Bahá'í Library Online
. . . .
.
>>   Bahá'í Writings Books
> add tags

Tablas de Baha'u'llah Reveladas despues del Kitab-i-Aqdas

by Bahá'u'lláh

start page single page chapter 2 next chapter

Chapter 1

LAWH-I-KARMIL

Tabla del Carmelo

Toda gloria sea para este Día, Día en el cual se han esparcido las fragancias de la misericordia sobre todas las cosas creadas, un Día tan bendito que las edades y siglos del pasado jamás podrán rivalizar con él, un Día en el cual el semblante del Antiguo de los Días se ha vuelto hacia su santa sede. Por tanto, las voces de todas las cosas creadas, y además de ellas las del Concurso de lo Alto, se oyeron exclamando: "Apresúrate, oh Carmelo, porque, he aquí, la luz del semblante de Dios, Soberano del Reino de los Nombres y Modelador de los cielos, se ha levantado sobre ti".

Sobrecogido por efluvios de alegría, exclamó, elevando su voz: "Que mi vida sea sacrificada por Ti, pues has fijado Tu mirada sobre mí, me has otorgado tu munificencia y has dirigido tus pasos hacia mí. La separación de Ti, oh Fuente de vida eterna, casi me ha consumido, y mi lejanía de tu presencia ha devorado mi alma. Toda alabanza sea para Ti por haberme permitido escuchar tu llamada, por haberme honrado con tus pasos y por haber reavivado mi alma con la vivificante fragancia de tu Día y la estridente voz de tu Pluma, una voz que Tú ordenaste que fuese tu llamada de trompeta entre tu pueblo. Y cuando sonó la hora en que tu irresistible Fe había de manifestarse, insuflaste en tu Pluma un soplo de tu espíritu y, he aquí, la creación entera se estremeció hasta sus mismos cimientos, desvelando a la humanidad aquellos misterios que yacían ocultos en los tesoros de Aquel que es el Poseedor de todas las cosas creadas." En cuanto llegó su voz a ese exaltadísimo Lugar, Nosotros respondimos: "Da gracias a tu Señor, oh Carmelo. El fuego de tu separación de Mí te consumía rápidamente cuando el océano de mi presencia se agitó ante tu rostro, alegrando tus ojos y los de toda la creación y llenando de gozo a todas las cosas visibles e invisibles. Regocíjate, porque en este Día Dios ha establecido su trono sobre ti, te ha hecho el punto del amanecer de sus signos y la aurora de las pruebas de su Revelación. Dichoso aquel que te circunde, proclame la revelación de tu gloria y relate aquello que la munificencia del Señor tu Dios ha derramado sobre ti. Toma el Cáliz de la Inmortalidad en el nombre de tu Señor, el Todoglorioso, y dale gracias, ya que Él, como señal de su misericordia hacia ti, ha transformado tu tristeza en alegría y ha transmutado tu pena en maravilloso júbilo. Él, en verdad, ama el lugar que ha sido designado como sede de su trono, lugar que sus pies han hollado, que ha sido honrado con su presencia, desde donde proclamó su llamamiento y sobre el cual derramó sus lágrimas." "Llama a Sión, oh Carmelo, y anuncia las felices nuevas: ¡El que estaba oculto a los ojos mortales ha venido! Su soberanía que todo lo subyuga está manifiesta; su esplendor que todo lo abarca se ha revelado. Ten cuidado, no sea que vaciles o te detengas. Apresúrate y rodea la Ciudad de Dios que ha descendido del cielo, la Kaaba celestial alrededor de la cual han circundado en adoración los favorecidos de Dios, los puros de corazón y la compañía de los más excelsos ángeles. ¡Oh! Cuánto ansío anunciar a todos los lugares de la superficie de la tierra y llevar a cada una de sus ciudades las buenas nuevas de esta Revelación, una Revelación a la que ha sido atraído el corazón del Sinaí y en cuyo nombre la Zarza Ardiente proclama: 'Los reinos del cielo y de la tierra pertenecen a Dios, el Señor de Señores.' En verdad, éste es el Día en que tanto la tierra como el mar se regocijan ante este anuncio, Día para el cual se han dispuesto aquellas cosas que Dios, por una generosidad que se encuentra más allá de la comprensión de mente o corazón mortales, ha destinado para ser reveladas. Dentro de poco, Dios hará navegar su Arca sobre ti y manifestará al pueblo de Bahá que ha sido mencionado en el Libro de los Nombres."

Santificado sea el Señor de toda la humanidad, ante la mención de cuyo nombre todos los átomos de la tierra han vibrado y la Lengua de Grandeza ha sido impulsada a revelar lo que estaba guardado en su conocimiento y yacía oculto en el tesoro de su poder. En verdad, Él es el soberano de todo lo que hay en los cielos y todo lo que hay en la tierra, por medio de la potencia de su nombre, el Poderoso, el Omnipotente, el Altísimo.
start page single page chapter 2 next chapter
Back to:   Bahá'í Writings Books
Home Site Map Forum Links Copyright About Contact
.
. .