EL NOMBRE DE NUESTRO SEÑOR, EL EXALTADO, EL ALTÍSIMO

Ningún hombre podrá alcanzar las orillas del océano del verdadero entendimiento a menos que se haya desprendido de todo lo que hay en el cielo y en la tierra. Santificad vuestras almas, oh pueblos del mundo, para que quizás alcancéis la posición que Dios os ha destinado y entréis así en el tabernáculo que, conforme a las dispensaciones de la Providencia, ha sido erigido en el firmamento del Bayán.

La esencia de estas palabras es que quienes hollan el sendero de la fe, quienes ansían el vino de la certeza, deben purificarse de todo lo terrenal: sus oídos, de la palabrería ociosa; sus mentes, de las imaginaciones vanas; sus corazones, de las aficiones mundanas, y sus ojos, de aquello que perece. Deben poner su confianza en Dios y, asiéndose firmemente de Él, seguir su camino. Entonces se harán merecedores de las resplandecientes glorias del sol del divino conocimiento y comprensión y llegarán a ser los recipientes de una gracia que es infinita e invisible, por cuanto el hombre nunca tendrá esperanza de alcanzar el conocimiento del Todoglorioso, nunca podrá beber de la corriente del divino conocimiento y sabiduría, nunca podrá entrar en la morada de la inmortalidad, ni tomar del cáliz de la divina cercanía y favor, a menos que deje de considerar las palabras y acciones de los hombres como norma para la verdadera comprensión y reconocimiento de Dios y Sus Profetas.

Considera el pasado: Cuántos hombres, elevados y humildes, han esperado ansiosamente, en toda época, el advenimiento de las Manifestaciones de Dios en la santificada persona de Sus Elegidos. Cuántas veces han esperado Su venida; con qué frecuencia han suplicado para que sople la brisa de la misericordia divina y aparezca la Belleza prometida desde detrás del velo del encubrimiento y sea revelada a todo el mundo. Y siempre que se abrieron las puertas de gracia y las nubes de munificencia divina se vertieron sobre la humanidad y la luz del Invisible brilló sobre el horizonte de poder celestial, todos ellos Le negaron y se apartaron de Su rostro, el rostro de Dios mismo. Remítete, para verificar esta verdad, a lo que ha sido escrito en todos los Libros sagrados.

Detente por un momento a reflexionar sobre cuál ha sido la causa de tal rechazo por parte de quienes Le han buscado con tanto fervor y anhelo. Sus ataques han sido más feroces de cuanto la lengua o la pluma puedan describir. Ni una sola Manifestación ha aparecido que no haya sido afligida por la negación, el repudio y la oposición vehemente de quienes La rodeaban. Así se ha revelado: "¡Oh la miseria de los hombres! Ningún Mensajero llega a ellos sin que se mofen de Él".1 Y en otro lugar Él dice: "Toda nación se ha conjurado contra su Mensajero para dominarle violentamente, y ha disputado con palabras vanas para invalidar la verdad".2

Asimismo, las palabras que han brotado de la fuente del poder y han descendido del cielo de la gloria, son innumerables y están fuera de la comprensión común del hombre. Para quienes posean verdadera comprensión y perspicacia, el Súrih de Húd de seguro bastará. Recapacita un momento sobre esas santas palabras y, con total desprendimiento, esfuérzate por comprender su significado. Examina el maravilloso comportamiento de los Profetas y trae al pensamiento las difamaciones y recusaciones proferidas por los hijos de la negación y la falsedad, para que quizás logres que el ave del corazón humano emprenda su vuelo desde los parajes de la negligencia y la duda, hacia el nido de la fe y la certeza, y puedas beber hondamente de las aguas puras de la antigua sabiduría y participar del fruto del árbol del conocimiento divino. Tal es la porción del pan proveniente de los reinos de la eternidad y santidad que ha sido destinada a los puros de corazón.

Si te informases de las indignidades acumuladas sobre los Profetas de Dios y comprendieras las verdaderas causas de las objeciones hechas por sus opresores, de seguro apreciarías el significado de su posición. Asimismo, cuanto más atentamente examines las acusaciones de quienes se han opuesto a las Manifestaciones de los atributos divinos, tanto mayor será tu fe en la Causa de Dios. Por consiguiente, se hará en esta Tabla breve mención de diversos relatos referentes a los Profetas de Dios, para demostrar que, en todos los siglos y épocas, las Manifestaciones de poder y gloria han sido sometidas a crueldades tan atroces, que ninguna pluma se atreve a describirlas. Tal vez ello haga que algunos dejen de ser perturbados por el clamor y las protestas de los sacerdotes y necios de esta época, y les fortalezca su certeza y confianza.

Uno de los Profetas fue Noé. Durante novecientos cincuenta años exhortó suplicante a Su pueblo, convocándole hacia el refugio de seguridad y paz. Sin embargo, nadie atendió a Su llamado. Día tras día causaban a Su bendita persona tanto dolor y sufrimiento, que nadie creía que pudiese sobrevivir. ¡Cuántas veces Le zahirieron, con qué malevolencia insinuaban sus sospechas contra Él! Así se ha revelado: "Y cada vez que pasaba ante Él un grupo de Su pueblo, se mofaba de Él. Y a ellos les decía: Aunque ahora os mofáis de nosotros, nos burlaremos de vosotros después, tal como os burláis de nosotros. Pero al final ya sabréis'".3 Mucho después hizo varias promesas de victoria ante Sus compañeros y fijó un plazo para su cumplimiento. Mas cuando llegó la hora, la promesa divina no se cumplió. De ahí que algunos de Sus pocos seguidores se alejaran de Él, tal y co-mo de ello dan testimonio los libros más conocidos. A buen seguro los has leído; si no, indudablemente los leerás. Por último, conforme se refiere en los libros y tradiciones, tan sólo permanecieron junto a Él cuarenta o setenta y dos de Sus seguidores. Hasta que por fin, desde lo más profundo de Su ser, exclamó Noé: "¡Señor, no dejes sobre la tierra ni un solo habitante de entre los infieles!"4

Y ahora pondera la obstinación de este pueblo y reflexiona siquiera un momento sobre ella. ¿Cuál pudo haber sido la razón de que Le negaran y rehuyeran de ese modo? ¿Qué pudo haberles inducido a rehusar quitarse la vestidura de la negación y adornarse con el manto de la aceptación? Además, ¿cuál pudo haber sido la causa del incumplimiento de la promesa divina, que llevó a los buscadores a desechar lo que habían aceptado? Medita profundamente para que te sea revelado el secreto de cosas invisibles, aspires una fragancia espiritual imperecedera y reconozcas el hecho de que, desde tiempo inmemorial, el Todopoderoso ha probado a Sus siervos y continuará probándoles hasta la eternidad, a fin de que la luz sea distinguida de las tinieblas; la verdad, de la falsedad; lo justo, de lo injusto; la guía, del error; la felicidad, del infortunio; y las rosas, de las espinas. Pues como Él ha revelado: "¿Piensan los hombres cuando dicen 'creemos' que se les dejará en paz y no serán probados?"5

Y después de Noé la luz del semblante de Húd brilló sobre el horizonte de la creación. Cerca de setecientos años, según dicen los hombres, exhortó al pueblo a volver su rostro y a acercarse al Ri¤ván de la presencia divina. Qué lluvia de aflicciones cayó sobre Él, hasta que por fin Sus conjuros sólo dieron por todo fruto mayor rebeldía, y Sus constantes esfuerzos terminaron en la ceguera contumaz de Su pueblo. "Y a los incrédulos, su incredulidad sólo acrecentará su propia ruina".6

Y después de Él apareció, proveniente del Ri¤ván del Eterno, el Invisible, la santa persona de «álih, Quien nuevamente convocó al pueblo hacia el río de la vida eterna. Durante más de cien años les amonestó para que se aferraran a los mandamientos de Dios y evitaran lo que está prohibido. Sin embargo, Sus amonestaciones no dieron fruto alguno y Sus ruegos resultaron inútiles. Varias veces Se retiró y vivió aislado. Y todo a pesar de que aquella eterna Belleza no llamaba a las gentes sino a la ciudad de Dios. Así ha sido revelado: "Y a la tribu de Thamúd enviamos a su hermano «álih. 'Oh pueblo mío', dijo, 'adorad a Dios; no tenéis otro Dios más que Él...' Mas ellos replicaron: 'Oh «álih, hasta ahora ha-bíamos puesto nuestras esperanzas en ti; ¿acaso nos prohíbes que adoremos lo que adoraron nuestros padres? A decir verdad dudamos y sospechamos de aquello hacia lo que nos llamas'".7 Todo esto fue infructuoso hasta que, por fin, se elevó un gran clamor y todos cayeron en la mayor ruina.

Más tarde, apareció por detrás del velo la belleza del rostro del Amigo de Dios,8 y otro estandarte de guía divina fue enarbolado. Invitó a la gente de la Tierra hacia la luz de la rectitud. Cuanto más enardecidamente les exhortaba, tanto más feroz se tornaba la envidia y la contumacia de la gente, con excepción de quienes se habían desprendido enteramente de todo salvo de Dios y habían ascendido, en alas de la certeza, a la posición que Dios ha exaltado por encima de la comprensión de los hombres. Es bien sabido que Le asedió una hueste de enemigos, hasta que al fin se encendió contra Él el fuego de la envidia y la rebelión. Y después del episodio del fuego, Él, tal como figura en todos los libros y crónicas, la lámpara de Dios entre los hombres, fue expulsado de Su ciudad,.

Y cuando Su día hubo terminado llegó el turno a Moisés, Quien armado con la vara del dominio celestial, adornado con la blanca mano del conocimiento divino, procedente del Párán del amor de Dios, y empuñando la serpiente del poder y majestad eterna, brilló sobre el mundo desde el Sinaí de la luz. Llamó a todos los pueblos y razas de la Tierra al reino de la eternidad y les invitó a participar del fruto del árbol de la felicidad. Seguramente eres sabedor de la feroz oposición del Faraón y su pueblo, y de las piedras de ociosa fantasía que las manos de los infieles lanzaron contra ese Árbol bendito. Tanto es así que, finalmente, el Faraón y su pueblo se alzaron para extinguir denodadamente, con las aguas de la falsedad y la negación, el fuego de ese Árbol sagrado, olvidando la verdad de que ningún agua terrenal puede apagar la llama de la sabiduría divina, ni pueden ráfagas mortales extinguir la lámpara del dominio eterno. Más aún, semejante agua no puede sino intensificar el ardor de la llama y tales ráfagas no pueden sino asegurar la conservación de la lámpara, ¡si observaras con el ojo del discernimiento y caminaras por el camino de la santa voluntad y complacencia de Dios! Qué bien ha observado esto un creyente de la casa del Faraón, cuya historia es narrada por el Todoglorioso en Su Libro revelado a Su Bienamado: "Y un hombre de la familia del Faraón, que era creyente y ocultaba su fe, dijo: '¿Mataréis a un hombre porque dice mi Señor es Dios, después que ha venido a vosotros con signos de vuestro Señor? Si resultase mentiroso, sobre él recaerá su mentira, mas si fuere veraz, os sobrevendrá parte de aquello con que os amenaza. En verdad, Dios no guía a quien es un transgresor, un embustero'".9 Finalmente, fue tan grande su iniquidad que a ese mismo creyente le dieron una muerte afrentosa. "¡La maldición de Dios caiga sobre el pueblo de la tiranía!"

Y ahora medita lo siguiente: ¿Qué pudo haber causado semejante contienda y conflicto? ¿Por qué el advenimiento de toda verdadera Manifestación de Dios ha sido acompañado de lucha y tumulto tales, de semejante tiranía y revueltas? Y ello no obstante el hecho de que todos los Profetas de Dios, sin excepción, cuandoquiera que se han revelado a los pueblos del mundo, han predicho la venida de otro Profeta posterior y han fijado los signos que habrían de anunciar el advenimiento de la futura Dispensación. De esto dan testimonio los escritos de todos los libros sagrados. ¿Por qué, entonces, a pesar de la expectación de los hombres en su búsqueda de las Manifestaciones de Santidad y de los signos que aparecen en los libros sagrados, han sido perpetrados en cada edad y ciclo tales actos de violencia, de opresión y crueldad contra todos los Profetas y Elegidos de Dios? Y así Él ha revelado: "Siempre que viene a vosotros un Apóstol con lo que no desean vuestras almas, os ensoberbecéis acusando a unos de impostores y matando a otros".10

Reflexiona: ¿Cuál pudo haber sido el motivo de tales actos? ¿Qué pudo haber incitado a semejante comportamiento para con los Reveladores de la belleza del Todoglorioso? Cualquier cosa que en días pasados fue la causa del repudio y la oposición de aquellas gentes, ha ocasionado ahora la perversidad de la gente de esta época. Sostener que el testimonio de la Providencia era incompleto y que tal hecho ha sido la causa del rechazo de los hombres, no es sino blasfemia manifiesta. ¡Cuán lejos está de la gracia del Todomunífico, de Su amorosa providencia y tierna misericordia, elegir a un alma de entre todos los hombres para que guíe a Sus criaturas y luego, por una parte, privarla de la medida plena de Su testimonio divino y, por otra, infligir severo castigo a Su pueblo por haberse apartado de Su Elegido! Es más, las múltiples generosidades del Señor de todos los seres han rodeado, en todo tiempo, mediante las Manifestaciones de Su divina Esencia, a la Tierra y a todos los que viven en ella. Ni por un momento ha sido retenida Su gracia, ni tampoco las lluvias de Su amorosa bondad han dejado de verterse sobre la humanidad. Por consiguiente, semejante comportamiento no puede atribuirse sino a la estrechez de mente de aquellas almas que vagan en el valle de la arrogancia y el orgullo, que están perdidas en el desierto del alejamiento, que caminan tras sus vanas fantasías y siguen las órdenes de los jefes de su fe. Su interés principal es la mera oposición y su único deseo es desconocer la verdad. Para todo observador perspicaz es evidente y manifiesto que si en los días de cada una de las Manifestaciones del Sol de la Verdad estos hombres hubiesen santificado sus ojos, sus oídos y sus corazones de todo lo que hubieran visto, oído y sentido, de seguro no se habrían privado de ver la belleza de Dios, ni se habrían extraviado lejos de los aposentos de gloria. Pero pesaron el testimonio de Dios con la medida de su propio conocimiento, tomado de las enseñanzas de los jefes de su fe, y al encontrarlo en desacuerdo con su limitado entendimiento, se alzaron para perpetrar actos tan indignos.

En toda época los jefes religiosos han impedido a la gente alcanzar las orillas de la salvación eterna, por cuanto sostienen las riendas de la autoridad en su poderoso puño. Algunos por ambición de poder, otros por falta de comprensión y conocimiento, han sido causa de esa privación de las gentes. Por su sanción y autoridad, todos los Profetas de Dios han tenido que beber del cáliz del sacrificio y han alzado el vuelo hacia las alturas de gloria. ¡Qué indescriptibles crueldades no han sido perpetradas contra los verdaderos Monarcas del mundo, esas Joyas de virtud divina, por quienes han ocupado las sedes de autoridad y erudición! Contentos con un dominio transitorio, se han privado de una soberanía sempiterna. Así, sus ojos no vieron la luz del rostro del Bienamado, ni tampoco escucharon sus oídos las dulces melodías del Pájaro del Deseo. Por esta razón, en todos los libros sagrados se ha hecho mención de los sacerdotes de la época. Y así Él dice: "¡Oh pueblo del Libro! ¿Por qué dudáis de los signos de Dios, de los cuales vosotros mismos habéis sido testigos?"11 También dice: "¡Oh pueblo del Libro! ¿Por qué vestís lo verdadero con lo falso? ¿Por qué a sabiendas ocultáis la verdad?"12 Y nuevamente dice: "Di: ¡Oh pueblo del Libro! ¿Por qué ahuyentáis del camino de Dios a los creyentes?"13 Es evidente que por "pueblo del Libro" que ha ahuyentado a sus semejantes del recto sendero de Dios no se designa sino a los sacerdotes de la época, cuyos nombres y forma de ser se ha puesto de manifiesto en los libros sagrados y a los cuales se ha aludido en los versículos y tradiciones que en ellos aparecen; ¡si observaras con el ojo de Dios!

Con mirada fija y constante, nacida del infalible ojo de Dios, escudriña durante un tiempo el horizonte del conocimiento divino y contempla esas palabras de perfección que ha revelado el Eterno para que, quizás, los misterios de sabiduría divina, hasta ahora ocultos bajo el velo de la gloria y atesorados dentro del tabernáculo de Su gracia, sean puestos de manifiesto ante ti. Las acusaciones y protestas de estos jefes religiosos se han debido, principalmente, a su falta de comprensión y conocimiento. Jamás entendieron ni desentrañaron aquellas palabras pronunciadas por los Reveladores de la belleza del Dios único y verdadero en que se exponían las señales que debían anunciar el advenimiento de la Manifestación siguiente. De ahí que izaran el estandarte de la revuelta y provocaran discordia y sedición. Es obvio y manifiesto que el verdadero significado de las palabras pronunciadas por las Aves de la Eternidad no ha sido revelado a nadie excepto a quienes manifiestan al Ser Eterno, y las melodías del Ruiseñor de la Santidad no pueden llegar a ningún oído salvo al de los moradores del reino sempiterno. Un egipcio tiránico no podrá nunca beber de la copa que los labios de un judío justo han tocado, y el Faraón incrédulo nunca tendrá esperanza de reconocer la mano del Moisés de la verdad. Pues tal como Él dice: "Nadie sabe el significado de esto, excepto Dios y quienes están bien fundados en el saber".14 No obstante, han pedido la interpretación del Libro a quienes están envueltos en velos, rehusando buscar ilustración en la fuente misma del conocimiento.

Y cuando los días de Moisés llegaron a su fin, y la luz de Jesús, brillando desde la aurora del Espíritu, envolvió al mundo, todo el pueblo de Israel se alzó contra Él. Reclamaban que Aquel cuyo advenimiento había predicho la Biblia, debía necesariamente promulgar y cumplir las leyes de Moisés, en tanto que aquel joven nazareno, quien se atribuía la posición del Mesías divino, había anulado las más importantes de todas las leyes de Moisés: la ley del divorcio y del sábado. Y, además, ¿qué decir de las señales de la Manifestación que había de venir? ¡Este pueblo de Israel, aun hasta el día de hoy aguarda a la Manifestación predicha por la Biblia! ¡Cuántas Manifestaciones de Santidad, cuántos Reveladores de la luz sempiterna, han aparecido desde el tiempo de Moisés y, sin embargo, Israel, envuelto en los más densos velos de fantasía satánica y falsas imaginaciones, aún espera que el ídolo creado por él mismo aparecerá con los signos que ha concebido! Así Dios les ha castigado por sus pecados, ha extinguido en ellos el espíritu de fe, y les ha atormentado con las llamas del fuego del infierno. Y ello sólo a causa de que Israel rehusó comprender el significado de aquellas palabras que fueron reveladas en la Biblia referente a los signos de la próxima Revelación. Como jamás comprendió su verdadera significación, y aparentemente tales acontecimientos nunca ocurrieron, permaneció privado de reconocer la belleza de Jesús y de ver la faz de Dios. ¡Y aún esperan Su venida! Desde tiempo inmemorial hasta el presente, todas las razas y pueblos de la Tierra se han aferrado a semejantes fantasías y pensamientos indignos, privándose así de las claras aguas que fluyen de las fuentes de pureza y santidad.

Al revelar estos misterios en Nuestras Tablas anteriores, dirigidas a un amigo en la melodiosa lengua de Hijáz, hemos citado algunos de los versículos revelados a los Profetas de antaño. Y ahora, respondiendo a tu petición, nuevamente citaremos en estas páginas esos mismos versos, pronunciados esta vez en el maravilloso idioma de 'Iráq, para que, quizás, los sedientos en los desiertos del alejamiento lleguen al océano de la presencia divina, y quienes languidecen en las soledades de la separación sean guiados al hogar de reunión eterna. Así podrán ser disipadas las brumas del error, y podrá amanecer la resplandeciente luz de guía divina sobre el horizonte de los corazones humanos. Ponemos en Dios nuestra confianza y a Él imploramos ayuda para que, quizás, fluya de esta pluma aquello que haga revivir las almas de los hombres, para que todos ellos se levanten de sus lechos de negligencia y escuchen el murmullo de las hojas del Paraíso, que provienen del árbol que, con el consentimiento de Dios, la mano del poder divino ha plantado en el Ri¤ván del Todoglorioso.

Para quienes están dotados de entendimiento, es claro y manifiesto que, cuando el fuego del amor de Jesús consumió los velos de las limitaciones de los judíos, y Su autoridad se hizo evidente y fue puesta parcialmente en vigor, Él, el Revelador de la Belleza invisible, al dirigirse un día a sus discípulos, se refirió a Su muerte y, encendiendo en sus corazones el fuego de la aflicción, les anunció: "Yo me voy y vengo otra vez a vosotros". Y en otra parte refirió: "Yo me voy y vendrá otro, Quien os dirá todo lo que no os he dicho, y cumplirá todo lo que he hablado". Ambos dichos poseen un mismo significado, ¡si comprendieses a las Manifestaciones de la Unidad de Dios con percepción divina!

Todo observador perspicaz reconocerá que, en la dispensación del Qur'án, fueron confirmados tanto el Libro como la Causa de Jesús. Y en cuanto a los nombres, Muhammad mis-mo declaró: "Yo soy Jesús". Él reconoció la verdad de las señales, profecías y palabras de Jesús, y atestiguó que todas eran de Dios. En este sentido, ni la persona de Jesús, ni Sus escritos han diferido de los de Muhammad y de Su Libro Sa-grado, por cuanto ambos han abogado por la Causa de Dios, han entonado Su alabanza y revelado Sus mandamientos. Y así es como Jesús mismo declaró: "Me voy y vengo otra vez a vosotros". Toma el sol como ejemplo. Si dijera "Soy el sol de ayer", diría la verdad. Y si pretendiese ser otro sol, habida cuenta de la sucesión de las horas, diría también la verdad. Asimismo, si se dijera que todos los días no son sino uno y el mismo, ello sería correcto y verdadero. Y si respecto de nombres particulares y designaciones se dijera que difieren, ello también sería verdad. Pues si bien son los mismos, se reconoce en cada uno una designación distinta, un atributo específico, un carácter particular. Así pues, conforme a lo dicho, comprende las características de distinción, la variedad y unidad de las diversas Manifestaciones de santidad, para que llegues a entender las alusiones con que el creador de todos los nombres y atributos se ha referido a los misterios de la distinción y unidad, y puedas descubrir la respuesta a tu pregunta acerca de por qué la Eterna Belleza, en épocas distintas, Se ha dirigido a Sí misma con nombres y títulos diferentes.

Posteriormente, los compañeros y discípulos de Jesús Le preguntaron acerca de los signos que debían necesariamente indicar la vuelta de Su manifestación. ¿Cuándo -inquirieron- sucederán estas cosas? Varias veces interrogaron a aquella incomparable Belleza y, cada vez, al responder, indicó Aquél un signo particular que debería anunciar el advenimiento de la Dispensación prometida. Así lo atestiguan los cuatro Evangelios.

Este Agraviado citará sólo uno de los pasajes aludidos, confiriendo así a la humanidad, por amor de Dios, generosidades que aún están guardadas en los tesoros del oculto y sagrado Árbol, para que quizás los hombres mortales no se priven de su porción del fruto inmortal, y logren una gota de las aguas de vida eterna que, desde Baghdád, la "Morada de Paz", son conferidas a toda la humanidad. No pedimos premio ni recompensa. "Alimentamos vuestras almas por amor de Dios; no queremos de vosotros paga ni agradecimiento."15 Éste es el alimento que confiere vida eterna a los puros de corazón y a los iluminados de espíritu. Éste es el pan del cual se dice: "Señor, haz descender sobre nosotros Tu pan del cielo".16 Este pan nunca les será retenido a quienes lo merecen, ni tampoco podrá jamás agotarse. Crece eternamente en el árbol de la gracia; desciende en toda época de los cielos de la justicia y la misericordia. Pues como asegura Él: "¿No ves con qué compara Dios una buena palabra? Con un buen árbol; su raíz firme y sus ramas extendidas al cielo, dando su fruto en todo tiempo".17

¡Qué lástima que el hombre se prive de esta hermosa dádiva, esta gracia imperecedera, esta vida eterna! Le incumbe apreciar este alimento que viene del cielo para que quizás, mediante los maravillosos favores del Sol de la Verdad, sean devueltos a la vida los muertos, y las almas marchitas sean vivificadas por el Espíritu infinito. Daos prisa, oh mi hermano, para que mientras aún haya tiempo nuestros labios prueben el trago inmortal, pues la brisa de la vida, que ahora sopla desde la ciudad del Bienamado, no podrá perdurar, y el torrentoso río de la prolación divina deberá necesariamente aquietarse, y las puertas del Ri¤ván no habrán de permanecer siempre abiertas. A fe cierta llegará el día cuando el Ruiseñor del Paraíso haya emprendido vuelo desde esta residencia terrenal a su nido celestial. Ya no se oirá entonces su melodía y habrá dejado de relumbrar la belleza de la rosa. Por tanto, aprovecha el tiempo antes de que la gloria de la primavera divina se haya consumido y el Ave de la Eternidad haya cesado de gorjear su melodía, para que tu oído interior no se prive de escuchar su llamado. Éste es mi consejo para ti y los amados de Dios. Quienquiera que lo desee, que se vuelva hacia él; quienquiera que lo desee, que se aparte. Dios, verdaderamente, es independiente de él y de lo que él vea y atestigüe.

Éstas son las melodías cantadas por Jesús, Hijo de María, con tonos de majestuosa fuerza en el Ri¤ván del Evangelio, las cuales revelan los signos que deben anunciar el advenimiento de la próxima Manifestación. En el primer Evangelio según Mateo está escrito: "Y cuando preguntaron a Jesús sobre los signos de Su venida, Él les dijo: 'En seguida, después de la opresión18 de aquellos días, se oscurecerá el sol, y la luna no dará su luz, y caerán las estrellas del cielo, y los poderes de la tierra se conmoverán. Entonces aparecerá el signo del Hijo del hombre en el cielo, y se lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria. Y enviará sus ángeles con resonante trompeta'".19 Vertido a la lengua per-sa,20 el sentido de estas palabras es el siguiente: Cuando ocurra la opresión y las aflicciones que han de sobrevenir a la humanidad, entonces no dará el sol su resplandor, ni la luna su luz; caerán sobre la tierra las estrellas del cielo y se estremecerán los pilares de la tierra. En ese tiempo los signos del Hijo del hombre aparecerán en el cielo, es decir, cuando estos signos hayan aparecido, la Belleza prometida y Esencia de la vida surgirá en el mundo visible procedente del reino de lo invisible. Y Él dice: en ese tiempo todos los pueblos y razas que habitan la tierra se quejarán y lamentarán, y verán a aquella divina Belleza venir del cielo cabalgando sobre las nubes con poder, grandeza y magnificencia, y enviando a Sus ángeles con resonante trompeta. De forma similar, las mismas expresiones se encuentran en los tres Evangelios restantes según Lucas, Marcos y Juan. Ya que Nos hemos referido a ellas extensamente en Nuestras Tablas reveladas en lengua árabe, no las hemos mencionado en estas páginas, limitándonos sólo a una referencia.

Por cuanto los sacerdotes cristianos no han comprendido el significado de estas palabras, no reconocieron su objeto y propósito, y se han aferrado a la interpretación literal de las palabras de Jesús, por lo tanto se han privado de la abundante gracia de la Revelación de Muhammad y de sus copiosas dádivas. Los ignorantes de entre la comunidad cristiana, siguiendo el ejemplo de los jefes de su fe, se privaron igualmente de ver la belleza del Rey de gloria, por cuanto los signos que habían de acompañar el amanecer del sol de la Dispensación de Muhammad, de hecho no se cumplieron. Así han pasado edades y han transcurrido siglos, y aquel purísimo Espíritu ha regresado a los retiros de su antigua soberanía. Una vez más el Espíritu eterno ha soplado en la trompeta mística, haciendo salir a los muertos de sus sepulcros de negligencia y error hacia el reino de guía y gracia. Y, sin embargo, aquella comunidad expectante aún exclama: ¿Cuándo acontecerán estas cosas? ¿Cuándo se manifestará el Prometido, el objeto de nuestra esperanza, para que nos levantemos por el triunfo de Su Causa, para que sacrifiquemos nuestros bienes por Él, para que ofrezcamos nuestras vidas en Su sendero? De igual modo, tales falsas imaginaciones han hecho que otras comunidades se aparten del Kawthar de la infinita misericordia de la Providencia, y estén ocupados en sus propios vanos pensamientos.

Además de este pasaje, hay en el Evangelio otro versículo en el cual Él dice: "El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán".21 Por eso los adherentes de Jesús han sostenido que la ley del Evangelio nunca será abrogada y que, cuandoquiera que se manifieste la Belleza prometida y se revelen todos los signos, Él deberá necesariamente reafirmar y establecer la ley proclamada en el Evangelio, de modo que en el mundo no quede otra fe que Su fe. Ésta es su creencia fundamental. Y su convicción es tal que si apareciera una persona con todos los signos prometidos y promulgara lo que es contrario a la letra de la ley del Evangelio, ellos de seguro le rechazarían, rehusarían someterse a su ley, le declararían infiel y se burlarían de él. Esto lo prueba lo ocurrido cuando apareció el sol de la Revelación de Muhammad. Si en cada Dispensación hubiesen inquirido con humildad ante las Manifestaciones de Dios el verdadero significado de estas palabras reveladas en los libros sagrados -palabras cuya interpretación errónea ha hecho que los hombres se priven de reconocer el Sadratu'l-Muntahá, el Propósito último-, de seguro habrían sido guiados hacia la luz del Sol de la Verdad y habrían descubierto los misterios del divino conocimiento y sabiduría.

Este siervo desea ahora compartir contigo una gota del insondable océano de las verdades atesoradas en estas santas palabras para que, quizás, los corazones perspicaces comprendan todas las alusiones y consecuencias de las palabras de las Manifestaciones de Santidad, de modo que la imponente majestad de la Palabra de Dios no les impida alcanzar el océano de Sus nombres y atributos, ni les prive de reconocer la Lámpara de Dios, que es la sede de la revelación de Su glorificada Esencia.

En cuanto a las palabras "en seguida, después de la opresión de aquellos días", éstas se refieren al tiempo en que los hombres serán oprimidos y afligidos, tiempo en que habrían desaparecido de entre los hombres los últimos vestigios del Sol de la Verdad y el fruto del Árbol del conocimiento y sabiduría, cuando hayan caído las riendas de la humanidad en manos de necios e ignorantes, cuando se hayan cerrado las puertas de la divina unidad y conocimiento -propósito esencial y último de la creación-, cuando el conocimiento verdadero haya cedido paso a la vana fantasía, y la corrupción haya usurpado el lugar de la rectitud. Semejante a ésta es la situación que se presencia en este Día, cuando las riendas de cada comunidad han caído en manos de caudillos insensatos, quienes se conducen por los impulsos de sus deseos y antojos. En sus lenguas, la mención de Dios se ha convertido en un nombre vacío y, en medio de ellos, Su santa Palabra ha pasado a ser letra muerta. Tal es la férula de sus deseos, que la lámpara de la conciencia y la razón se ha extinguido en sus corazones, y ello a pesar de que los dedos del poder divino han abierto las puertas del conocimiento de Dios, y la luz del conocimiento divino y gracia celestial ha iluminado e inspirado la esencia de todo lo creado, a tal punto que en todas y cada una de las cosas se ha abierto una puerta del conocimiento, y dentro de cada átomo se han manifestado vestigios del sol. Y sin embargo, a pesar de todas estas múltiples revelaciones del conocimiento divino que han envuelto al mundo, todavía ellos imaginan vanamente que está cerrada la puerta del conocimiento y quietas las lluvias de la misericordia. Aferrándose a la vana fantasía, se han desviado lejos del 'Urvatu'l-Vuthqá del conocimiento divino. Sus corazones parecen no inclinarse al conocimiento ni a la puerta de él; ni piensan en sus manifestaciones, por cuanto en la vana fantasía han encontrado la puerta que conduce a las riquezas terrenales, en tanto que en la manifestación del Revelador del Conocimiento no encuentran otra cosa más que el llamado a la abnegación. Ellos, por tanto, se aferran naturalmente a lo primero y huyen de lo otro. Aunque reconocen en sus corazones que la Ley de Dios es una y la misma, sin embargo emiten en toda dirección nuevos mandamientos y proclaman en cada época un nuevo decreto. No hay dos que estén de acuerdo en una misma ley, porque no buscan a ningún Dios salvo su propio deseo, y no hollan sendero alguno que no sea el sendero del error. La jefatura es para ellos el último objeto de sus esfuerzos, y consideran el orgullo y la arrogancia como los más altos logros que puedan desear sus corazones. Han puesto sus sórdidas maquinaciones por encima del decreto divino, han renunciado a resignarse a la voluntad de Dios, se han ocupado en cálculos egoístas y han seguido el camino de los hipócritas. Con todo su poder y su fuerza tratan de asegurarse en sus despreciables ocupaciones, por miedo a que el menor descrédito socave su autoridad o manche la ostentación de su magnificencia. Si el ojo fuera ungido y alumbrado con el colirio del conocimiento de Dios, de seguro descubriría que una manada de bestias voraces se han reunido para alimentarse de la carroña de las almas humanas.

¿Qué "opresión" es mayor que la que ha sido referida? ¿Qué "opresión" es más dolorosa que el hecho de que un alma busque la verdad y desee alcanzar el conocimiento de Dios, y no sepa adónde dirigirse ni de quién obtenerlo? Pues las opiniones se han diversificado gravemente, y los caminos para alcanzar a Dios se han multiplicado. Esta "opresión" es el rasgo esencial de toda Revelación; y si no ocurre, el Sol de la Verdad no será revelado. Pues la aurora de la guía divina debe necesariamente seguir a la oscuridad de la noche del error. Por esta razón, en todas las crónicas y tradiciones se ha hecho referencia a esto, a saber: que la iniquidad cubrirá la superficie de la Tierra y la oscuridad envolverá a la humanidad. Como las tradiciones a que se ha hecho referencia son bien conocidas, y el propósito de este siervo es ser breve, Él se abstendrá de citar su texto.

Si esta "opresión" (que literalmente significa presión) se interpretara como que la Tierra habrá de contraerse, o si la vana fantasía de los hombres concibiera calamidades similares que hubieran de asolar a la humanidad, es claro y manifiesto que ninguno de tales hechos podrá jamás ocurrir. De seguro objetarán que este requisito previo para la revelación divina no se ha hecho manifiesto. Ésa ha sido, y aún es, su aseveración. Mientras que "opresión" significa la falta de capacidad para adquirir conocimiento espiritual y entender la Palabra de Dios. Significa que, cuando el Sol de la Verdad se haya puesto, y los espejos que reflejan Su luz hayan desaparecido, la humanidad será afligida por "opresión" e infortunio y no sabrá adónde dirigirse en busca de guía. Así te instruimos en la interpretación de las tradiciones y te revelamos los misterios de la sabiduría divina, para que quizás comprendas su significado y seas de aquellos que han bebido de la copa del divino conocimiento y comprensión.

Y ahora, respecto de Sus palabras "se oscurecerá el sol, y la luna no dará su luz, y las estrellas caerán del cielo", los términos "sol" y "luna", mencionados en las escrituras de los Profetas de Dios, no sólo significan el sol y la luna del universo visible. Más aún, son múltiples los significados que han querido asignar a estos términos. En cada caso les han dado una significación particular. Así, en un sentido, "sol" significa cada uno de los Soles de la Verdad que aparecen en la aurora de antigua gloria y llenan el mundo con una generosa efusión de gracia procedente de lo alto. Estos Soles de la Verdad son las Manifestaciones universales de Dios en los mundos de Sus atributos y nombres; así como el sol visible que, por decreto de Dios, el Verdadero, el Adorado, toma parte en el desarrollo de todas las cosas terrenales: los árboles, las frutas y sus colores, los minerales de la tierra, y todo lo que puede presenciarse en el mundo de la creación, así también las Lumbreras divinas, con su cuidado amoroso e influencia educativa, hacen que existan y se manifiesten los árboles de la unidad divina, los frutos de Su unicidad, las hojas del desprendimiento, las flores del conocimiento y la certeza, y los arrayanes de la sabiduría y prolación. Así, mediante la aparición de estas Lumbreras de Dios se renueva el mundo, brotan las aguas de vida eterna, se agitan las aguas de amorosa bondad, se amontonan las nubes de la gracia y sopla la brisa de la munificencia sobre todas las cosas creadas. El calor que generan estas Lumbreras de Dios y los fuegos inextinguibles que encienden son los que hacen que la luz del amor de Dios brille intensamente en el corazón de la humanidad. Mediante la abundante gracia de estos Símbolos del Desprendimiento, los cuerpos de los muertos son inspirados por el espíritu de vida eterna. Ciertamente, el sol visible no es más que un signo del esplendor de aquel Sol de la Verdad, Sol que jamás podrá tener par, semejante o rival. Mediante Él viven, se mueven y tienen su existencia todas las cosas; son reveladas por Su gracia y a Él vuelven. De Él han surgido todas las cosas y todas han vuelto a los tesoros de Su revelación. De Él procedieron todas las cosas creadas y al depósito de Su Ley volvieron.

Que estas Lumbreras divinas parezcan a veces estar limitadas a denominaciones y atributos específicos, como ya has observado y observas ahora, se debe solamente a la comprensión limitada e imperfecta de ciertas mentes. Por otra parte, en todo tiempo han sido exaltadas por encima de todo nombre laudatorio y santificadas de todo atributo descriptivo, y continuarán siéndolo eternamente. La quintaesencia de ningún nombre tendrá esperanza de aproximarse a su corte de santidad; de todos los atributos, los más elevados y puros nunca podrán acercarse a su reino de gloria. Inmensamente exaltados son los Profetas de Dios por encima de la comprensión de los hombres, los cuales nunca les podrán conocer excepto por Ellos mismos. ¡Cuán lejos está de Su gloria que Sus Elegidos sean magnificados por algún otro que no sea sus propias personas! ¡Glorificados están por encima de la alabanza de los hombres; exaltados están por encima del entendimiento humano!

El término "soles" ha sido aplicado muchas veces, en las escrituras de las "Almas inmaculadas", a los Profetas de Dios, esos luminosos Emblemas del Desprendimiento. Entre esas escrituras están las siguientes palabras de la "Oración de Nudbih":22 "¿Adónde se han ido los Soles resplandecientes? ¿Hacia dónde han partido aquellas brillantes Lunas y centelleantes Estrellas?" Así, es evidente que los términos "sol", "luna" y "estrellas" significan primariamente los Profetas de Dios, los santos y sus compañeros, esas Lumbreras Cuyo conocimiento ha vertido su luz sobre los mundos de lo visible y lo invisible.

En otro sentido, mediante estos términos se indica a los sacerdotes de la Dispensación anterior que viven en los días de la Revelación siguiente y tienen las riendas de la religión en sus manos. Si estos sacerdotes son iluminados por la luz de la Revelación más reciente, serán aceptables para Dios y brillarán con luz sempiterna. De lo contrario, se les declarará oscurecidos aun cuando en apariencia externa sean caudillos de los hombres. Ya que la fe y el descreimiento, la guía y el error, la felicidad y la miseria, la luz y la oscuridad, todo depende de la aprobación de Aquel Que es el Sol de la Verdad. Cualquiera de los sacerdotes de cada época que, en el Día del Juicio, reciba de la Fuente del verdadero conocimiento el testimonio de la fe, ciertamente se convertirá en el receptor de la erudición, del favor divino y de la luz del verdadero entendimiento. De lo contrario, será marcado como culpable de insensatez, negación, blasfemia y opresión.

Es evidente y manifiesto para todo observador perspicaz que así como la luz de la estrella se apaga ante el refulgente resplandor del sol, del mismo modo la lumbrera del conocimiento terrenal, de la sabiduría y entendimiento desaparece en la nada al ponérsele frente a frente a las resplandecientes glorias del Sol de la Verdad, Astro de la iluminación divina.

Que el término "sol" haya sido aplicado a los jefes religiosos se debe a su elevada posición, su fama y renombre. Tales son los sacerdotes de cada época, quienes son universalmente reconocidos, hablan con autoridad y cuya fama está firmemente establecida. Si se asemejan al Sol de la Verdad, de seguro serán considerados como los más exaltados de entre todas las lumbreras; de lo contrario, habrá de verse en ellos a los centros focales del fuego infernal. Así Él dice: "Verdaderamente, el sol y la luna están condenados ambos al tormento del fuego infernal".23 Sin duda, te es familiar la interpretación de los términos "sol" y "luna" mencionados en este versículo; no es necesario por tanto referirse a él. Y quienquiera que sea de la índole de este "sol" y "luna", es decir, que siga el ejemplo de estos jefes, volviendo su rostro hacia la falsedad y apartándose de la verdad, sin duda ha salido de las tinieblas del infierno y vuelve allí.

Y ahora, oh buscador, nos incumbe asirnos firmemente al 'Urvatu'l-Vuthqá para que, quizás, dejemos atrás la lóbrega noche del error y abracemos la luz naciente de la guía divina. ¿Acaso no hemos de huir de la faz de la negación y buscar la sombra protectora de la certeza? ¿Acaso no hemos de liberarnos del horror de las tinieblas satánicas y apresurarnos hacia la luz naciente de la Belleza celestial? De este modo te conferimos el fruto del Árbol del conocimiento divino, para que, contento y alegre, mores en el Ri¤ván de la sabiduría divina.

En otro sentido, los términos "sol", "luna" y "estrellas" significan las leyes y enseñanzas que han sido establecidas y proclamadas en cada Dispensación, tales como las leyes de la oración y el ayuno. Después de que la belleza del Profeta Muhammad desapareciera detrás del velo, éstas, conforme a la ley del Qur'án, han sido consideradas como las leyes fundamentales y obligatorias de Su dispensación. Esto lo atestiguan los textos de las tradiciones y crónicas; a ellas no necesitamos referirnos aquí, habida cuenta de que son ampliamente conocidas. Es más, en toda Dispensación se ha hecho hincapié en la ley concerniente a la oración y ha sido puesta en vigor universalmente. De ello dan testimonio las tradiciones escritas, atribuidas a las luces que han emanado del Sol de la Verdad, la esencia del Profeta Muhammad.

Las tradiciones han verificado el hecho de que en todas las Dispensaciones la ley de la oración ha constituido un elemento fundamental de la Revelación de todos los Profetas de Dios; ley cuya forma y manera han sido adaptadas a los cambiantes requerimientos de cada época. Por cuanto cada Revelación sucesiva ha abolido las costumbres, hábitos y enseñanzas que clara, específica y firmemente había establecido la Dispensación anterior, éstas, por tanto, se han expresado simbólicamente mediante los términos "sol" y "luna". "Para que Él pueda probaros cuál de vosotros sobresale en sus obras".24

Además, en las tradiciones se han aplicado los términos "sol" y "luna" a la oración y el ayuno; así se ha dicho: "El ayuno es iluminación, la oración es luz". Cierto día, un conocido sacerdote vino a visitarnos. Mientras conversábamos con él, se refirió a la tradición citada anteriormente. Dijo: "Por cuanto el ayuno hace que aumente el calor del cuerpo, se le ha comparado con la luz del sol; y como la oración de la noche refresca al hombre, se la ha comparado con la luz de la luna". Al momento se Nos hizo claro que aquel pobre hombre no había sido favorecido ni con una gota del océano del verdadero entendimiento, y que se había desviado lejos de la Zarza ardiente de la sabiduría divina. Entonces, cortésmente, le hicimos ver: "La interpretación que vuestra reverencia ha dado a esta tradición es la corriente entre la gente. ¿No podría ser interpretada de otro modo?" Él Nos preguntó: "¿Cómo podría ser?" Y Nos replicamos: "Muham-mad, el Sello de los Profetas, y el más distinguido de los Elegidos de Dios, ha comparado la Dispensación del Qur'án con el cielo por razón de la sublimidad de éste, su influencia suprema, su majestad, y el hecho de que abarca a todas las religiones. Y al igual que el sol y la luna constituyen las lumbreras más brillantes y prominentes de los cielos, de modo semejante, en el cielo de la religión de Dios han sido decretados dos astros radiantes: el ayuno y la oración. 'El Islám es el cielo; el ayuno, su sol; la oración, su luna'."

Éste es el propósito que subyace en las palabras simbólicas de las Manifestaciones de Dios. Por consiguiente, la aplicación de los términos "sol" y "luna" a las cosas ya mencionadas ha sido demostrada y justificada por el texto de los versículos sagrados y tradiciones escritas. De ahí que sea claro y manifiesto que las palabras "se oscurecerá el sol, y la luna no dará su luz, y las estrellas caerán del cielo", expresan la obstinación de los sacerdotes y la anulación de las leyes firmemente establecidas por Revelación divina, todo lo cual ha sido predicho, en lenguaje simbólico, por la Manifestación de Dios. Nadie excepto los justos participarán de esta copa, nadie sino los piadosos pueden compartirla. "Los justos beberán de una copa preparada en la fuente de alcanfor".25

Es incuestionable que, en cada sucesiva Revelación, el "sol" y la "luna" de las enseñanzas, leyes, mandamientos y prohibiciones que han sido establecidos en la Dispensación anterior, y que han amparado al pueblo de aquella época, se oscurecen, es decir, que se han agotado y dejan de ejercer su influencia. Y ahora recapacita: si el pueblo del Evangelio hubiera reconocido el significado de los términos simbólicos "sol" y "luna" y, a diferencia del obstinado y el perverso, hubiera buscado iluminación en Aquel Que es el Revelador de conocimiento divino, de seguro habrían comprendido el propósito de estos términos y no habrían sido afligidos y oprimidos por la oscuridad de sus deseos egoístas. Es más, como no han obtenido el verdadero conocimiento de su misma Fuente, han perecido en el peligroso valle de la obstinación y el descreimiento. Ellos aún no han despertado para percibir que se han manifestado todos los signos anunciados, que el Sol prometido se ha elevado sobre el horizonte de la Revelación divina, y que se han oscurecido y han declinado el "sol" y la "luna" de las enseñanzas, las leyes y la erudición de una Dispensación anterior.

Y ahora, con la mirada fija y alas firmes, toma el camino de la certeza y la verdad. "Di: Es Dios; entonces déjalos que se entretengan en sus sutilezas".26 Así, serás considerado entre aquellos compañeros de quienes Él dice: "Aquellos que dicen 'Nuestro Señor es Dios', y continúan firmes en Su camino, a ellos, ciertamente, descenderán los ángeles".27 Entonces presenciarás todos estos misterios con tus propios ojos.

¡Oh mi hermano! Da el paso del espíritu para que, en un abrir y cerrar de ojos, atravieses raudo los desiertos del alejamiento y la privación, y llegues al Ri¤ván de reunión sempiterna y, de un aliento, comulgues con los espíritus celestiales. Ya que con pies humanos nunca tendrás esperanza de atravesar esas distancias inmensurables ni de alcanzar tu objetivo. Sea la paz con aquel a quien la luz de la verdad guía hacia toda verdad, y con quien, en el nombre de Dios y en el sendero de Su Causa, se yergue sobre la orilla del verdadero entendimiento.

Éste es el significado del versículo sagrado "¡Mas no! Juro por el Señor de los Orientes y Occidentes",28 por cuanto los "Soles" a que se hace referencia tienen cada uno su levante y su poniente. Y, como los comentadores del Qur'án no lograron comprender el significado simbólico de estos "Soles", tuvieron dificultades para interpretar el versículo antes citado. Algunos de ellos han sostenido que, debido a que el sol sale cada día en un punto diferente, los términos "orientes" y "occidentes" figuran en plural. Otros han escrito que este versículo indica las cuatro estaciones del año, por cuanto los lugares de salida y puesta del sol varían con el cambio de las estaciones. ¡Tal es la profundidad de su entendimiento! Y, sin embargo, persisten en imputar error y locura a esas Joyas del conocimiento, esos irreprochables y purísimos Símbolos de la sabiduría.

Asimismo, esfuérzate por comprender, mediante estas lúcidas, estas poderosas, concluyentes e inequívocas afirmaciones, el significado del "hendimiento del cielo", uno de los signos que deben necesariamente anunciar la venida de la Hora final, el Día de la Resurrección. Así Él ha dicho: "Cuando el cielo sea hendido".29 "Cielo" indica el cielo de la Revelación divina, que es alzado con toda Manifestación y despedazado con la siguiente. "Hendido" indica que la Dispensación anterior es reemplazada y abrogada. ¡Juro por Dios que el hendimiento de este cielo es, para los que disciernen, un acto más poderoso que el rompimiento de la esfera celeste! Medita un momento: que una Revelación divina que durante años ha estado firmemente establecida, a cuya sombra todos cuantos la han abrazado han sido criados y educados, la luz de cuya ley ha disciplinado a generaciones de hombres, la excelencia de cuya palabra los hombres han escuchado relatar a sus padres, de modo tal que el ojo humano no ha visto nada sino la influencia penetrante de su gracia, y el oído mortal no ha oído nada sino la resonante majestad de su mandato; ¿qué acto es más poderoso que el hecho de que tal Revelación, por el poder de Dios, sea "hendida" y sea abolida con la aparición de una alma? Reflexiona: ¿es este acto más grande que lo que estos hombres abyectos y necios imaginan que significa el "hendimiento del cielo"?

Por otra parte, considera las tribulaciones y amargura de la vida de esos Reveladores de la divina Belleza. Reflexiona, ¡cuán desasistidos y solos encararon al mundo y a todos sus pueblos, y promulgaron la Ley de Dios! Por muy severas que fueran las persecuciones infligidas sobre esas santas, esas preciosas y tiernas almas, sin embargo ellas permanecieron pacientes en la plenitud de su poder y, a pesar de su ascendiente, padecieron y perseveraron.

Asimismo, esfuérzate por comprender el significado del "cambio de la tierra". Has de saber que cualesquiera que sean los corazones sobre los cuales han caído las muníficas lluvias de la misericordia del "cielo" de la Revelación divina, la tierra de esos corazones ha sido verdaderamente cambiada por la tierra del divino conocimiento y sabiduría. ¡Qué arrayanes de unidad ha producido el suelo de sus corazones! ¡Qué flores de verdadero conocimiento y sabiduría han dado sus pechos iluminados! Si no hubiera cambiado la tierra de sus corazones, ¿cómo hubiesen podido aquellas almas a quienes no se había enseñado una letra, que no habían conocido maestros, ni entrado en escuela alguna, pronunciar tales palabras y desplegar tal conocimiento que nadie puede comprender? Me parece que han sido modelados de la arcilla del conocimiento infinito y amasados con el agua de la sabiduría divina. Por tanto se ha dicho: "El conocimiento es una luz que Dios derrama sobre el corazón de quienquiera sea Su voluntad". Esta clase de conocimiento es digna de alabanza y siempre lo ha sido; pero no el conocimiento limitado que ha nacido de mentes veladas y oscuras; ¡tal conocimiento limitado lo toman incluso clandestinamente unos de otros y se glorían vanamente de él!

¡Ojalá que los corazones de los hombres se limpiasen de estas limitaciones humanas y oscuros pensamientos impuestos sobre ellos!, para que, quizás, sean iluminados por la luz del Sol del conocimiento verdadero y comprendan los misterios de la sabiduría divina. Ahora considera: si la árida y estéril tierra de estos corazones hubiese de quedar inalterada, ¿cómo podrían ellos llegar a ser alguna vez los Recipientes de la revelación de los misterios de Dios y los Reveladores de la Esencia divina? Así Él ha dicho: "En el día en que la tierra será mudada en otra tierra".30

La brisa de la munificencia del Rey de la creación ha hecho que hasta cambie la tierra física, ¡si ponderaseis en vuestro corazón los misterios de la Revelación divina!

Y, ahora, has de comprender el sentido de este versículo: "En el Día de la Resurrección la tierra toda será sólo un puñado en Su mano, y en Su diestra serán replegados los cielos. ¡La alabanza sea para Él! y ¡exaltado sea sobre los socios que Le unen!".31 Y ahora, sé sincero en tu juicio. Si estos versículos tuviesen el significado que le dan los hombres, ¿qué provecho -cabe preguntarse- podrían tener para el hombre? Además, es evidente y manifiesto que ninguna mano que puedan ver ojos humanos podría realizar tales hechos, ni tampoco éstos podrían atribuirse a la exaltada Esencia del Dios único y verdadero. Es más, admitir cosa semejante no es sino mera blasfemia y extrema desfiguración de la verdad. Y suponiendo que este versículo se refiere a las Manifestaciones de Dios, que han de ser llamadas en el Día del Juicio a efectuar tales hechos, ello también parece estar lejos de la verdad y no sería de ningún provecho. Por el contrario, el término "tierra" significa la tierra de la comprensión y conocimiento, y "cielos" indica los cielos de la Revelación divina. Reflexiona sobre cómo, por una parte, con Su poderoso puño Él ha tornado la tierra del conocimiento y comprensión, previamente desplegada, en un mero terrón; y cómo, por otra parte, ha esparcido en los corazones de los hombres una tierra nueva y altamente exaltada, haciendo así brotar las más frescas y hermosas flores y los más poderosos y erguidos árboles en el iluminado pecho de los hombres.

Asimismo, reflexiona cómo los sublimes cielos de las religiones del pasado han sido replegados por la diestra del poder, cómo los cielos de la Revelación divina han sido elevados por mandato de Dios y adornados por el sol, la luna y las estrellas de Sus maravillosos Mandamientos. Tales son los misterios de la Palabra de Dios que han sido revelados y manifestados para que, quizás, percibas la matutina luz de guía divina, extingas, por la fuerza de la confianza y la renunciación, la lámpara de la vana fantasía, de las ociosas imaginaciones, de la vacilación y duda, y enciendas, en la cámara íntima de tu corazón, la recién nacida luz del conocimiento y certeza divinos.

Por cierto, has de saber que el propósito fundamental de todos estos términos simbólicos y alusiones abstrusas que emanan de los Reveladores de la santa Causa de Dios ha sido el de probar y someter a examen a los pueblos del mundo para que, con ello, la tierra de los corazones puros e iluminados sea separada del suelo perecedero y estéril. Desde tiempo inmemorial ha procedido Dios así con Sus criaturas, y esto lo atestiguan los escritos de los libros sagrados.

Y, asimismo, reflexiona sobre el versículo revelado acerca del "Qiblih".32 Muhammad, el Sol de la Revelación, ya consumada Su huida desde la aurora de Bathá33 a Yathrib34, al rezar aún solía volver Su rostro hacia Jerusalén, la ciudad santa, hasta que llegó la hora en que los judíos comenzaron a proferir palabras indecorosas contra Él, palabras cuya mención serían impropias de estas páginas y molestarían al lector. Muhammad se ofendió profundamente ante aquellas palabras. Mientras miraba al cielo, envuelto en meditación y arrobamiento, oyó la amable voz de Gabriel que decía: "Te vemos desde lo alto volviendo Tu rostro hacia el cielo; Nos, sin embargo, queremos que Te vuelvas a un Qiblih que Te agrade".35 Con posterioridad a aquel día, cuando el Profeta, junto con Sus compañeros, cumplía la oración del mediodía y había ya efectuado dos de los Rik'ats36 prescritos, se oyó de nuevo la Voz de Gabriel: "Vuelve Tu rostro hacia la Mezquita sagrada".37 En medio de esa misma oración, Muhammad repentinamente apartó Su rostro de Jerusalén dirigiéndolo hacia la Ka'bih. Entonces, un profundo terror sobrecogió a los compañeros del Profeta. Su fe se vio remecida de forma severa. Tal fue su consternación, que muchos de ellos, interrumpiendo su oración, abandonaron su fe. Ciertamente Dios causó esta confusión sólo para probar a Sus siervos. De lo contrario, Él, el Rey ideal, podría no haber cambiado el Qiblih y haber mantenido Jerusalén como Punto de Adoración para Su Dispensación, sin privarle a esa ciudad santa la distinción de favor que le había sido conferida.

Desde que apareció Moisés, ninguno de los numerosos Profetas enviados como Mensajeros de la Palabra de Dios, tales como David, Jesús y otras de las Manifestaciones más exaltadas aparecidas durante el período transcurrido entre las Revelaciones de Moisés y Muhammad, jamás alteró la ley del Qiblih. Todos estos Mensajeros del Señor de la creación han hecho a sus pueblos volverse en una misma dirección. Ante los ojos de Dios, el Rey ideal, todos los lugares de la Tierra son uno y el mismo, excepto aquel lugar que, en el día de Su Manifestación, Él designa para un propósito particular. Como Él ha revelado: "De Dios es el Oriente y el Occidente; por tanto, dondequiera os volváis, allí está la faz de Dios".38 No obstante la verdad de estos hechos, ¿por qué habría de ser cambiado el Qiblih, causando con esto tal consternación entre el pueblo, haciendo vacilar a los compañeros del Profeta, y ocasionando tan gran confusión en medio de ellos? Sí, por cierto, aquellas cosas que acarrean consternación a los corazones de los hombres ocurren sólo para que cada alma sea probada con la piedra de toque de Dios, para que se reconozca lo verdadero distinguiéndolo de lo falso. Por esto Él reveló después de la ruptura entre el pueblo: "Designamos el Qiblih que tú quisiste sólo para distinguir a quien sigue al Apóstol de quien se aleja de Él".39 "Asnos aterrados que huyen de un león".40

Si por un momento ponderases estas palabras en tu corazón, de seguro encontrarías las puertas del entendimiento abiertas ante ti y verías todo el conocimiento y sus misterios descubiertos ante tus ojos. Tales cosas suceden sólo para que las almas de los hombres se desarrollen y sean libradas de la jaula y la prisión del yo y del deseo. Por cuanto, en Su Esencia, aquel Rey ideal ha sido eternamente independiente de la comprensión de todos los seres, y continuará siendo por siempre exaltado en Su propio Ser, por encima de la adoración de toda alma. Una sola brisa de Su opulencia es suficiente para adornar a toda la humanidad con el manto de la riqueza; y una gota del océano de Su munífica gracia basta para conferir a todos los seres la gloria de vida eterna. Pero dado que el Propósito divino ha decretado que lo verdadero debe ser distinguido de lo falso, y el sol de la sombra, Él, por tanto, desde Su reino de gloria ha enviado a la humanidad, en todo tiempo, lluvias de pruebas.

Si los hombres meditaran sobre la vida de los Profetas de antaño, llegarían tan fácilmente a conocer y comprender el modo de actuar de estos Profetas, que su vista ya no sería velada por aquellas palabras y acciones que son contrarias a sus propios deseos mundanos; destruirían así todo velo que se les interpusiese con el fuego que arde en la Zarza del conocimiento divino, y morarían seguros en el trono de la paz y la certeza. Por ejemplo, considera a Moisés, hijo de 'Imrán, uno de los Profetas exaltados y Autor de un libro divinamente revelado. Un día de entre Sus primeros Días en que pasaba por el mercado, antes de proclamarse Su ministerio, vio Él a dos hombres que peleaban. Uno de ellos pidió ayuda a Moisés contra su oponente. Inmediatamente intervino Moisés y le dio muerte. De esto da testimonio el Libro sagrado. Si se citaran detalles, alargarían e interrumpirían el curso del argumento. La noticia de este incidente cundió por la ciudad y a Moisés le invadió el miedo, como lo atestigua el texto del Libro. Y cuando llegó a Sus oídos la advertencia: "¡Oh Moisés!, de veras que los jefes deliberan para matarte"41, abandonó la ciudad y se detuvo en Madián al servicio de Shoeb. A Su vuelta, Moisés entró en el valle santo, situado en el desierto de Sinaí, y allí tuvo la visión del Rey de gloria en el "Árbol que no pertenece ni al Este ni al Oeste". Allí escuchó la Voz conmovedora del Espíritu, que hablaba desde el ardiente Fuego, ordenándole verter sobre las almas de los Faraones la luz de la guía divina, para que, liberándoles de las sombras del valle del egoísmo y del deseo, les capacitase para alcanzar los prados de delicia divina y, librándoles mediante el Salsabíl de la renuncia, de la confusión del alejamiento, les hiciese entrar en la apacible ciudad de la presencia divina. Cuando Moisés llegó a la presencia del Faraón y le entregó el Mensaje divino, como lo había ordenado Dios, el Faraón habló de forma insultante diciéndole: "¿No eres tú aquel que cometió un homicidio y se volvió infiel?" Así refirió el Señor de majestad que el Faraón dijo a Moisés: "¡Qué hecho has perpetrado! Eres de los desagradecidos. Y éste dijo: 'Ciertamente, lo hice; y fui de aquellos que erraron. Y huí de vos cuando os temía; pero Mi Señor Me ha dado sabiduría y Me ha hecho uno de Sus Apóstoles'".42

Y ahora pondera en tu corazón la conmoción suscitada por Dios. Reflexiona acerca de las extrañas y múltiples tribulaciones con que Él prueba a Sus siervos. Considera cómo Él inesperadamente escoge de entre Sus siervos, confiándole la exaltada misión de la guía divina, a Aquel Que era tenido por culpable de homicidio, Quien había reconocido Él mismo Su crueldad y Quien durante casi treinta años había sido, a los ojos del mundo, criado en la casa del Faraón y había comido en su mesa. ¿Acaso Dios, el Rey omnipotente, no era capaz de parar la mano a Moisés para que no cometiese el asesinato, de modo que no se Le atribuyese el delito de homicidio, causando confusión y repulsa entre el pueblo?

Asimismo, reflexiona acerca del estado y la condición de María. Tan honda era la perplejidad de aquella bellísima figura, tan penosa su situación, que amargamente lamentaba haber nacido. Esto lo testifica el texto del versículo sagrado donde se menciona que, habiendo dado a luz a Jesús, María lloró su condición exclamando: "¡Ojalá hubiese muerto antes de esto, y hubiera sido yo olvidada, olvidada por completo!"43 ¡Juro por Dios que ese lamento consume el corazón y estremece el ser! Aquella consternación, aquel descorazonamiento no podían haber sido causados por otra cosa sino por la censura del enemigo y las argucias de los infieles y perversos. Piensa: ¿qué respuesta podía dar a la gente que le rodeaba? ¿Cómo podría sostener que un Niño de padre desconocido había sido concebido por el Espíritu Santo? Así pues, María, aquella Figura velada e inmortal, tomó a su Niño y volvió a su casa. No bien recayeron sobre ella los ojos de las gentes, cuando éstas elevaron su voz diciendo: "¡Oh hermana de Aarón! Tu padre no fue un malvado, ni tu madre deshonesta".44

Y ahora medita sobre esta inmensa conmoción, esta dolorosa prueba. A pesar de todo ello, Dios confirió a esa esencia del Espíritu, a Quien la gente conocía como carente de padre, la gloria de ser Profeta, e hizo de Él Su testimonio para todos los que están en el cielo y en la tierra.

¡Mira cómo el comportamiento de las Manifestaciones de Dios, por mandato del Rey de la creación, es totalmente opuesto al comportamiento y a los deseos de los hombres! Cuando llegues a comprender la esencia de estos misterios divinos, percibirás el propósito de Dios, el divino Encantador, el Bienamado. Considerarás las palabras y el proceder de ese Soberano todopoderoso como una misma cosa, de tal modo que cuanto veas en Su proceder, eso mismo encontrarás en Sus palabras, y cuanto leas en Sus palabras, eso reconocerás en Su proceder. Así, externamente, Sus obras y palabras son el fuego de la venganza contra el malvado e, internamente, son las aguas de la misericordia para el justo. Si se abriese el ojo del corazón, de seguro comprendería que las palabras reveladas desde el cielo de la voluntad de Dios concuerdan y se identifican con las obras que han emanado desde el Reino del poder divino.

Ahora escucha, ¡oh hermano! Si tales cosas se revelaran en esta Dispensación y tales incidentes sucedieran actualmente, ¿qué harían los hombres? Juro por Aquel Que es el verdadero Educador de la humanidad y el Revelador de la Palabra de Dios, que el pueblo, de inmediato e indiscutiblemente, Le declararía infiel y Le sentenciaría a muerte. Cuán lejos están de poder escuchar la voz que declara: ¡He aquí que, del aliento del Espíritu Santo, ha aparecido un Jesús, y un Moisés ha sido llamado para una tarea designada por Dios! Aunque se elevaran miríadas de voces, ningún oído atendería si Nos dijéramos que a un Niño sin padre ha sido conferida la misión de Profeta, o que un homicida ha traído desde la Zarza ardiente el mensaje "¡En verdad, en verdad, Yo soy Dios!"

Si se abriera el ojo de la justicia, fácilmente reconocería, a la luz de lo que se ha mencionado, que Aquel Que es la Causa y Propósito último de todas estas cosas se ha manifestado en este día. Aun cuando semejantes sucesos no han ocurrido en esta Dispensación, el pueblo se aferra a vanas imaginaciones tales como las que acarician los réprobos. ¡Cuán graves los cargos que se Le imputaron! ¡Cuán severas las persecuciones de que fue objeto! ¡Cargos y persecuciones tales que los hombres no han visto ni oído algo semejante!

¡Gran Dios! Cuando llegó a este punto el torrente de la prolación, miramos, y he aquí que los dulces aromas de Dios eran difundidos desde la aurora de la Revelación y soplaba la brisa matutina proveniente del Sabá del Eterno. Sus buenas nuevas regocijaron otra vez al corazón y dieron inmensa alegría al alma. Renovó todas las cosas y trajo innumerables e inestimables dones procedentes del Amigo incognoscible. Jamás podrá la vestidura de la alabanza humana pretender compararse a Su noble talla, ni podrá el manto de las palabras adecuarse a Su luminosa figura. Sin palabras despliega los misterios interiores y sin lenguaje revela los secretos de los versículos divinos. Enseña a los ruiseñores que gorjean en la rama del alejamiento y la separación, la lamentación y la queja, les instruye en el arte del amor y les muestra el secreto de la renuncia del corazón. Revela a las flores del Ri¤ván de la reunión celestial los encantos del amante apasionado y les descubre la gracia de los dotados de belleza. A las anémonas del jardín del amor les confiere los misterios de la verdad y al pecho de los amantes le confía los símbolos de las sutilezas más profundas. ¡Es tan generosa la efusión de Su gracia en este momento, que el mismo Espíritu Santo siente envidia! Ha dado a la gota el poder de las olas del mar, y ha dotado a la mota más pequeña con el resplandor del sol. Tal es el desbordamiento de Su munificencia, que el escarabajo maloliente ha buscado el perfume del almizcle, y el murciélago la luz del sol. Ha vivificado a los muertos con el aliento de vida y les ha hecho salir de la tumba de sus cuerpos mortales. Ha establecido a los ignorantes en las sedes de la erudición, y ha elevado al opresor al trono de la justicia.

El universo está repleto de estas múltiples dádivas y espera el momento en que los efectos de Sus invisibles dones se manifiesten en este mundo, cuando los lánguidos y sedientos alcancen el Kawthar viviente de su Bienamado, y el vagabundo perdido en los desiertos del alejamiento y de la nada entre en el tabernáculo de la vida y logre la reunión con el deseo de su corazón. ¿En la tierra de qué alma brotarán las flores de las realidades invisibles? En verdad, digo: tan grande es el fuego de la Zarza del amor que arde en el Sinaí del corazón, que los torrentes de la santa prolación no podrán nunca apagar su llama. Océanos no podrán calmar nunca la sed ardiente de este Leviatán, y este Fénix del fuego inmortal no podrá hallar morada si no es en el resplandor del semblante del Bienamado. Por tanto, ¡oh hermano!, enciende con el aceite de la sabiduría la lámpara del espíritu dentro de la cámara recóndita de tu corazón, y custódiala con la mampara del entendimiento, para que el aliento del infiel no extinga su llama ni oscurezca su esplendor. Así hemos iluminado los cielos de la prolación con los resplandores del Sol de la divina sabiduría y entendimiento, para que tu corazón encuentre paz y seas tú de aquellos que, en alas de la certeza, se han remontado hacia el cielo del amor de Su Señor, el Todomisericordioso.

Y, ahora, referente a Sus palabras: "Y entonces aparecerá en el cielo el signo del Hijo del hombre". Estas palabras significan que cuando el sol de las enseñanzas celestiales se haya eclipsado, las estrellas de las leyes divinamente establecidas hayan caído, y la luna del verdadero conocimiento -el educador de la humanidad- se haya oscurecido, cuando los estandartes de guía y felicidad hayan sido arriados y la mañana de la verdad y rectitud se haya hundido en la noche, entonces el signo del Hijo del hombre aparecerá en el cielo. "Cielo" designa el cielo visible, ya que cuando se acerque la hora en que ha de aparecer el Sol del cielo de la justicia y navegue el Arca de la guía divina sobre el mar de la gloria, aparecerá una estrella en el cielo que anunciará a su pueblo el advenimiento de esa máxima luz. De igual modo, en el cielo invisible aparecerá una estrella que actuará ante los pueblos de la Tierra como heraldo del amanecer de esa verdadera y exaltada Mañana. Este doble signo, en el cielo visible e invisible, ha anunciado la Revelación de cada uno de los Profetas de Dios, como comúnmente se cree.

Entre los Profetas está Abraham, el Amigo de Dios. Antes de que Él se manifestara, Nimrod tuvo un sueño. En seguida reunió a los adivinos, quienes le informaron de la aparición de una estrella en el cielo. Igualmente, apareció un heraldo que anunció en todo el país la venida de Abraham.

Después de Él vino Moisés, Quien conversó con Dios. Los adivinos de entonces advirtieron al Faraón en estos términos: "Ha aparecido una estrella en el cielo, y ¡he aquí! predice que será concebido un Niño que tiene en Sus manos vuestro destino y el de vuestro pueblo". Igualmente apareció un sabio que, en la oscuridad de la noche, trajo buenas nuevas de alegría para el pueblo de Israel, consolando sus almas y dando confianza a sus corazones. De ello dan testimonio los escritos de los libros sagrados. De mencionarse los detalles, esta epístola tomaría las dimensiones de un libro. Además, no es Nuestro deseo relatar las historias de días pasados. Dios es Nuestro testigo, aun lo que ahora mencionamos se debe sólo a Nuestro tierno afecto hacia ti para que, quizás, los pobres de la Tierra alcancen las orillas del mar de la riqueza, los ignorantes sean conducidos al océano del conocimiento divino y aquellos que ansían el conocimiento beban del Salsabíl de la sabiduría divina. Pues de no ser así, este siervo juzgaría que reparar en tales escritos constituye un grave error y una penosa transgresión.

Asimismo, cuando se acercaba la hora de la Revelación de Jesús, algunos de los Magos, conscientes de que la estrella de Jesús había aparecido en el cielo, la buscaron y la siguieron hasta llegar a la ciudad que era la sede del reino de Herodes. El poder de su soberanía abarcaba en aquellos días todo este país.

Los Magos dijeron: "¿Dónde está Aquel que ha nacido Rey de los judíos? ¡Pues hemos visto Su estrella en el Oriente, y venimos a adorarle!"45 Después de indagar descubrieron que en Belén, en tierra de Judea, había nacido un Niño. Éste fue el signo manifiesto en el cielo visible. En cuanto al signo del cielo invisible -el cielo del divino conocimiento y comprensión-, fue Yahyá, hijo de Zacarías, quien dio al pueblo las buenas nuevas de la Manifestación de Jesús. Así Él ha revelado: "Dios te anuncia a Yahyá, quien dará testimonio del Verbo de Dios, y que será gran-de y casto".46 El término "Verbo" indica a Jesús, Cuya venida predijo Yahyá. Además, en las Escrituras celestiales está escrito: "Juan el Bautista estaba predicando en el desierto de Judea, diciendo: Arrepentíos, porque el Reino de los cielos está cerca".47 Juan quiere decir Yahyá.

Asimismo, antes de que se revelara la belleza de Mu-hammad, se manifestaron los signos del cielo visible. En cuanto a los signos del cielo invisible, aparecieron cuatro hombres que, uno tras otro, anunciaron al pueblo las felices nuevas de la aparición de aquella Lumbrera divina. Rúz-bih, llamado posteriormente Salmán, tuvo el honor de servirles. Cuando se aproximaba el fin de uno de ellos, éste enviaba a Rúz-bih a otro, hasta que el cuarto, al sentir cerca su muerte, se dirigió a Rúz-bih, diciendo: "¡Oh Rúz-bih!, cuando hayas recogido y enterrado mi cuerpo, ve a Hijáz, porque allí aparecerá el Sol de Muhammad. ¡Feliz tú, porque verás Su faz!"

Y ahora, respecto a esta maravillosa y exaltadísima Causa, has de saber ciertamente que muchos astrónomos han anunciado la aparición de su estrella en el cielo visible. Asimismo, aparecieron en la tierra Ahmad y Ká1/2im,48 esas resplandecientes luces gemelas; ¡que Dios santifique el lugar en que descansan!

De todo lo que hemos expuesto queda claro y manifiesto que, antes de la revelación de cada uno de los Espejos que reflejan la divina Esencia, los signos que anuncian su advenimiento deben necesariamente revelarse en el cielo visible como también en el invisible, donde está la sede del sol del conocimiento, la luna de la sabiduría y las estrellas del entendimiento y prolación. El signo del cielo invisible debe necesariamente revelarse en la persona de un hombre perfecto que, antes que aparezca cada Manifestación, eduque y prepare las almas de los hombres para el advenimiento de la Lumbrera divina, Luz de la unidad de Dios entre los hombres.

Y ahora, referente a Sus palabras "Y entonces se lamentarán todas las tribus de la tierra, y ellos verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria", estas palabras significan que en esos días los hombres lamentarán la pérdida del Sol de la divina belleza, de la Luna del conocimiento y las Estrellas de sabiduría divina. Verán entonces el semblante del Prometido, de la Belleza adorada, descendiendo del cielo y cabalgando sobre las nubes. Quiere decirse con ello que la divina Belleza se manifestará desde el cielo de la voluntad de Dios y aparecerá en la forma del templo humano. El término "cielo" denota sublimidad y exaltación, por cuanto es la sede de la revelación de las Manifestaciones de la Santidad, las Auroras de antigua gloria. Estos antiguos Seres, a pesar de haber nacido de la matriz de su madre, en realidad han descendido del cielo de la voluntad de Dios. A pesar de habitar en esta tierra, su verdadera morada son los retiros de gloria en los reinos de lo alto. Aunque caminan entre mortales, vuelan por el cielo de la presencia divina. Sin pies hollan el sendero del espíritu y sin alas se elevan a las exaltadas alturas de la unidad divina. Con cada exhalación recorren la inmensidad del espacio, en cada momento atraviesan los reinos de lo visible e invisible. En sus tronos está escrito: "Nada en absoluto puede impedirle a Él ocuparse de cualquier otra cosa"; y en sus sedes está inscrito: "Verdaderamente, Sus caminos son cada día diferentes".49 Son enviados mediante el trascendente poder del Antiguo de los Días y son levantados por la exaltada voluntad de Dios, el Rey más poderoso. Esto quieren decir las palabras "viniendo sobre las nubes del cielo".

En las aseveraciones de las divinas Lumbreras se ha aplicado el término "cielo" a muchas cosas diferentes; así, el "cielo del Mandamiento", el "cielo de la Voluntad", el "cielo del Propósito divino", el "cielo del Conocimiento divino", el "cielo de la Certeza", el "cielo de la Prolación", el "cielo de la Revelación", el "cielo de la Ocultación", y otros. En cada caso Él ha dado a la palabra "cielo" un sentido especial, cuyo significado no es revelado a nadie sino a quienes están iniciados en los misterios divinos y han bebido del cáliz de la vida eterna. Por ejemplo, Él dice: "El cielo tiene para vosotros sustento y contiene lo que se os ha prometido"50, mientras que es la tierra la que aporta ese sustento. Asimismo se ha dicho: "Los nombres bajan del cielo", siendo así que provienen de la boca de los hombres. Si limpiaras el espejo de tu corazón del polvo de la malevolencia, comprenderías el significado de los términos simbólicos revelados por la Palabra de Dios que todo lo abarca, manifestada en cada Dispensación, y descubrirías los misterios del conocimiento divino. Sin embargo, hasta que no hayas consumido con la llama del desprendimiento extremo esos velos de vana erudición comunes entre los hombres, no podrás mirar la resplandeciente mañana del verdadero conocimiento.

Has de saber que ciertamente el Conocimiento es de dos especies: Divino y Satánico. Uno proviene del manantial de la inspiración divina; el otro es sólo un reflejo de vanos y oscuros pensamientos. La fuente del primero es Dios mismo; la fuerza motriz del otro son las insinuaciones del deseo egoísta. Uno se guía por el principio "Temed a Dios; Dios os enseñará"; el otro sólo confirma la verdad "El conocimiento es el velo más penoso entre el hombre y su Creador". El primero da el fruto de la paciencia, del deseo ardiente, del verdadero entendimiento y amor, en tanto que el otro no produce sino arrogancia, vanagloria y presunción. En los dichos de aquellos Maestros de santa prolación, que han expuesto el significado del verdadero conocimiento, no puede de ningún modo descubrirse el olor de estas confusas enseñanzas que han oscurecido al mundo. El árbol de tales enseñanzas no puede producir sino iniquidad y rebelión, y no da otro fruto más que odio y envidia. Su fruto es veneno mortal; su sombra, fuego consumidor. Cuán acertadamente se ha dicho: "Aférrate al manto del Deseo de tu corazón y no te avergüences; haz irse a los versados, por muy grande que sea su nombradía".

El corazón debe por eso ser purificado de las vanas palabras de los hombres y santificado de todo afecto terrenal, para que pueda descubrir el significado oculto de la divina inspiración y se convierta en el depósito de los misterios del conocimiento divino. Así se ha dicho: "Aquel que holla el níveo Sendero y sigue las huellas de la Columna Carmesí nunca llegará a su morada, a menos que sus manos estén vacías de aquellas cosas mundanas que aprecian los hombres". Éste es el requisito primordial de quienquiera que holle este sendero. Recapacita para que, sin velos en tus ojos, percibas la verdad de estas palabras.

Nos hemos apartado del propósito de Nuestro argumento, aunque todo lo que se ha mencionado sirve para confirmar Nuestro propósito. Juro por Dios que, aunque grande es Nuestro deseo de ser breve, sin embargo vemos que no podemos contener Nuestra pluma. No obstante to-do lo que hemos mencionado, ¡cuán numerosas son las perlas que permanecen sin horadar en la concha de Nuestro corazón! ¡Cuántas son las huríes de íntimos significados aún ocultas en las cámaras del conocimiento divino! Nadie se les ha acercado aún; huríes "que ni hombre ni espíritu han tocado antes".51 No obstante todo lo que se ha dicho, parece como si ninguna letra de Nuestro propósito hubiese sido proferida, ni tampoco un solo signo concerniente a Nuestro objetivo hubiese sido divulgado. ¿Cuán-do se encontrará a un fiel buscador que, con el atavío del peregrino, llegue a la Ka'bih del deseo de su corazón y, sin oído ni lengua, descubra los misterios de la divina prolación?

Mediante estas explicaciones luminosas, concluyentes y precisas, el significado de "cielo" en el versículo mencionado anteriormente se ha hecho notorio y evidente. Y ahora, referente a Sus palabras sobre que el Hijo del hombre "vendrá sobre las nubes del cielo", por "nubes" se entiende aquello que es contrario a las prácticas y deseos de los hombres. Así Él ha revelado en el versículo ya mencionado: "Siempre que viene a vosotros un Apóstol con lo que no desean vuestras almas, os ensoberbecéis, acusando a unos de impostores y matando a otros".52 Estas "nubes" significan, en cierto sentido, la anulación de las leyes, la abrogación de anteriores Dispensaciones, la supresión de ritos y costumbres usuales entre los hombres, la exaltación de los creyentes iletrados por encima de los doctos opositores de la Fe. En otro sentido, indican la aparición de aquella inmortal Belleza en la imagen de un hombre mortal, con limitaciones tales como el comer y beber, pobreza y riqueza, gloria y humillación, sueño y vigilia, y otras cosas que crean duda en la mente de los hombres y los hacen apartarse. Todos estos velos se denominan simbólicamente "nubes".

Éstas son las "nubes" que hacen que sean hendidos los cielos del conocimiento y comprensión de todos los que habitan en la tierra. Así Él ha revelado: "Aquel día será hendido el cielo por las nubes".53 Así como las nubes no dejan que los ojos de los hombres miren el sol, también estas cosas impiden que las almas de los hombres reconozcan la luz de la Lumbrera divina. De ello da testimonio lo que salió de la boca de los infieles, tal y como se ha revelado en el Libro sagrado: "Y han dicho: '¿Qué clase de Apóstol es éste que come comida y anda por las calles? A no ser que baje un ángel y participe en Sus amonestaciones, no creeremos'".54 Otros Profetas han estado igualmente sujetos a la pobreza, las aflicciones, el hambre, las dolencias y los azares de este mundo. Puesto que estas santas Personas han estado sometidas a semejantes necesidades y privaciones, en consecuencia, la gente se ha perdido en los desiertos del recelo y la duda, siendo afligida por la confusión y perplejidad. ¿Cómo es posible -se han preguntado- que semejante persona sea enviada de parte de Dios, declare Su ascendiente sobre todos los pueblos y razas de la tierra, y pretenda ser la finalidad de toda la creación -tal como Él ha dicho: "Si no fuera por Ti, no hubiera creado todo lo que hay en el cielo y en la tierra"-, y, sin embargo, esté sujeta a cosas tan triviales? Sin duda has sido informado de las tribulaciones, la pobreza, los males y la degradación que han sobrevenido a cada profeta de Dios y Sus compañeros. Debes de haber oído cómo las cabezas de Sus seguidores eran enviadas a diferentes ciudades en calidad de presentes, cuán terriblemente se pusieron trabas a cuanto era Su misión hacer. Cada uno de ellos cayó preso en las garras de los enemigos de Su Causa y debió sufrir todo cuanto éstos decretaron.

Es evidente que los cambios producidos en cada Dispensación constituyen las nubes oscuras que se interponen entre el ojo del entendimiento humano y la Lumbrera divina que brilla en la aurora de la divina Esencia. Considera cómo los hombres durante generaciones han imitado ciegamente a sus padres, y han sido educados de acuerdo con prácticas y costumbres establecidas por los preceptos de su Fe. Por tanto, si estos hombres descubrieran de repente que un Hombre, que ha vivido en medio de ellos y que respecto a toda limitación es su semejante, se ha levantado para abolir todos los principios establecidos e impuestos por su Fe -principios en los cuales durante siglos han sido disciplinados, al punto de que cualquier oponente o negador de éstos ha sido tenido por infiel, descarriado y perverso-, ellos, ciertamente, permanecerían velados, incapaces de reconocer Su verdad. Cosas semejantes son como "nubes" que velan los ojos de aquellos cuyo ser interior aún no ha gustado el Salsabíl del desprendimiento, ni ha bebido del Kawthar del conocimiento de Dios. Tales hombres, al tomar conocimiento de esas circunstancias, llegan a velarse a tal punto que, sin la menor pregunta, declaran infiel a la Manifestación de Dios y Le sentencian a muerte. Debes haber oído ya que tales cosas han sucedido en todas las épocas y ahora puedes observarlas en este día.

Nos incumbe, por tanto, hacer el mayor esfuerzo para que, con la invisible ayuda de Dios, esos velos oscuros, esas nubes de pruebas enviadas del Cielo, no nos impidan ver la belleza de Su luminoso Semblante y para que podamos reconocerle sólo en virtud de Su propio Ser. Y si pidiésemos testimonio de Su verdad, deberíamos conformarnos con uno, y sólo uno; para que así podamos llegar hasta Aquel Que es la Fuente de gracia infinita, en cuya presencia toda la abundancia del mundo se reduce a nada, para que dejemos de ponerle reparos cada día y ya no nos aferremos a nuestras ociosas fantasías.

¡Alabado sea Dios! ¡A pesar de la advertencia que, en maravilloso lenguaje simbólico y con sutiles alusiones, se ha hecho en días pasados con el propósito de despertar a los pueblos del mundo e impedir que sean privados de su porción del ondeante océano de la gracia de Dios, cosas tales como las que ya se han presenciado han vuelto a suceder! También se ha hecho referencia a esto en el Qur'án, como lo testifica este versículo: "¿Qué pueden esperar ésos, sino que Dios descienda sobre ellos en la sombra de una nube?"55 Varios sacerdotes, que se aferran a la letra de la Palabra de Dios, han llegado a considerar este versículo como uno de los signos de aquella esperada resurrección, nacida de su vana fantasía. Y esto, a pesar de que se han hecho referencias semejantes en la mayoría de los Libros sagrados y aparecen en todos los pasajes relacionados con los signos de la Manifestación que ha de venir.

Asimismo, Él dice: "El día en que el cielo despedirá un humo evidente que envolverá a los hombres, éste será un tormento doloroso".56 El Todoglorioso ha decretado que precisamente estas cosas, contrarias a los deseos de los perversos, sean la piedra de toque y el patrón mediante los cuales prueba a Sus siervos, para que el justo sea distinguido del perverso y el creyente del infiel. El término simbólico "humo" denota graves contiendas, la abolición y demolición de normas reconocidas y la completa destrucción de sus alicortos defensores. ¿Qué humo más denso y arrollador que el que ahora ha envuelto a todos los pueblos del mundo, se ha convertido en su tormento, y del cual no tienen esperanza de liberarse, por más que lo intenten? Tan voraz es el fuego del egoísmo que arde dentro de ellos que se diría que a cada instante sufren el acoso de nuevos tormentos. Cuanto más se les dice que esta maravillosa Causa de Dios, esta Revelación proveniente del Altísimo, ha sido manifestada a todos los hombres, y crece y se fortalece cada día, tanto más violenta se vuelve la llama del fuego que arde en sus corazones. Cuanto más observan la indomable fortaleza, la sublime renunciación e inquebrantable constancia de los santos compañeros de Dios, los cuales con la ayuda de Dios vuélvense cada día más nobles y gloriosos, tanto más honda tórnase la consternación que estraga sus almas. En estos días -alabado sea Dios-, el poder de Su Palabra ha adquirido tal ascendiente sobre los hombres, que no se atreven a pronunciar palabra alguna. Si se encontraran con alguno de los compañeros de Dios que, de poder hacerlo, ofreciera libre y gustosamente diez mil vidas como sacrificio para su Amado, ¡tan grande sería su miedo que de inmediato profesarían su fe en Él, en tanto que secretamente injuriarían y maldecirían Su nombre! Pues tal como Él ha revelado: "Y cuando se encuentran con vosotros, dicen: 'Creemos'; pero cuando se apartan, se muerden los dedos de rabia contra vosotros. Di: '¡Morid de rabia!' Dios ciertamente conoce lo más recóndito de vuestro pecho".57

Dentro de poco tus ojos verán los estandartes del poder divino extendidos en todas las regiones, y los signos de Su triunfante poder y soberanía manifiestos en cada país. Como los más de los sacerdotes no han captado el sentido de estos versículos, ni comprendido el significado del Día de la Resurrección, por tanto han interpretado neciamente estos versículos según su vana y deficiente comprensión. ¡El Dios único y verdadero es Mi testigo! Poca percepción se necesita para hacerles capaces de entresacar del lenguaje simbólico de estos dos versículos todo lo que Nos hemos propuesto exponer, y alcanzar así, mediante la gracia del Todomisericordioso, la resplandeciente mañana de la certeza. Éstas son las cadencias de la melodía celestial que la inmortal Ave del Cielo, gorjeando en el Sadríh de Bahá, vierte sobre ti, para que, con el consentimiento de Dios, puedas hollar el sendero del divino conocimiento y sabiduría.

Y ahora, referente a Sus palabras "Y Él enviará a Sus ángeles...", por "ángeles" se designa a quienes, fortalecidos por el poder del espíritu, han consumido con el fuego del amor de Dios todos los rasgos y limitaciones humanos, ataviándose con los atributos de los Seres más exaltados y de los Querubines. «ádiq,58 aquel santo, en su elogio de los Querubines, dice: "Hay una compañía de nuestros shí'ahs tras el Trono". Diversas y múltiples son las interpretaciones de las palabras "tras el Trono". En un sentido indican que no existe ningún verdadero shí'ah. Así, él ha dicho en otro pasaje: "Un verdadero creyente es comparable con la piedra filosofal". Acto seguido dirigiéndose a su oyente, dice: "¿Has visto alguna vez la piedra filosofal?" Reflexiona cómo este lenguaje simbólico, más elocuente que cualquier discurso por muy claro que éste sea, testifica que no existe un verdadero creyente. Tal es el testimonio de «ádiq. Y ahora considera cuán injustos y numerosos son quienes, aun cuando ellos mismos no han percibido el perfume de la fe, han condenado como infieles a aquellos por cuya palabra es reconocida y establecida la fe misma.

Y ahora, por cuanto estos seres santos se han santificado de toda limitación humana y han sido dotados con los atributos de lo espiritual y adornados con los rasgos nobles de la bienaventuranza, han sido designados "ángeles". Tal es el significado de estos versículos, de los cuales cada palabra se ha interpretado con ayuda de los textos más lúcidos, los argumentos más convincentes y las pruebas mejor establecidas.

Como los seguidores de Jesús nunca han comprendido el significado oculto de estas palabras, y como los signos esperados por ellos y los jefes de su Fe no han aparecido, por tanto han rehusado, hasta ahora, reconocer la verdad de aquellas Manifestaciones de Santidad que han aparecido desde los días de Jesús. De este modo se han privado a sí mismos de las efusiones de la santa gracia de Dios y de las maravillas de Su divina prolación. ¡Tan baja es su condición en este Día de la Resurrección! Ni siquiera han comprendido que si en cada época aparecieran en el reino visible los signos de la Manifestación de Dios, de acuerdo con el texto de las tradiciones establecidas, nadie podría negarlas ni apartarse, ni podría el bienaventurado ser distinguido del mísero, ni el transgresor del que teme a Dios. Juzga honestamente: si se cumplieran literalmente las profecías registradas en el Evangelio; si Jesús, Hijo de María, acompañado de ángeles, descendiera desde el cielo visible sobre nubes, ¿quién se atrevería a no creer?, ¿quién se atrevería a rechazar la verdad y a ensoberbecerse? Es más, de inmediato se apoderaría de todos los habitantes de la Tierra tal consternación que ningún alma se sentiría capaz de pronunciar una palabra, ni menos aún de rechazar o aceptar la verdad. Debido a que no comprendieron estas verdades, muchos sacerdotes cristianos se opusieron a Mu-hammad, expresando su protesta con palabras semejantes: "Si en verdad eres el Profeta prometido, ¿por qué, entonces, no Te acompañan los ángeles que predicen nuestros Libros sagrados y que deben, necesariamente, descender con la Belleza prometida para ayudarle en Su Revelación y actuar como amonestadores de Su pueblo?" Así, el Todoglorioso ha registrado sus palabras: "¿Por qué no Le ha sido enviado un ángel para que sea con Él un amonestador?"59

Tales objeciones y diferencias han persistido en todas las épocas y siglos. Los hombres siempre se han ocupado de esos engañosos discursos, protestando vanamente: "¿Por qué no ha aparecido este o aquel signo?" Tales males les han sobrevenido sólo por haberse aferrado a las prácticas de los sacerdotes de la época en que vivieron, imitándoles ciegamente al aceptar o negar a esas Esencias del Desprendimiento, esos Seres santos y divinos. Estos jefes, por estar hundidos en sus deseos egoístas y perseguir cosas impuras y transitorias, han considerado a esas Lumbreras divinas como opuestas a las normas de su conocimiento y comprensión, y como opositores de sus prácticas y juicios. Dado que han interpretado literalmente la Palabra de Dios y los dichos y tradiciones de las Letras de la Unidad, exponiéndolas de acuerdo con su deficiente comprensión, se han privado por tanto a sí mismos y a todo su pueblo de las generosas lluvias de la gracia y misericordia de Dios. Y, sin embargo, dan testimonio de esta muy conocida tradición: "Verdaderamente, Nuestra Palabra es abstrusa, desconcertantemente abstrusa". En otro pasaje dice: "Nuestra Causa pone a prueba severamente, causa gran confusión; nadie puede soportarla salvo quien sea favorecido por el cielo o un inspirado Profeta, o aquel cuya fe Dios ha probado". Estos jefes religiosos admiten que ninguna de estas tres condiciones especificadas es aplicable a ellos. Las dos primeras condiciones están manifiestamente fuera de su alcance; en cuanto a la tercera, es evidente que en ningún momento han resistido las pruebas que han sido enviadas por Dios y que, cuando apareció la divina Piedra de Toque, no demostraron ser más que herrumbre.

¡Gran Dios! Estos sacerdotes, que aún dudan y disputan sobre los puntos oscuros de la teología de su fe a pesar de que aceptan la verdad de esta tradición, pretenden ser los intérpretes de las sutilezas de la ley de Dios y los expositores de los misterios esenciales de Su santa Palabra. Afirman confiadamente que aquellas tradiciones que indican la venida del Qá'im esperado aún no se han cumplido, en tanto que ellos mismos no han logrado percibir la fragancia del significado de esas tradiciones y todavía ignoran el hecho de que se han cumplido todos los signos predichos, que se ha revelado el camino de la santa Causa de Dios y, que el concurso de los fieles, veloz como el relámpago, pasa ahora mismo por ese camino, mientras que esos necios sacerdotes aún esperan presenciar los signos predichos. Di: ¡Oh necios! ¡Esperad, como esperan aquellos anteriores a vosotros!

Si fueran interrogados acerca de aquellos signos que necesariamente deben anunciar la revelación y ascenso del sol de la Dispensación mahometana, a los cuales ya Nos hemos referido, de los cuales ninguno se ha cumplido literalmente, y si se les dijera: "¿Por qué habéis rechazado las demandas hechas por los cristianos y los pueblos de otras creencias, y les consideráis infieles?", no sabiendo qué respuesta dar, contestarían: "Estos Libros han sido corrompidos y no son de Dios, ni lo han sido nunca". Reflexiona, las mismas palabras de los versículos testifican elocuentemente el hecho de que son de Dios. También se ha revelado un versículo semejante en el Qur'án, ¡si fuerais de aquellos que comprenden! Verdaderamente digo que durante todo este período no han logrado comprender lo que significa viciar el texto.

Ciertamente, en los escritos y palabras de los Espejos que reflejan el sol de la Dispensación mahometana, se ha mencionado: "Modificación hecha por los seres exaltados" y "alteración hecha por los desdeñosos". Sin embargo, tales pasajes se refieren sólo a casos especiales. Entre ellos está la historia de Ibn-i-«úríyá. Cuando el pueblo de Khaybar preguntó al punto focal de la Revelación mahometana acerca del castigo para el adulterio cometido entre un hombre casado y una mujer casada, Muhammad respondió diciendo: "La ley de Dios es muerte por lapidación". Ante lo cual protestaron diciendo: "Ninguna ley semejante ha sido revelada en el Pentateuco". Muhammad respondió diciendo: "¿A quién entre vuestros rabinos consideráis una autoridad reconocida con conocimiento seguro de la verdad?" Convinieron en Ibn-i-«úríyá. En seguida Muham-mad le llamó y dijo: "Te conjuro por Dios, Quien dividió para vosotros el mar, hizo llover sobre vosotros el maná y envió la nube para daros sombra, Quien os libró del Faraón y su pueblo, y os exaltó sobre todos los seres humanos, que nos digas qué ha decretado Moisés acerca del adulterio entre un hombre y una mujer casada". Respondió: "¡Oh Muhammad!, muerte por lapidación es la ley". Muhammad observó: "¿Por qué entonces esta ley ha sido anulada y ya no está en vigor entre los judíos?" Respondió diciendo: "Cuando Nabucodonosor hizo de Jerusalén pas-to de las llamas y dio muerte a los judíos, sólo unos pocos sobrevivieron. Los sacerdotes de esa época, considerando el número sumamente limitado de judíos y la multitud de amalecitas, deliberaron juntos y llegaron a la conclusión de que si hicieran cumplir la ley del Pentateuco debería darse muerte, de acuerdo con el dictamen del Libro, a todos los supervivientes librados de la mano de Nabucodonosor. Debido a tales consideraciones, revocaron totalmente la pena de muerte". Entre tanto Gabriel inspiró al corazón de Muhammad estas palabras: "Pervierten el texto de la Palabra de Dios".60

Éste es uno de los ejemplos a que se ha aludido. Verdaderamente, "alterar" el texto no quiere decir lo que esas almas abyectas y necias se han imaginado, como es el caso de algunos que sostienen que los sacerdotes judíos y cristianos han borrado del Libro los versículos que ensalzan y magnifican la faz de Muhammad y en su lugar han insertado lo contrario. ¡Cuán enteramente vanas y falsas son estas palabras! ¿Puede un hombre que cree en un libro, y lo juzga inspirado por Dios, mutilarlo? Por otra parte, el Pentateuco se había difundido por toda la superficie de la Tierra y no estaba confinado a La Meca y a Medina como para que pudieran secretamente corromper y alterar su texto. Más bien, por corrupción del texto se quiere significar aquello en lo que hoy día se afanan todos los sacerdotes musulmanes, a saber, la interpretación del santo Libro de Dios de acuerdo con sus ociosas imaginaciones y vanos deseos. Y como los judíos, en tiempo de Muhammad, interpretaron aquellos versículos del Pentateuco referentes a Su Manifestación según su propia fantasía, y rehusaron estar conformes con Su santa palabra, fue por eso pronunciada contra ellos la acusación de "alterar" el texto. Del mismo modo, es claro cómo en este día el pueblo del Qur'án ha pervertido el texto del Libro Sagrado de Dios, por lo que respecta a los signos de la Manifestación esperada, interpretándolo de acuerdo con sus deseos e inclinaciones.

En otro caso, Él dice: "Una parte de ellos oyó la Palabra de Dios y luego la alteró, después de haberla entendido, y ellos sabían lo que hacían".61 Este versículo también indica que el significado de la Palabra de Dios ha sido alterado, pero no que las palabras mismas hayan sido borradas. Atestiguan la verdad de esto quienes tienen sano juicio.

Y aun en otro caso Él dice: "¡Ay de aquellos que con sus propias manos transcriben el Libro adulterándolo y luego dicen: 'Esto proviene de Dios', para venderlo a un bajo precio!"62 Este versículo fue revelado con relación a los sacerdotes y jefes de la Fe judía. Esos sacerdotes, a fin de agradar a los ricos, agenciarse mundanales prebendas y descargar su envidia y falsas creencias, escribieron varios tratados en refutación de las pretensiones de Muhammad, apoyando sus argumentos con pruebas tales que no sería propio mencionar, y pretendiendo que dichos argumentos provenían del texto del Pentateuco.

Lo mismo puede presenciarse hoy día. ¡Considera cuán abundantes son las denuncias escritas por los necios sacerdotes de esta época contra esta muy maravillosa Causa! ¡Cuán vanamente imaginan que estas calumnias son conformes a los versículos del sagrado Libro de Dios y compatibles con las palabras de hombres de discernimiento!

Al relatar estas cosas, ha sido Nuestro propósito advertirte que si ellos sostuvieran que los versículos en que se mencionan los signos referidos en el Evangelio han sido alterados, si los rechazaran y se adhirieran en cambio a otros versículos y tradiciones, deberías saber que sus palabras serían total falsedad y mera calumnia. Ciertamente, en casos especiales se ha hecho "corrupción" del texto en el sentido a que Nos hemos referido. Hemos mencionado algunos de ellos para que se haga evidente a todo observador perspicaz que a unos pocos Hombres santos, no instruidos, Les ha sido dado el dominio de la erudición humana, de modo que el opositor malevolente deje de disputar que un versículo indica "corrupción" del texto, insinuando que Nos, por falta de conocimiento, hemos mencionado tales cosas. Además, la mayor parte de los versículos que indican "corrupción" del texto han sido revelados respecto al pueblo judío, ¡si exploraseis las islas de la Revelación del Qur'án!

También hemos oído a varios de los necios de la tierra afirmar que el texto auténtico del Evangelio celestial no existe entre los cristianos, que ha ascendido al cielo. ¡Cuán penosamente han errado! ¡Cuán inconscientes son de que tal declaración imputa la más grave injusticia y tiranía a una benévola y amorosa Providencia! ¿Cómo podía Dios, después que el Sol de la belleza de Jesús había desaparecido de la vista de Su pueblo y ascendido al cuarto cielo, hacer que desapareciera también Su santo Libro, Su más gran testimonio entre Sus criaturas? ¿Qué le hubiera quedado a ese pueblo para asirse desde la puesta del sol de Jesús hasta la salida del sol de la Dispensación de Muhammad? ¿Qué ley pudiera ser su sostén y guía? ¿Cómo podría hacerse a tales hombres víctimas de la ira vengadora de Dios, el Vengador omnipotente? ¿Cómo podría afligírseles con el azote del castigo del Rey celestial? Y, sobre todo, ¿cómo podría detenerse el flujo de la gracia del Todomunífico? ¿Cómo podría calmarse el océano de Su tierna misericordia? ¡Nos refugiamos junto a Dios, a resguardo de lo que Sus criaturas han imaginado de Él! ¡Exaltado es Él sobre su comprensión!

¡Querido amigo! Ahora que despierta la luz de la eterna Mañana de Dios; cuando el resplandor de Sus santas palabras "Dios es la luz de los cielos y de la tierra"63 ilumina a toda la humanidad; cuando la inviolabilidad de Su tabernáculo es proclamada por Sus sagradas palabras: "Dios quiso hacer perfecta Su luz";64 y la Mano de la omnipotencia, dando Su testimonio: "En Su puño Él mantiene el reino de todas las cosas", se extiende a todos los pueblos y razas de la Tierra, nos incumbe aprestar nuestros esfuerzos para que quizás, por la gracia y generosidad de Dios, entremos en la Ciudad celestial de: "Verdaderamente, somos de Dios", y permanezcamos en la exaltada habitación de: "Y a Él volvemos". Es tu deber, con la anuencia de Dios, purificar el ojo de tu corazón de las cosas del mundo, para que te des cuenta de la infinitud del conocimiento divino, y veas la Verdad tan claramente que no necesites prueba para demostrar Su realidad, ni evidencia alguna para ratificar Su testimonio.

¡Oh afectuoso buscador! Si te remontaras al santo reino del espíritu, reconocerías a Dios manifiesto y exaltado por sobre todo, de modo tal que tus ojos no verían nada sino a Él. "Dios estaba solo; no había nadie sino Él". Tan sublime es esta posición que ningún testimonio puede atestiguarla, ni prueba alguna hacer justicia a Su verdad. Si exploras el sagrado dominio de la verdad, encontrarás que todas las cosas son conocidas solamente por la luz de Su reconocimiento, que Él siempre ha sido y continuará siendo por siempre conocido mediante Él mismo. Y si habitas en el país del testimonio, conténtate con lo que Él mismo ha revelado: "¿No les basta que Nos hayamos hecho descender sobre Ti el Libro?"65 Éste es el testimonio que Él mismo ha ordenado; mayor prueba que ésta no hay, ni habrá nunca: "Esta prueba es Su Palabra; Su propio Ser, el testimonio de Su verdad".

Y ahora suplicamos al pueblo del Bayán, a todos los doctos, sabios, sacerdotes y testigos de entre ellos, que no olviden los deseos y amonestaciones revelados en su Libro. Que ellos, en todo tiempo, fijen su mirada en lo esencial de Su Causa, no sea que cuando se revele Aquel Que es la Quintaesencia de la verdad, la íntima Realidad de todas las cosas, la Fuente de toda luz, se aferren a ciertos pasajes del Libro y Le causen lo que causaron en la Dispensación del Qur'án. Ya que, ciertamente, Él, el Rey del poder divino, es potente para extinguir, con una letra de Sus maravillosas palabras, el hálito de vida en todo el Bayán y su pueblo, y con una letra conferirles nueva y sempiterna vida, haciéndoles levantarse y salir presurosos de los sepulcros de sus deseos vanos y egoístas. Prestad atención y estad alerta, y recordad que todas las cosas tienen su consumación en la creencia en Él, en el alcance de Su día y en la realización de Su divina presencia. "No está la piedad en que volváis vuestros rostros al oriente o al poniente, pero es piadoso quien cree en Dios y en el Día Final".66 Da oído, oh pueblo del Bayán, a la verdad a que os hemos amonestado, para que quizás busquéis amparo a la sombra que, en el Día de Dios, se ha extendido sobre toda la humanidad.
start page single page chapter 2 next chapter
Back to:   Bahá'í Writings Books
Home Site Map Forum Links Copyright About Contact
.
. .