Bahá'í Library Online
. . . .
.
>>   Bahá'í Writings Books
> add tags

Tablas de Baha'u'llah Reveladas despues del Kitab-i-Aqdas

by Bahá'u'lláh

previous chapter chapter 13 start page single page chapter 15 next chapter

Chapter 14

LAWH-I-BURHÁN

Tabla de la Prueba 80

¡Él es el Todopoderoso, el Omnisciente, el Omnisapiente! Los vientos del odio han envuelto al Arca de Bathá81 debido a lo que las manos de los opresores han hecho. ¡Oh Báqir! Has dictado sentencia contra aquellos por quienes han llorado los libros del mundo y en cuyo favor han dado testimonio las escrituras de todas las religiones. Tú, que te has extraviado tan lejos, en verdad estás envuelto en un espeso velo. ¡Por Dios mismo! Has pronunciado sentencia contra aquellos por medio de quienes se ha iluminado el horizonte de la fe. De esto son testigos Aquellos que son los Lugares del Amanecer de la Revelación y las Manifestaciones de la Causa de tu Señor, el Más Misericordioso, que han sacrificado sus almas y todo cuanto poseían en su Recto Sendero. La Fe de Dios ha llorado en todas partes a causa de tu tiranía, y sin embargo gozas y eres de los que se regocijan. En mi corazón no hay odio hacia ti ni hacia nadie. Todo hombre de erudición te contempla a ti y a los que son como tú, sumidos en una locura evidente. Si te hubieras dado cuenta de lo que has hecho, te habrías arrojado al fuego, o habrías abandonado tu hogar para huir a las montañas, o habrías gemido hasta regresar al sitio destinado para ti por aquel que es el Señor de la fuerza y el poder. ¡Oh tú que eres como la nada! Rasga los velos de las ociosas fantasías y las vanas imaginaciones para que puedas contemplar el Sol del conocimiento que brilla desde este resplandeciente Horizonte. Has hecho pedazos un trozo del Profeta mismo y has imaginado que has ayudado a la Fe de Dios. Así te ha instigado tu alma y ciertamente tú eres uno de los negligentes. Tu acción ha consumido los corazones del Concurso de lo Alto, así como los de aquellos que giran alrededor de la Causa de Dios, el Señor de los mundos. El alma de la Casta82 se derritió por tu crueldad y los moradores del Paraíso lloraron amargamente en ese bendito Lugar.

Juzga con equidad, te lo suplico por Dios. ¿Qué prueba presentaron los doctores judíos para condenarlo a Él, que era el Espíritu de Dios,83 cuando vino a ellos con la verdad? ¿Cuál pudo ser la prueba que presentaron los fariseos y los sacerdotes idólatras para justificar su negación de Muhammad, el Apóstol de Dios, cuando vino a ellos con un Libro que juzgaba entre la verdad y la falsedad con una justicia que transformaba en luz la oscuridad de la tierra y extasiaba los corazones de quienes Le conocían? En verdad, tú has presentado en este día las mismas pruebas que los sacerdotes necios alegaron en aquella época. De ello es testigo Aquel que es el Rey del reino de la gracia en esta gran Prisión. Ciertamente has seguido sus pasos; más aún, los has sobrepasado en crueldad y has creído que estabas ayudando a la Fe y defendiendo la Ley de Dios, el Omnisciente, el Omnisapiente. ¡Por Aquel que es la Verdad! Tu iniquidad ha hecho gemir a Gabriel y ha arrancado lágrimas de la Ley de Dios, por medio de la cual las brisas de la justicia se han esparcido sobre todos los que están en el cielo y en la tierra. ¿Has imaginado ingenuamente que la sentencia que has dictado te ha beneficiado? ¡No, por Aquel que es el Rey de todos los Nombres! De tu pérdida da testimonio Aquel que posee el conocimiento de todas las cosas, como está registrado en la Tabla preservada. Cuando escribiste tu sentencia fuiste acusado por tu propia pluma. De ello es testigo la Pluma de Dios, el Altísimo, en su inaccesible posición.

¡Oh tú que te has extraviado! Tú no Me has visto, ni has tenido relación conmigo, ni has sido mi compañero durante la fracción de un instante. ¿Cómo, pues, has ordenado a los hombres que Me maldigan? ¿Has seguido en esto los impulsos de tus propios deseos, o has obedecido a tu Señor? Presenta un signo, si eres uno de los veraces. Atestiguamos que tú has abandonado la Ley de Dios y te has aferrado al dictado de tus pasiones. Nada, en verdad, escapa a Su conocimiento; Él verdaderamente, es el Incomparable, el Informado de Todo. ¡Oh negligente! Escucha lo que el Misericordioso ha revelado en el Corán: "No digáis a todo aquel que os salude al encontraros: 'Tú no eres un creyente'".84 Así lo ha decretado Aquel en cuyo poder se encuentran los reinos de la Revelación y de la creación, si fueras de los que escuchan. Has echado a un lado el mandamiento de Dios y te has asido a los impulsos de tus propios deseos. ¡Desdichado eres tú, entonces, oh negligente que dudas! Si Me niegas, ¿por medio de qué prueba puedes reivindicar la verdad de aquello de lo que hablas? ¡Preséntala, pues, oh tú que has atribuido compañeros a Dios y te has apartado de su soberanía que ha circundado los mundos!

¡Oh necio! Sabe que es verdaderamente sabio quien reconoce mi Revelación, bebe del Océano de mi conocimiento, se remonta en la atmósfera de mi amor, abandona todo excepto a Mí y se aferra firmemente a lo que se ha enviado desde el Reino de mi maravillosa prolación. Él, verdaderamente, es como un ojo para la humanidad y como el espíritu de vida para el cuerpo de toda la creación. Glorificado sea el Todomisericordioso, que le ha iluminado y le ha hecho levantarse a servir a su grande y poderosa Causa. En verdad, tal hombre es bendecido por el Concurso de lo Alto y por quienes moran en el Tabernáculo de Grandeza, que han bebido de mi Vino Sellado en mi Nombre, el Omnipotente, el Todopoderoso. ¡Oh Báqir! Si eres de los que ocupan tan sublime posición, presenta, entonces, un signo de Dios, el Creador de los cielos. Y si reconocieras tu impotencia, refrena tus pasiones y retorna a tu Señor, para que quizás Él te perdone tus pecados, que han hecho que las hojas del divino Árbol del Loto se consumieran en el fuego, que la Roca exclamara y que lloraran los ojos de los hombres de entendimiento. Por tu causa se ha rasgado el Velo de la Divinidad, el Arca ha zozobrado, la Camella ha sido desjarretada y gimió el Espíritu85en su retiro sublime. ¿Discutes con Aquel que viene a ti con los testimonios de Dios y con Sus signos, que tú conoces y que conocen los que moran en la tierra? Abre tus ojos para que contemples a este Agraviado, que brilla sobre el horizonte de la voluntad de Dios, el Soberano, la Verdad, el Resplandeciente. Despeja, pues, el oído de tu corazón para que escuches las palabras del Divino Árbol del Loto que ciertamente ha hecho surgir Dios, el Omnipotente, el Benéfico. Verdaderamente este Árbol, a pesar de lo que Le aconteció debido a tu crueldad y a las transgresiones de los que son como tú, llama en voz alta y convoca a los hombres al Sadratu'l-Muntahá86 y al Horizonte Supremo. Bendita el alma que fija su mirada en el Signo Más Poderoso y el oído que escucha su más dulce Voz, y ¡ay! del que se aparta y actúa inicuamente. ¡Oh tú que te has apartado de Dios! Si mirases al Divino Árbol del Loto con el ojo de la imparcialidad, percibirías las marcas de tu espada en sus brazos, en sus ramas y en sus hojas, a pesar de que Dios te ha creado con el propósito de que reconocieras y sirvieras al Árbol. Reflexiona, para que puedas reconocer tu iniquidad y seas contado entre quienes se han arrepentido. ¿Crees que tenemos miedo de tu crueldad? Sabe y ten por seguro que, desde el primer día en que la voz de la Pluma Más Sublime se elevó entre tierra y cielo, ofrendamos nuestras almas, nuestros cuerpos, nuestros hijos y nuestras posesiones en el sendero de Dios, el Exaltado, el Grande, y Nos gloriamos de ello ante todas las cosas creadas y ante el Concurso de lo Alto. De ello es testigo lo que Nos ha acontecido en este Recto Sendero. ¡Por Dios! Nuestros corazones se consumieron, nuestros cuerpos fueron crucificados y nuestra sangre derramada, mientras nuestros ojos estaban fijos en el horizonte de la amorosa bondad de tu Señor, el Testigo, el que todo lo ve. Cuanto más dolorosas eran sus aflicciones, tanto más grande se hacía el amor del pueblo de Bahá. De su sinceridad es testigo lo que el Todomisericordioso envió en el Corán. Él dice: "Desead, pues, la muerte, si sois sinceros".87 ¿Quién ha de ser preferido, aquel que se ha amparado detrás de cortinas o el que se ha ofrendado en el sendero de Dios? Juzga imparcialmente y no seas de los que vagan aturdidos por el yermo de la falsedad. Las aguas vivas del amor del Más Misericordioso les arrastraron de tal manera que ni las armas del mundo ni las espadas de las naciones les han impedido dirigir su rostro hacia el océano de la munificencia de su Señor, el Dador, el Generoso.

¡Por Dios! Las tribulaciones no han podido acobardarme y el repudio de los sacerdotes ha sido impotente para debilitarme. He hablado, y aún continúo hablando, a los hombres a la cara: "¡La puerta de la gracia se ha abierto y Aquel que es la Aurora de la Justicia ha venido con signos claros y testimonios evidentes de Dios, el Señor de la fuerza y el poder!" Preséntate ante Mí para que oigas los misterios que oyó el hijo de 'Imrán88 sobre el Sinaí de la Sabiduría. Así te lo ordena Aquel que es el Lugar del Amanecer de la Revelación de tu Señor, el Dios de Misericordia, desde su gran Prisión.

¿El liderazgo te ha vuelto orgulloso? Lee atentamente lo que Dios ha revelado al gobernante soberano, el Sultán de Turquía, que Me ha encarcelado en esta fortaleza, para que estés informado de la situación de este Agraviado, tal como fue decretada por Dios, el Uno, el Único, el Informado de todo. ¿Te sientes feliz al ver a los abyectos y a los inútiles como seguidores tuyos? Te apoyan como lo hizo un pueblo antes que ellos, el que siguió a Anás, quien sin prueba ni testimonio concluyente dictó sentencia contra el Espíritu.89

Lee con atención el Kitáb-i-Íqán y lo que el Todomisericordioso ha enviado al rey de París90 y a aquellos que son como él, para que estés enterado de las cosas que han sucedido en el pasado y te convenzas de que no hemos pretendido propagar el desorden por el país una vez que éste ha sido bien ordenado. Nosotros exhortamos a sus siervos totalmente por amor a Dios. Quienquiera lo desee, que se vuelva hacia Él, y el que no lo desee, que se aparte. Nuestro Señor, el Misericordioso, es verdaderamente el que todo Le basta, el Todoalabado. ¡Oh concurso de sacerdotes! Éste es el día en que nada entre todas las cosas, ni ningún nombre entre todos los nombres, puede beneficiaros, excepto este Nombre, al que Dios ha convertido en la Manifestación de Su Causa y la Aurora de Sus más excelentes títulos para todos los que están en el reino de la creación. Bendito es aquel hombre que reconoce la fragancia del Todomisericordioso y se le cuenta entre los firmes. En este día no os beneficiarán vuestras ciencias, ni vuestras artes, ni vuestros tesoros, ni vuestra gloria. Apartad todo eso y dirigid vuestros rostros hacia la Palabra Más Sublime, mediante la cual las Escrituras, los Libros y esta evidente Tabla han sido claramente expuestos. Apartaos, oh asamblea de sacerdotes, de las cosas que habéis compuesto con la pluma de vuestras ociosas fantasías y vanas imaginaciones. ¡Por Dios! El Sol del Conocimiento ha brillado sobre el horizonte de la certeza.

¡Oh Báqir! Lee y recuerda aquello que dijo antiguamente un creyente de tu estirpe: "¿Matarías a un hombre porque dijera "Mi Señor es Dios", cuando Él ya ha venido a ti con signos provenientes de tu Señor? Si fuese mentiroso, su mentira caerá sobre él, pero si fuese veraz, parte de su amenaza caerá sobre ti. En verdad, Dios no guía a quien es un transgresor, un mentiroso".91

¡Oh tú que estás extraviado! Si tienes alguna duda acerca de nuestra conducta, sabe que nosotros atestiguamos lo que Dios mismo ha atestiguado antes de la creación de los cielos y de la tierra: que no hay otro Dios sino Él, el Todopoderoso, el Todomunífico. Damos testimonio de que Él es Uno en su esencia y Uno en sus atributos. Él no tiene igual en todo el universo, ni compañero en toda la creación. Él ha enviado a sus Mensajeros y ha hecho descender sus Libros para que anuncien a sus criaturas el Sendero Recto.

¿Ha sido informado el Sháh, y optó por cerrar sus ojos ante tus actos? ¿O ha sido presa del temor ante los aullidos de una manada de lobos que se han apartado del Sendero de Dios y han seguido tu camino sin una prueba clara o un Libro evidente? Hemos oído que las provincias de Persia han sido adornadas con el ornamento de la justicia. No obstante, cuando las observamos más de cerca, descubrimos que son los lugares del amanecer de la tiranía y las auroras de la injusticia. Vemos a la justicia en las garras de la tiranía. Pedimos a Dios que la libere por medio del poder de su fuerza y su soberanía. Él verdaderamente protege todo cuanto se halla en el cielo y en la tierra. A nadie le es dado el derecho de protestar en contra de nadie, en relación con lo que le ha acontecido a la Causa de Dios. Corresponde al que haya vuelto su rostro hacia el Más Sublime Horizonte aferrarse tenazmente al cordón de la paciencia y poner su confianza en Dios, el que Ayuda en el Peligro, el Irrestringido. ¡Oh vosotros amados de Dios! Bebed abundantemente del manantial de la sabiduría, pasead por el jardín de la sabiduría, remontaos en la atmósfera de la sabiduría y hablad con sabiduría y elocuencia. Así os lo ordena vuestro Señor, el Todopoderoso, el Omnisciente.

¡Oh Báqir! No confíes en tu gloria y en tu poder. Eres como el último rastro de luz solar sobre la cima de la montaña. Pronto se desvanecerá, tal como ha sido decretado por Dios, el que todo lo posee, el Altísimo. Tu gloria y la gloria de los que son como tú os ha sido arrebatada, y esto verdaderamente es lo que ha sido ordenado por Aquel en cuyo poder se halla la Tabla Madre. ¿Dónde se encuentra el que luchó con Dios, y dónde se ha ido quien negó sus signos y se apartó de su soberanía? ¿Dónde están los que asesinaron a sus elegidos y derramaron la sangre de sus Santos? ¡Reflexiona, para que quizás percibas los hálitos de tus acciones, oh necio que dudas! Por vuestra causa se lamentó el Apóstol,92 la Casta93 gimió, los países fueron asolados y la oscuridad cayó sobre todas las regiones. ¡Oh concurso de sacerdotes! Por vosotros fue humillado el pueblo, la enseña del Islam fue arriada y su poderoso trono fue derribado. Cada vez que un hombre de discernimiento ha pretendido atenerse a lo que habría de exaltar el Islam, alzasteis vuestro clamor y con ello se le impidió lograr su propósito, mientras el país permanecía sumido en evidente ruina.

¡Piensa en el Sultán de Turquía! Él no quería la guerra, pero los que son como tú la deseaban. Cuando se encendieron sus fuegos y las llamas se elevaron, el Gobierno y el pueblo se debilitaron como consecuencia de ello. De esto es testigo todo hombre imparcial y perspicaz. Sus calamidades se hicieron tan grandes que el humo que produjeron rodeó la Tierra del Misterio94 y sus contornos, y se hizo manifiesto lo que se había revelado en la Tabla del Sultán. Así se ha decretado en el Libro, por mandato de Dios, el que Ayuda en el Peligro, el que Subsiste por Sí Mismo.

¡Oh mi Pluma Suprema! Deja de mencionar al Lobo y acuérdate de la Serpiente Hembra,95 cuya crueldad fue la causante de que gimieran todas las cosas creadas y se estremecieran los miembros de los santos. Así te lo ordena el Señor de todos los nombres en esta gloriosa posición. La Casta96 ha clamado a causa de tu iniquidad, ¡y aun así imaginas que perteneces a la familia del Apóstol de Dios! Tu alma te ha instigado de esta manera, oh tú que te has apartado de Dios, el Señor de todo lo que ha sido y lo que será. ¡Juzga con equidad, oh Serpiente Hembra! ¿A causa de qué crimen has picado a los hijos97 del Apóstol de Dios y has saqueado sus bienes? ¿Has negado a Quien te ha creado por su mandato "Sé, y fue"? Has tratado a los hijos del Apóstol de Dios como ni siquiera 'Ád trató a Húd, ni Thamúd a Sálih, ni los judíos al Espíritu de Dios,98 el Señor de todos los seres. ¿Niegas los signos de tu Señor, ante los cuales, tan pronto fueron enviados desde el cielo de su Causa se doblegaron todos los libros del mundo? Medita, para que seas consciente de tus actos. ¡Oh proscrito negligente! Dentro de poco los hálitos del castigo se apoderarán de ti, como se apoderaron de otros antes de ti. Aguarda, oh tú que Le has atribuido compañeros a Dios, el Señor de lo visible e invisible. Éste es el día que Dios anunció a través de la lengua de su Apóstol. Reflexiona, para que comprendas lo que el Todomisericordioso ha enviado en el Corán y en esta Tabla escrita. Éste es el día en que Aquel que es la Aurora de la Revelación ha venido con pruebas evidentes que nadie puede contar. Éste es el día en que todo hombre dotado de percepción ha descubierto la fragancia de la brisa del Todomisericordioso en el mundo de la creación y todo hombre de discernimiento se ha apresurado hacia las aguas vivas de la misericordia de su Señor, el Rey de Reyes. ¡Oh negligente! El relato del Sacrificio99 ha sido narrado de nuevo y el que iba a ser ofrendado ha dirigido sus pasos hacia el lugar del sacrificio, y no regresó a causa de lo que tu mano ha hecho, ¡oh tú, perverso que odias! ¿Has imaginado que el martirio podría degradar esta Causa? No, por Aquel a Quien Dios ha hecho el Depositario de su Revelación, si tú fueras de aquellos que comprenden. Desdichado tú que has atribuido compañeros a Dios, y desdichados los que te han tomado por jefe sin una prueba clara o un Libro evidente. ¡Cuán numerosos los opresores que antes de ti se han alzado para extinguir la luz de Dios, y cuántos los impíos que han asesinado y saqueado hasta que los corazones y las almas de los hombres gimieron por su crueldad! El sol de la justicia se ha oscurecido, por cuanto la personificación de la tiranía se ha sentado en el trono del odio, y aún así la gente no entiende. Han matado a los hijos del Apóstol y han saqueado sus bienes. Di: A tu juicio, ¿fueron sus posesiones quienes negaron a Dios, o ellos mismos? Juzga imparcialmente, oh ignorante que te has apartado de Dios como por un velo. Te has aferrado a la tiranía y has desechado la justicia; por lo cual todas las cosas creadas se han lamentado, y todavía te hallas entre los rebeldes. Has dado muerte a los ancianos y saqueado a los jóvenes. ¿Crees que agotarás lo que tu iniquidad ha amasado? ¡No, por Mí mismo! Así te lo informa el que es conocedor de todo. ¡Por Dios! Las cosas que posees no te beneficiarán, y tampoco lo que has acumulado por medio de tu crueldad. De ello es testigo tu Señor, el Omnisciente. Te has levantado para apagar la luz de esta Causa; en poco tiempo tu propio fuego se habrá extinguido por su mandato. Él, ciertamente, es el Señor de fuerza y poder. Los cambios y azares del mundo y los poderes de las naciones no pueden frustrarle. Él hace lo que Le place y ordena lo que desea mediante el poder de su soberanía. Reflexiona sobre la camella. Aunque no es más que una bestia, el Todomisericordioso la ha exaltado a una posición tan elevada que las lenguas de la tierra hicieron mención de ella y celebraron su alabanza. Él, verdaderamente, protege todo lo que hay en el cielo y en la tierra. No hay otro Dios sino Él, el Todopoderoso, el Grande. De este modo hemos adornado el cielo de nuestra Tabla con los soles de nuestras palabras. Bendito el hombre que lo alcanza y es iluminado con su luz, y desdichados los que se apartan, Le niegan y se extravían lejos de Él. ¡Alabado sea Dios, el Señor de los mundos!
previous chapter chapter 13 start page single page chapter 15 next chapter
Back to:   Bahá'í Writings Books
Home Site Map Forum Links Copyright About Contact
.
. .