Bahá'í Library Online
. . . .
.
>>   Biographies Books
Abstract:
The life of Eve Nicklin, "Spiritual Mother of Peru."
Written in Spanish.

Ella del Valiente Corazón:
La Vida de Miss Eve Blanche Nicklin (1895-1985), "Madre Spiritual del Perú"

by Boris Handal Morales

2002
Contents
    I.La Familia Nicklin
    II.La Diaconesa de la Avenida Croton
    III.Sudamérica
    IV.Una Gran Victoria
    V.La Comunidad Bahá'í de Lima. I Parte
    VI.La Comunidad Bahá'í de Lima. II Parte
    VII.La Asamblea Espiritual Nacional de los Diez Paises
    VIII.Servicios en todo Sudemérica

above: Eve Blanche Nicklin, 1977

I

La Familia Nicklin

Nuestra historia comienza en una familia inglesa, profundamente metodista. La cabeza de aquel hogar era un ministro de la secta, aquellos que andaban por los campos montados en caballos con alforjas, típico de la mitad de la centuria pasada en Inglaterra.

Del matrimonio del Pastor Nicklin nacieron cinco niños. Uno de ellos, William, nacido en el pueblo de Tipton Staffershire en 1847, casó con Mercy James, nacida en Dudley Wastershire en 1952. La ceremonia de enlace de aquella pareja se llevó a cabo el 20 de mayo de 1872.

Para el verano de 1880, Willian y Mercy y los niños que habían nacido por entonces, emprendieron la aventura de cruzar el Atlántico y establecerse en Norteamérica, acaso con el propósito de realizar el legendario sueño americano.

William Nicklin era minero de carbón por oficio. De aquella unión, vinieron al mundo nueve niños: Mary (1873), Isaac (1875), Sophia (1878), Arthur (1878), Eliza (1880), William H. (1883), Alice (1884), Lily Ethel (1893) y finalmente Eve Blanche (1895).

Arthur, William y Lily fallecieron muy pequeños. Pero el pesar por la pérdida de esta bebe última debió sentirse aliviado cuando el 25 de enero de 1895, nacía una niña en el hogar de aquel pueblecito de Roanoke, Illinois, Estados Unidos. Ella era Eve Blanche James Nicklin.

Dos años después de aquella fecha, fallecía Mamá Nicklin. Sus últimas palabras, las que Eve siempre consideró de augurio profético, fueron: "Dejo a esta bebe en manos de Dios". Eve fue desde entonces el cumplimiento de aquel último deseo, siendo criada por su padre y sus hermanas mayores. Ella diría de lo que fue su permanente conciencia de la guía divina en su vida, que ella siempre "fue criada por Dios y siempre habló con Dios".

En los años posteriores, Eve se quedó al lado de su padre hasta cuando ambos, en 1925, se trasladaron la ciudad de Delavan -Wisconsin- a vivir en el hogar de la hermana Eliza. Por un tiempo Eve se dedicó a trabajar como empleada de archivo de la compañía Holstein Guernsey.

Pronto ella se hizo de amistades, y con estas y su familia, formaron un club de caminantes. Todos iban al campo, hacían un fuego y entonces preparaban el desayuno.

Fue sin duda la educación religiosa del hogar y su espíritu místico que la llevaron a matricularse en la Escuela Nacional Metodista para Diaconesas y Misioneros en la ciudad de Kansas. Allí entró en el otoño de 1925. El propósito de la institución era formar en el servicio misionero para el interior del país y el exterior. El requisito mínimo de matrícula era haber concluído la Educación Secundaria (High School).

Entre los cursos que formaban el currículo estaban: Historia Hebrea, Ciencias Sociales, Recreación, Artes Industriales, Economía del Hogar, Historia de la Iglesia, la Biblia, las Misiones, temas del Nuevo Testamento, Historia de la Educación, de las Civilizaciones, Sicología Infantil, Narración de Cuentos, etc.

Eve destacó por sus dotes especiales de artista. Su mejor amiga de clase, May F. Brown, señaló: "Eve pintaba, dibujaba, escribía en prosa, ficción y poesía. Tenía el alma de un artista. Su cuerpo tenía una fragilidad que no era sino engañosa pues tanto su cuerpo como su espíritu eran fuertes. Eve era rápida para ver lo que era invisible al ojo físico. Tenía también un agudo sentido del humor. Cuando fui su compañera de clase en el penúltimo año, pronto nos hallamos y nos hicimos amigas. Era una estudiante consciente".

A May le escribió el siguiente poema:

"Hablando sicológicamente"

Se ha dicho

Si odiamos

Todo el odio

de eones pasados

Es nuestra herencia;

Y el amor

Atrae Amor

Entonces

Todas las grandes amistades

A través de las edades

me pertenecen.

Porque

Tengo una amiga comprensiva

Y ella será mía

Por toda la eternidad" (1)

En otra faceta de su vida literaria, escribió una obra de teatro "The Christ of Youth" (El Cristo de la Juventud) de media hora de duración. Su propósito era destacar el servicio en la vida.

Estuvo en la Escuela hasta el otoño de 1928 cuando egresa finalmente. (Su consagración fue el 12 de octubre de 1928). En una carta escrita a una amiga íntima suya, cuarenticuatro años después, Eve nos habla algo de la manera providencial por la que fue encaminada a servir de diaconesa en la ciudad de New Castle y en donde dio el paso más maravilloso y trascedental de su vida.

"Algunas veces mis pensamientos regresan a la época en que la mujer del Dpto. de Personal vino a Kansas City...... Ella me preguntó si yo tenía algún lugar en particular adonde deseaba ser enviada para trabajar. Dije que no, y ella dijo que deseaba ubicar mejor a los graduados, y me envió a New Castle, Penn., justo donde posteriormente encontré a Bahá'u'lláh mediante Martha Root y los Ives!!" (2)

Vamos a esta interesante historia.

Referencias:

1. Cartas de Dolores Swastley al autor.

2. Carta de Eve Nicklin a Beuhlah McGruder y Amelia Buxton (04.10.72)

II

La Diaconesa de la Avenida Croton

Era el año de 1930 en la ciudad de New Castle, Pensilvania, y Eve Nicklin se encontraba trabajando como diaconesa de la Iglesia Metodista de la avenida Croton, uno de los cuatro templos de aquella denominación que existían en esa ciudad. Los nombres de dos de las otras tres iglesias eran: La First Methodist Church y la Epworth Methodist Church.

Su misión como diaconesa consistía en ayudar a la labor de la iglesia. Ella vivía en un diaconado con otras tres diaconesas de los otros templos. Su función incluía el servicio a los niños, a los jóvenes y a los adultos.

Cada martes y jueves por la tarde tenía clases con los niños. Les enseñaba manualidades, costura, inglés (a los inmigrantes), siendo esta materia su dominio especial por ser de ascendencia británica, y por supuesto, también religión. Los miércoles tenían reuniones de oraciones de siete a ocho de la noche mientras que los domingos en la mañana era el servicio religioso y la escuela dominical; por las noches había otro servicio y además la reunión de jóvenes.

Debido a su trabajo debía de portar el traje obligado a las diaconesas, cosa que a ella no le agradaba. Consistía éste de una boneta negra con cintas blancas, un collar blanco y bobos. Dice la doctora Eugenia Pritchard, a quien le debemos un valioso trabajo sobre los días 'pre-bahá'ís' de Eve, que a ella "no le agradaba el bonete y posteriormente se armó del coraje suficiente para llevar un sombrero negro. Particularmente, no gustaba de su tarea de pertenecer al 'banco de plañideras' en la iglesia. Cuando los fieles subían al altar, al fondo en la iglesia, para orar por sus pecados, Eve se arrodillaba con ellos y oraba. Era muy difícil para ella y no gustaba de hacerlo". (3)

Es en esos tiempos que comienza la gran amistad con Amelia Buxton, quien comienza a trabajar como voluntaria en la misma iglesia. Eve vivía muy lejos, en el lado sur de la ciudad. Tomaba dos tranvías para llegar al diaconado. Como los domingos tenía que estar tanto en la mañana como en la tarde, Amelia le invitaba a pasar el domingo en su casa la cual estaba apenas a a cuadra y media de distancia.

Algunas veces le invitaban a comer en otros lugares, pero ella iba siempe donde Amelia a echar una siesta.

De esta manera las actividades compartidas dieron paso a una afinidad que fue luego una amistad muy especial y duradera, que continuó por medio de una afectuosa correspondencia hasta el fallecimiento de Eve.

Algo del espíritu de aquellos días de curiosidad nos lo da Amelia en su propia narración: "Eramos cuatro (Eve, Leona, Nolan y Sara...) y yo que nos reuníamos frecuentemente. Yo no sé por qué, un grupo de cuatro bien integrado, que no podrías imaginar. Sara era una persona muy tranquila y nunca tenía una opinión propia, y Leona era parecida pero no tenía opiniones sino era bastante conversadora y no de mucho pensar (una dulce persona realmente y yo todavía la quiero). Ella nunca pudo ver la Fe Bahá'í. Ni lo intentó. Una tarde estaban conmigo para un almuerzo, debido al cumpleaños de Leona. Todas vivíamos cerca excepto Eve... Cuando estábamos almorzando Eve siempre guíaba la conversación tarde o temprano al tema de religión. Conversábamos y en el curso de la conversación Eve dijo: 'Ahora, Leona, ¿cuál es tu idea del cielo?, ¿A qué piensas tú se parece el cielo?'. Bien, Leona, se volvió muy seria y pensó por un minuto y dijo: 'Bien, no sé. Supongo es sólo un lugar donde todos iremos a sentarnos juntos y conversar'. Ella no tenía más de lo que salía de su boca, y la querida Eve levantó sus brazos hacia arriba y dijo: 'Oh, yo no espero eso, sería el infierno para mí'. Bien, esto nos conmovió a las tres porque estaba tan seria. Muchas veces conversábamos sobre ello ..." (4)

De acuerdo a Amelia, en ambas había algo de insatisfacción con el pensamiento y las enseñanzas que profesaban. Su sed espiritual era mayor de lo que su credo religioso les daba. Fue entonces que empezó una búsqueda en otros movimientos religiosos y esotéricos como los Rosacruces, la Astrología, etc. Y también fue entonces cuando una amiga no-bahá'í de Eve, Ruth Wright, del club Group New Age (presumiblemente un grupo bahá'í), le invitó a escuchar una charla en la Biblioteca Pública de la ciudad. La charla era dada por Howard Colby Ives y su esposa Mabel, renombrados maestros bahá'ís confirmados por Abdu'l-Bahá.

Era Dios quien abría esta gran puerta en su vida. Eve participó de ello a Amelia y ella gustosa aceptó llevarla en su carro. La charla fue sobre la Revelación Progresiva.

En este punto es necesario hacer una disgresión. En una entrevista hecha por el señor Mario León a Eve en 1975 ella le cuenta que "Un día unos amigos me invitaron a una charla sobre la Fe Bahá'í. La charla fue ofrecida por una señorita de nombre Martha Root". Mario le pregunta a continuación: "¿Ingresó Ud. a la Fe Bahá'í con Martha Root?. Eve le responde: "Sí, ella fue mi madre espiritual. Más tarde conocí a los esposos Howard y Mabel Colby Ives. Ellos fueron mis queridos maestros que se encargaron de profundizar mis conocimientos en la Fe." (5)

En una carta a Amelia, cuarenta años más tarde, leemos: "... Fue también a ella (Martha Root) a quien le pregunté cómo llegar a ser un bahá'í". Un año después, en otra carta le dice: "... Fue posteriormente que encontré a Bahá'u'lláh mediante Martha Root y los Ives". (6)

Puede ser el año que Martha Root pasó viajando por diferentes ciudades de los Estados Unidos entre ellas Chicago y Madison (en donde estaba la familia de Eve), y viajó por el estado de Pennsylvania. No sabríamos decir si estuvo exactamente en New Castle.

Más adelante veremos de los viajes que Eve y Amelia hacían a la ciudad de Pittsburgh participando en reuniones hogareñas. Esta ciudad es el hogar natal de Martha Root y en el año de 1931 pudo haberla visitado y encontrado a ellas dos. Sin embargo, Amelia -claro, muchos años después- no recuerda a Martha Root. Pero dejemos a un lado las disquisiciones de la historia y abriendo un poco el corazón, conmovámonos con la narración de Amelia: "Ella "Eve" estaba muy débil. Ella era muy delgada y se cansaba rápidamente. Así, cuando escuchamos de esto, yo dije: 'Bien, Eve, yo manejaré'. Así fuimos y escuchamos hablar a Howard Colby Ives. Ahora, Howard Colby Ives tenía tres nombres... El estaba allí, pero había tenido una operación o una seria enfermedad y estaba convalesciente. Por eso alquilaron una granja en algún lugar en el campo. No me preguntes dónde. Yo no te podría llevar nuevamente. Cómo quisiera, pues era un lugar hermoso o quizás pensábamos que era hermoso. Empezamos a salir para ir a las reuniones y yo no tengo ninguna idea cuántas veces llevé a Eve. Ella fue lo suficiente amable para decirme en una de sus cartas: 'Recuerdo aquel tiempo cuando me llevabas a la granja de los Ives y pienso que quizás yo no estaría enseñando la Fe aquí en Perú y Sudamérica sino hubiera sido por ti y tu carro'." (7)

Dice la doctora Pritchard: "Cada domingo después, los Ives realizaban reuniones hogareñas en su casa-granja, la cual ellos alquilaron por el mes de agosto, aunque Howard Colby Ives se estaba recuperando."

"Eve y Amelia disfrutaron esas reuniones y fueron atraídas a ellas como un imán. Fue aquí, en esta hermosa casa granja situada sobre una colina mirando las montañas, que el Espíritu Santo hizo su hogar en el corazón puro de Eve Nicklin. Su búsqueda había terminado, sus sueños se habían cumplido, su camino se hizo claro. Fue en los hermosos alrededores de esta reunión hogareña en el campo, acompañada de los cantos de los pájaros y perfumada por la fragancia de las flores que Eve volvió todo su ser hacia Dios, bebió de la copa del amor a Dios y dedicó sus servicios a Bahá'u'lláh. La gota había retornado al océano y el pequeño brote había florecido en una hermosa flor". (8)

Hasta aún en 1971, Eve le recordaba a su colega Buelah McGruder de los días idos: "...y yo te recuerdo Beulah, y yo despejando mi cabeza con las enseñanzas y no sabiendo como tomar estas Enseñanzas y medio asustada de hacerte saber que yo era bahá'í, etc. pero tratando de cuidar que mi boca esté cerrada". (9)

Demás está concluir que Eve abrazó la Causa y abandonó la Iglesia Metodista. En una carta a Amelia en 1965 le comenta el efecto de la separación en sus correligionarios: "Nosotros nos aturdíamos cuando alguien dejaba el rebaño". (10)

Su enrolamiento es el 2 de febrero de 1932 en New Castle. Esto de acuerdo a una ficha que ella llenó para los archivos bahá'ís en 1936 aproximadamente. Registra su dirección en Delavan, Wisconsin, 129 South Street.

Era claro: Tenía un solo corazón y este era sincero. Estaba llena del amor a Bahá'u'lláh. Había dejado a un lado su vida, su tradición familiar, a cambio de lo que ella sentía era el verdadero propósito de su vida desde que su madre la dedicó a Dios.

"Yo pienso,", comenta Amelia Buxton, "que ella dejó la iglesia muy pronto después. Escribió artículos para intentar ganar un poco de dinero pues ella sólo tenía lo que ganaba. Ella pudo haber estado en la iglesia simplemente porque no conseguiría otra cosa más en la búsqueda de un empleo. De pertenecer a la iglesia, en su corazón, yo no pienso que ella perteneció a esa iglesia después de la primera noche en que escuchó la charla sobre la Revelación Progresiva por Mabel Ives. Sé que me dió mucho que pensar". (11)

En efecto, en los años de 1933 y 1934 trabaja como directora del orfelinato "Ruth M. Smith" en Cheffield, Pensylvania. Y en 1935 ella pide licencia para ausentarse con el pretexto de ir a una "Escuela" en Chicago (¿Una Escuela Bahá'í?).

Buelah McGruder fue otra alma sincera que aceptó la Fe mediante Eve. Era la diaconesa de la First Methodist Church, presidenta de su clase en la Escuela de Misioneros en Kansas y, a la vez, vivían juntas en el diaconado. Con el tiempo llegó a ser pionera bahá'í en Colón, Panamá.

En octubre de 1935 le escribe a Shoghi Effendi de su relación con la iglesia Metodista, recibiendo la siguiente comunicación:

"Querida amiga bahá'í,

El Guardián ha gustado verdaderamente de leer su carta del 6 de octubre y se siente gratamente impresionado de su inmediata y entusiasta respuesta a sus instrucciones respecto a no pertenecer por parte de los creyentes a otras organizaciones y grupos de aquellos instituídos por la Causa. El valoriza particularmente la elevada abnegación que ha sobrellevado en razón de sostener este principio vital, la importancia del cual será descubierta en forma creciente a los amigos. El está seguro que Bahá'u'lláh le reparará completamente por todas las pérdidas materiales en que se ha visto incursa como resultado de su separación de la Iglesia Episcopal Metodista. Porque Ud. a puesto un hermoso ejemplo de coraje, lealtad y devoción que cada sincero sostenedor de la Causa no puede dejar de admirar. Se espera que a través de este "ejemplo", los creyentes que todavía no estén lo suficientemente convencidos de la necesidad de separarse de sus Iglesias, serán así profundamente animados como para cortar las conexiones oficiales con ellas, y de esta manera llegar a ser sinceros e incondicionales en su fidelidad y lealtad a la Causa de Bahá'u'lláh.

Asegurándole una vez más el permanente aprecio de Shoghi Effendi por sus servicios, y con sus oraciones y mejores deseos para usted, y para todos los amigos en vuestro centro.

Vuestra en Su servico,

R. Rabbani

Con la renovada confirmación de mis amorosas oraciones por su avance espiritual y por el éxito de sus abnegados esfuerzos en el servicio de nuestra gloriosa Causa.

Su verdadero hermano,

Shoghi" (12)

En 1936, la Iglesia le da oficialmente un "descargo honorario".

La actividad de Eve en la transmisión del Mensaje de Dios fue instantánea y entusiasta. Vemos además que habló a sus colegas con valentía y que dos de sus profesores en la escuela de Kansas aceptaron la Fe.

Y fue Martha Root quien le preguntó si quería ser pionera en el Primer Plan de Siete Años, el cual había sido lanzado en 1937 por el amado Guardián. Fue ella también quien la ayudó a iniciar su primera experiencia de enseñanza en el campo internacional, en Brasil, ese mismo año. Pero esto es tema del próximo capítulo.

Referencias

3. "Eve Nicklin", por Eugenia Printchard. Pag. 1

4. Idem. Pags. 12-13

5. "Carta a un Pionero" No. 1, por Mario León

6. Carta de Eve Nicklin a Amelia Buxton. (04.10.72)

7. "Eve Nicklin", por Eugenia Pritchard, Pag. 3

8. Idem. Pags. 3-4

9. Carta de Eve Nicklin a Amelia Buxton. (01.01.71)

10. Carta de Eve Nicklin a Amelia Buxton. 1965.

11. "Eve Nicklin", por Eugenia Pritchard. Pag. 4

12. Shoghi Effendi, por medio de su secretaria. (19.11.35)

III

Sudamérica

Si la luz del cristianismo tardó quince siglos para llegar a las costas de Sudamérica de una manera acaso violenta, no puede decirse lo mismo del arribo de la Causa de Bahá'u'lláh a estas mismas playas.

Porque los primeros años de los anales de la Fe de Dios en este continente americano fueron caracterizados por el apostolado amoroso, silencioso, solitario y sacrificado de cuatro damas cuya dimensión espiritual en esa aventura de gloria apenas podemos ponderar en su magnitud en el tiempo actual, y solo podemos limitarnos a admirar y reverenciar. Ellas fueron Martha Root, Leonora Armstrong, May Maxwell y Eve Nicklin. Martha, "Primera Embajadora de Su Fe"(13), Leonora "Madre Espiritual de Sudamérica", May Maxwell, “la Pionera Mártir” y Eve la "Madre Espiritual del Perú".

En efecto fue en el año de 1919 cuando las inmortales Tablas del Plan Divino reveladas por 'Abdu'l-Bahá para la conquista espiritual del planeta, fueron presentadas en la Convención Norteamericana realizada en la ciudad de Nueva York.

Aquel documento mediante el cual el Maestro llamaba a todos los creyentes a esparcir las fragancias divinas por todo el globo, ocupó un lugar muy especial en el corazón de varios Bahá'ís quienes inmediatamente se levantaron a acoger el pedido trascendental y a ganarse el sitial espiritual en aquella empresa de proporciones y alcances monumentales. Dos de estas almas escogidas fueron Martha Root y Leonora Armstrong.

Martha Root, tan pronto como ese evento memorable terminó, se embarcó para circunnavegar Sudamérica visitando sus principales ciudades, sembrando las primeras semillas de la Fe y dejando abiertas las puertas para que futuros pioneros de Norte América se dediquen a la labor de enseñanza señalada por 'Abdu'l-Bahá. Una jornada similar, aunque con características distintas, no había presenciado el mundo desde el arribo de las misiones de evangelización cristiana en el siglo XV.

En el cumplimiento de ésa su misión singular, Martha Root visitó sucesivamente Venezuela, Brasil, Argentina, Chile, Perú y Panamá.

En una Tabla, el amado Maestro se dirige a Martha Root alabando sus esfuerzos meritorios y su total consagración evidenciadas en aquel viaje. En ese documento encontramos algo que podríamos llamar una visión del establecimiento de la Fe de Bahá'u'lláh en esas regiones. Dice el Centro del Convenio:

"Tú eres en verdad un heraldo del Reino y la anunciadora del Convenio. En verdad te sacrificas. Muestras bondad hacia todas las naciones. Estás sembrando una semilla que, a su debido tiempo, dará origen a miles de cosechas. Estás plantando un árbol que por toda la eternidad dará hojas y capullos y producirá frutos, y cuya sombra crecerá en tamaño día a día"(14)

Su visita a Lima en el mes de octubre de 1919 fue corta, pero sin embargo, era el primer paso que dejaba preparado el camino para futuros maestros y pioneros. Ya "Abdu'l-Bahá en las Tablas del Plan Divino había mencionado al Perú en dos oportunidades, en 1916 y 1917.

Un relato del paso de Martha Root lo encontramos en la edición de octubre de 1920 del "Star of the West".

"Lima, Perú, la sede de la antigua civilización inca, fue la ciudad más importante visitada después de dejar Valparaíso. Su población es de 250,000 habitantes. El Dr. Vargas le había dado a la Srta. Martha Root cartas de presentación a diecinueve ciudades y pueblos y cuatro a sus amigos en Lima, la cual es su ciudad natal -una al propietario de un periódico, otra a un senador y dos a unos médicos. Como Lima está a media hora del puerto del Callao, y el barco paró solamente tres horas temprano en la mañana, fue un problema como ir allí, encontrar esas personas y regresar a tiempo. En el tranvía la señorita Marta Root se encontró con dos jóvenes del barco que hablaban inglés y castellano. Ellos la llevaron al hotel principal para averiguar del gerente, como llegar a estas personas. El era un hombre viejo y maravillosamente amable. Le dijo a la Srta. Root que se siente y que escriba sus mensajes a cada persona que él los podría llevar junto con sus folletos bahá'ís y los recortes de periódicos a cada uno. El aseguró que el propietario del periódico usaría un artículo y se ofreció voluntariamente a traducirlo al castellano. Esto fue hecho muy fácil y rápidamente, y los dos jóvenes del barco estuvieron interesados y despacharon los folletos bahá'ís a sus hermanas en Australia y Nueva Zelandia, desde el hotel. Después del Callao no pudieron utilizarse más cartas de presentación puesto que al barco no se le permitió parar otra vez debido a condiciones de fiebre". (15)

El doctor Vargas, conocido de Martha Root en su viaje a la Argentina; es el primer peruano que escuchó de la Fe.

Aquellas actividades se habían ganado el amor de 'Abdu'l-Bahá quien en la Tabla anteriormente señalada, fechada 27 de enero de 1920, le prometió en recompensa: "Antes de mucho los resultados de esta poderosa empresa serán descubiertos y puestos ante los ojos de todos los hombres". (16) Es de notar, que en el mismo añode la visita de Martha Root, Kenzo Torikai (1882-1965) un ciudadano japones que se hizo bahá'í en los Estados Unidos, estuvo en el Peru por unos meses, para luego irse a radicar al Japón (17).

xx

Leonora Armstrong entendió perfectamente la necesidad expresada por 'Abdu'l-Bahá para la promoción de la Causa en las tierras del Sur. Le escribió a Martha Root pidiéndole su guía. Una respuesta pronta le indicó viajar a Argentina por lo que Leonora empezó a tomar clases de castellano. Pero en una carta recibida por Martha de amigos en su viaje al Brasil le decían que necesitaban un maestro bahá'í que les enseñe más. Esto hace que en una carta posterior Martha le sugiera a Leonora dirigirse al Brasil.

La primera prueba la encontró con sus familiares y amigos quienes le advirtieron de los peligros de llevar a cabo su determinación. Estaba ya flaqueando y pensando viajar a Canadá cuando May Maxwell, la madre de Rúhíyyih Khánum, yaciendo enferma en su lecho, le dice en tono vibrante: "Leonora, ¿qué estás esperando? ¡Anda!". (Bahá'í News, agosto 1982. Pag. 7)

Y Leonora fue y se estableció para siempre en el Brasil, esto es, desde su llegada el primero de febrero de 1921 hasta su fallecimiento el 17 de octubre de 1980, ganando gloria imperecedera y sirviendo en sus últimos años como Consejera Continental de la Fe.

Mas el árbol plantado por Martha Root continuó dando frutos y creciendo, Eve Nicklin era otra alma que había recibido el consejo de Martha para ir a Sudamérica, y así lo hizo.

En la entrevista realizada por Mario León, Eve habla de Martha y de como fue conducida por ella en su infatigable labor pionera por la totalidad de los países sudamericanos durante décadas.

ML Eve, ¿podría contarnos algo de Martha Root?

EN Ella fue una magnífica maestra bahá'í. Una magnífica pionera. No sin razón, el amado Guardián la llamó "Pionera Estrella". Viajó por el mundo enseñando la Fe a reyes, príncipes, personalidades del mundo. Ustedes tienen que estudiar aparte la vida de Martha Root.

ML ¿Cómo así se decidió Ud. a ser pionera?

EN Martha Root fue la que me impulsó en un principio. Un día me dijo que el amado Guardián había lanzado un Plan. Que el Plan se llamaba "Cruzada Mundial de Siete Años". Que él estaba pidiendo a los bahá'ís norteamericanos que salieran a Sudamérica en calidad de pioneros. Me preguntó que si yo podría ir.

ML Entonces... ¿Qué contesto Ud.?

EN Le dije que lo pensaría. Ella me dijo que en caso de decidirme escribiera al Comité Interamericano. Así lo hice". (18)

La respuesta del Comité la llevaba a Brasil para apoyar los esfuerzos de Leonora. Martha Root le ayudó con cien dólares y un boleto por vapor. Eventualmente Eve le devolvió el dinero. Asímismo el 28 de febrero de 1937 Martha Root le obsequió un pergamino con el Más Grande Nombre, el que se conserva en los Archivos Nacionales Bahá'ís en Lima, Perú.

"...Yo había visitado a Eve en New Castle el 28 de febrero de 1937", cuenta Amelia Buxton", y fue cuando ella me dió un libro para que le copie algunas cosas a ella. Tenía 12 páginas. Escribí este material a máquina a un solo espacio e hize copias de carbón para ella. Pude devolvérselo a ella en una semana. Entonces el 23 de mayo fui a verla porque sabía que pronto viajaría para el Brasil. Regresé la siguiente noche para visitarle otra vez. Ella dijo que iba a estar en el parque la mañana siguiente, y que venga a verla allí. Lo hize porque tenía un traje de baño y un saco fresco para ella como regalos y se los di. Ella salió del puerto de Nueva York el 5 de junio para el Brasil. Supe que iba a regresar en seis meses de manera que yo volví en diciembre y me enteré que tenía una tarjeta de ella. Ella escribió el día de navidad en el barco viniendo a Nueva York y la despachó para mí desde Nueva York. Mientras tanto, había recibido una tarjeta de su hermana diciendo que iba a ir a casa el primer día del año aproximadamente, debido a que su visa había sido cancelada". (19)

Efectivamente, la dictadura en el Brasil no reconocía como válida la calidad de visa del pasaporte de Eve y se hacía perentoria su salida.

Sin embargo, para su satisfacción, Eve ya había ayudado a Leonora en su trabajo, especialmente en la escuela para niños pobres de Bahía que ella había iniciado y que esperaba Eve la conduciese. Lamentablemente su pobre conocimiento del portugués no la ayudó lo suficiente y por eso parece se sintió algo desilusionada.

En un comienzo vivió en la escuela pero luego se mudó a una pensión de cierta dama inglesa mediante quien consiguió algunos alumnos para enseñarles inglés, y esto, aparentemente, la hizo más contenta.

Su poesía "Christmas in Brazil" -Navidad en Brasil-, escrita durante su "primera Navidad tropical" refleja mucho de sus sentimientos.

"¿Qué?, no hay medias

colgando en fila;

No hay Santa Claus,

Ni trineos o nieve

Invernales?

No hay árboles de Navidad

Verdaderos y vivos,

Para rodearlos y

Cantar, y para congelar

los dedos del pie,

Ni Navidad!

Oh!, pero hay zapatos

en fila esperando

a Papa Noel,

Para esconder allí

Sus regalos,

Y palmas reales,

Y mares y cielos

azules, cálidos

Y corazones amigos

Deseándote, "Feliz Navidad".

Por encima de todas las dificultades, el espíritu de Eve había dado uno de sus primeros frutos. De acuerdo a ella, había tenido su "debut" y "llevaba en la sangre la pionería" y estaba impaciente y oraba mucho por seguir en ese maravilloso campo de servicio, especialmente en Sudamérica.

Escribió a la Asamblea Espiritual Nacional de los Bahá'ís de los EE.UU. y el Canadá contándole de lo sucedido. Le dijeron que pensara en otro país. Los años pasaron hasta cuando recibió una comunicación preguntándole si Perú era de su agrado. Ella respondió positivamente y de inmediato fue a la biblioteca para averiguar todo sobre el Perú. Cuenta ella que su historia especialmente le fascinó.

Así fue como se embarcó para el Perú, un país extraño para ella, sin conocimiento de su idioma, de su gente, de su cultura diferente pero que con el paso del tiempo le tomaría tanto cariño que llegaría a ser su "país adoptivo".

Edna True, de la Asamblea Espiritual Nacional de los Estados Unidos y el Canadá le preparó el pasaje y le dijo: "Bien, tú has tenido tu 'levantada de telón'. Bahía lo fue".

El viaje le tomó quince días. Al puerto del Callao, preámbulo de Lima, la "Ciudad de los Virreyes", la "Tres Veces Coronada Villa", la "Perla del Pacífico" y antiguo centro de la catequización de la América Española, llegó, cual sello de la historia, el tres de octubre de 1941.

Referencias

13. "Dios Pasa", por Shoghi Effendi. EBILA. 1977. Pag. 367

14. Idem, Pag. 370

15. "Star of the West", Vol XI, No. 7, 13 july, 1920, pp. 107- 118 y No. 12, 16 octubre, 1920, pp. 206-216.

El autor revisó los periódicos y revistas de la época en la Biblioteca Nacional y en los archivos de "El Comercio"y no encontró ninguna impresión del artículo aludido.

16. Traces that remain: A Pictorial History of the Early Days of the Bahá'í Faith Among the

Japanese. By Barbara R. Sims. Bahá'í Publishing Trust, Japan, 1989. Disponible en:

http://bahai- library.org/east-asia/traces/

17. "Martha Root" por M.R. Garris. Pag 111

18. "Carta a un Pionero" No. 1, por Mario León

19. "Eve Nicklin", por Eugenia Pritchard. Pag. 17

IV

1944 - Una Gran Victoria

Eve llegó con cincuenta dólares, su ropa y unos cuantos libros bahá'ís en inglés. Cincuenta dólares eran trescientos veinticinco soles. Con trescientos veinticinco soles pudo pagar una pensión por un mes para comer y dormir, tal como lo había conseguido de antemano Gertrude Hanks, la directora del Colegio Metodista de Lima quien a la vez de ser antigua correligionaria en el Norte era también una vieja amiga personal. Envió a alguien para que la reciba en el puerto y además la ayudó a establecerse, la preocupación primera de cada pionero; y al cabo de pocas semanas le había conseguido un trabajo. Sin importar que Eve le mencionase su nueva filiación religiosa porque la amistad era verdadera. Alguien ha dicho que los metodistas están entre los mejores ecuménicos y el autor agrega que Dios estaba ya trabajando.

Habiendo empezado a ubicarse, Eve continuó con el pequeño plan que llevaba trazado; ajustarse a una nueva forma de vida, hacer contactos y aprender el idioma, empero, no había llegado en el "Mejor" momento de la vida civil y religiosa de Lima. Era en realidad un momento de crisis y transición en la sociedad limeña. Diríamos que se estaban preparando las condiciones para la llegada de Eve a Lima. El día anterior a su arribo se había firmado un armisticio que daba fin al conflicto militar que estremecía la frontera norte. Se agitaba, semejante a todos los pueblos, la tempestad de la Segunda Guerra que sacudía al mundo y contagiaba acaso a las gentes con una sicosis belicista.

Como que, de una manera irónica, los sentimientos de guerra engendran los de paz y el nacionalismo hace aflorar las ansias de la universalidad, Lima vivía una sed de conocimiento de otros países cuya latitud las noticias de la Conflagración le alcanzaban continuamente y le despertaban la curiosidad a manera de una inusitada clase de geografía. Muchos se matriculaban en cursos de inglés, muchos jóvenes con el deseo de algún día salir a la gran República del Norte y realizarse en aquellos horizontes que una propaganda y motivación diaria los animaba. Recientemente se había formado el Instituto Cultural Peruano Norteamericano. Era la época de la naciente aviación comercial, del átomo, de la radio, del ventilar ideas tradicionales, del interés por otras nuevas como la paz mundial, la tolerancia religiosa, la unidad de las naciones, de la libertad y la democracia. Eran los tiempos de la angustia pendiente de lo que sucedía al otro lado del mundo, de un conflicto que sacudía y envolvía el globo, de su resolución incierta para muchos, de la furia incontenible de algo que los humanos nunca habían visto, ahora aturdidos. Eran años de cambio.

Una nueva Constitución Política ocho años atrás había consagrado límpida, digna y públicamente la libertad de culto (19, 20).

Eve pareció haber percibido pronto la atmósfera reinante pues desarrolló el método indirecto de enseñanza como su mejor camino. Tenemos la primera carta reporte de Eve fechada 5 de octubre de 1941 al Comité Interamericano, cuyos extractos nos permitimos reproducir:

Av. Máximo Abril 513

Lima, Perú

5 de Octubre de 1941

Querida Srta. True, Sra. French:

Hoy es domingo de mañana y pensé que sería buena idea poner al día la correspondencia. Arribamos a Lima el 3. Pienso que compensamos en algo el no haber estado tanto en diferentes puertos. Estuvimos en una parte de ese huaracán que barrió los mares del Caribe. Fuimos sacudidos algo, lo que nos lanzó de nuestras sillas al piso. Yo no sabía que estábamos en una huracán pues nadie me lo dijo. Sólo pensé que era una tempestad. De cualquier modo algunos estuvieron muy asustados y se marearon. Yo no lo estaba. (Quizás estaba demasiado aturdida para conocer el peligro). Algunos de nosotros nos reunimos en una cabina durante la tempestad y nos apretamos entre nosotros todo lo que pudimos. La religión fue traída a colación de manera que eso me dio una oportunidad para hablar de la Fe. Una mujer estuvo tan asustada durante la tempestad que juró no beber más....

Nuestra parada en Panamá fue corta....

Esta mañana vi al Presidente del Perú "Manuel Prado" viniendo en su carro de algún día especial en una de las iglesias. El anda completamente desprotegido.

Lima es una ciudad agradable y pues muy hermosa....

Necesito vuestras oraciones.

Eve Nicklin" (21)

Su primer empleo de profesora de inglés de los hijos de los socios del Country Club, cuyas madres habían acudido a Gertrude Hanks a fin de que les consiguiera una maestra adecuada, fue para Eve el canal de su primer encuentro directo con la espontaneidad y hospitalidad del limeño. Estaba feliz porque tenía las mañanas ocupadas y porque la enseñanza de niños y jóvenes era su tarea profesional y le gustaba.

La soledad de estar sin su familia, ni amistades, más la dificultad para comunicarse en castellano, fueron compensadas poco a poco con la familiaridad que iba adquieriendo y que dejaba traslucir a través de su carácter amoroso, dulce y afable.

En esos intentos por cumplir la misión espiritual que la había animado a venir, al caminar por las calles de Lima y entrar en los hogares, en su búsqueda de contactos, su mayor seguridad era la recitación de la Oración de las Dificultades del Báb.

Es de señalar que desde la visita de Martha Root, pasaron por Lima algunos maestros bahá'ís procedentes de Norte América como: Louis Mathew en 1935, Isabel Stebbins Dodge (1935-38), Stuart W. French y Nellie S. French (1936), Joel (May) Stebbins (1937).

Isabel Dodge había estado viviendo por un período de tiempo en las minas de Morococha, en el centro del país. Pero ella había dejado el Perú tres años antes de la venida de Eve, junto con su esposo un ingeniero de minas. Lo resaltante de su estadía lo leemos en una narración que ella misma se encargó de dejarnos.

"La primera reunión bahá'í en el Perú fue realizada en julio de 1937 en el hogar de la señora García Rosell en Lima. Francis Benedict Stewart, una bahá'í americana, se había encontrado con la señora García Rosell en una Conferencia de Mujeres en Buenos Aires y la información que ella había respondido al Mensaje de Bahá'u'lláh junto con su dirección, me había sido dada durante un viaje a los Estados Unidos en 1936.

Yo fuí al Perú en julio de 1935 con mi esposo, un geólogo minero, quien trabajaba en la Cerro de Pasco Copper Corporation. Vivíamos en un campo minero en Morocoha, Perú, que estaba situado a 14,000 pies de altura en los Andes, aproximadamente a 100 millas de Lima, la Capital del Perú. Durante mi primer año en Perú me escribía con la señorita Leonora Holesapple "Armstrong" entonces residente en Bahía, Brasil. Ella había hecho una traducción al castellano de "Bahá'u'lláh y la Nueva Era" del Dr. Esselmont y me envió una cantidad de copias en edición de bolsilibro, para usar en el trabajo de enseñanza. Estas arribaron por correo terrestre después de un viaje de varios meses por la ruta del Pichis a lomo de mula. Muchos volúmenes estaban bañados por manchas de agua.

En febrero de 1937, la Sra. Nelli French paró en Lima por un día en un viaje alrededor de Sudamérica. La señora French y yo visitamos la Biblioteca Nacional en ese tiempo y obsequiamos al bibliotecario una copia de "Bahá'u'lláh y la Nueva Era". También visitamos algunas de las oficinas de periódicos en Lima pero no pudimos procurar publicidad alguna para la Fe.

Cuando mi madre, May Stebbins (Sra. Joel), vino al Perú para una visita durante el verano de 1937, visitamos a la señora García Rosell y le solicitamos si podía preparar algún tipo de reunión para nosotros a fin de presentar la Fe Bahá'í. Ella dijo que estaría muy contenta de hacerlo porque ella conocía una cantidad de pensadores liberales en Lima¼ También, su hijo, un dentista, sabía inglés y podía ayudar a traducir para nosotros. En consecuencia, la reunión se realizó en el departamento de los Rosell con casi veinte personas asistentes. Mi madre dio una charla general sobre la Fe la cual fue traducida al castellano por el doctor García Rosell. Entonces yo hablé en castellano sobre la construcción del Templo en Wilmette y su simbolismo de la unidad de todas las religiones. La audiencia fue receptiva y distribuimos copias de "Bahá'u'lláh y la Nueva Era" a todos los que deseaban. En esa época no teníamos folletos en castellano.

Aproximadamente un mes después se realizó una reunión más pequeña en el hogar de los Rosell con mayormente gente nueva. A comienzos de octubre de 1938, mi esposo Theodore Dodge, no-bahá'í en ese tiempo, dio una charla sobre los principios bahá'ís en el hogar de los Rosell ante una cantidad de investigadores, muchos de ellos teósofos. El Mensaje fue dado también a otros individuos cuando tuvimos oportunidad de hacerlo durante nuestros tres anós de estadía en Perú"

"Fue difícil hacer algún seguimiento a la labor después de estas reuniones debido a que mi esposo y yo no vivíamos en Lima y "bajábamos" del campamento minero solamente en vacaciones. Mi madre y yo pasamos dos meses en Lima en una pensión durante el verano de 1937. Mi esposo dio su charla en octubre de 1938 justo antes de abordar su barco de retorno a los Estados Unidos al finalizar su contrato". (22)

A Eve le habían dicho antes de partir que en Lima vivía un bahá'í peruano Alberto Lovatón Mesa enrolado en 1941 en Nueva York pero sólo logró ubicarlo en 1945, como veremos en el próximo capítulo. Estando su país meta en tales condiciones se dedicó a hacerse de amigos y contactos con el fin de formar un centro permanente de creyentes en la capital, tal como era la meta del Plan del Guardián. Eve, sin embargo, oraba fervientemente, para que no sea solamente un grupo sino una Asamblea Espiritual Local la que se forme.

Shoghi Effendi, para ese Plan de Siete Años, había escrito que la "audacia" de las mujeres bahá'ís, alabada por 'Abdu'l-Bahá, debía "en el transcurso del tiempo y a lo ancho y largo de los vastos territorios vírgenes de la América Latina, ser demostrada más convincentemente y ganar para la amada Causa victorias más conmovedoras que cualquiera hasta ahora ganadas". (23)

Eve asimiló el entusiasmo de las palabras de Shoghi Effendi y la figura de su Guardián fue la motivación primordial de su trabajo como pionera residente; indudablemente ella amó mucho al Guardián y recibió un número de cartas de él, a medida que le informaba continuamente de su labor; recibió su guía amorosa, aunque nunca estuvo en su presencia. Ella comentaba en una carta en cierta época: "... cuán querido es él a todos nosotros. Cuánto hemos aprendido a amarle! El ha sido nuestra guía personal a través de todos estos años en sudamérica. Cuán preciosas son todas sus cartas!". (24)

"No fue sino hasta que el verano terminó "1942"", nos relata Eve de sus primeros meses en Lima, "que vino la oportunidad para enseñar inglés en una escuela, y luego para enseñar el mismo curso a las enfermeras en uno de los más grandes hospitales de Lima.

Las escuelas y hospitales no ofrecen mucha oportunidad para hablar de la Fe Bahá'í, pero los alumnos me han preguntado de mi religión y yo he hecho una delcaración simple. Una vez yo dí unas palabras de 'Abdu'l-Bahá para trabajo de memorización -aquellas palabras con un mensaje universal "La luz es buena en cualquier lámpara que brille, una rosa es hermosa en cualquier jardín que floresca, una estrella es radiante sea que brille del este o del oeste". A medida que conversábamos sobre estas palabras y sus significados, las muchachas parecían captar su significado interior y expresaron su deseo de aprenderlas.

De hecho, yo me habia reunido con mi colega maestro y las madres y padres de mi grupo de kindergarten. En cada momento uno es consciente de usar el arte de dirigir una conversación a canales que puedan guiar a la gente a preguntar sobre la Fe. A un educador, uno tiene la oportunidad de hablar de los principios de educación universal de Bahá'u'lláh, a un artista, la belleza de la Casa Universal de Adoración, a aquellos que se sienten atormentados por el prejuicio racial, la unidad de la humanidad y al refugiado la esperanza que la justicia se ha manifestado sobre la tierra.....

Tan pronto como mis clases de invierno terminaron, me solicitaron enseñar inglés en el Instituto Cultural. Los miembros son compuestos por una sección sólida y mezclada de gente trabajadora- de correos, empleados, vendedores, oficinistas y hombres de negocios. En uno de los cursos avanzados hemos estado discutiendo planes para un mundo reorganizado y leyendo extractos de revistas principales, incluyendo nuestro propio Orden Mundial. Estamos siguiendo nuestras discusiones a través de distintos períodos de clase. Hasta aquí el consenso general de opinión es que debemos trabajar por una paz duradera.

Cuando un maestro viajero, Philip Sprague, vino a Lima "23 de octubre de 1942", tuvimos una reunión en el Hotel Bolivar y 19 amigos estuvieron presentes. Luego, aquellos especialmente interesados vinieron por invitación. En la mesa habían norteamericanos con nombres peruanos y peruanos con nombres norteamericanos. Luego de una charla informal, se leyeron selecciones de libros bahá'ís. Los invitados hablaron de la belleza de los Escritos Bahá'ís y pidieron libros que ellos mismos podrían leer. Hubo otros tees. Esta manera íntima y natural de dar el mensaje parece llamar la atención de los sudamericanos." (25)

En una carta fechada 31 de octubre de 1942 ella informa:

"Bien, por fin hay un poco de luz bahá'í brillando a través de las oscuras nubes de Lima. Yo siento que la visita de Philip fue programada en el tiempo correcto. Fue realmente por mi última mudanza que hizo que me encontrara a cierta mujer que nos ayudó bastante. (Ella es quien le dijo sobre el préstamo de unos libros y quien había vivido por un tiempo en los Estados). Ella es la suegra de la mujer con quien yo vivo. Bien, a fin de conseguir un poco de gente junta para que se reuna con Philip, yo recordé a esta mujer y le invité al té al Bolívar para que le conozca allí primero. Entonces ella nos invitó a un paseo el domingo. En ese tiempo fue fácil sugerir estar unos pocos juntos para estar con Philip y escucharlo. La respuesta fue maravillosa. Otro día, mi amiga y alumna, la artista, invitó a Philip y a mí a un té, e invitó a un amigo -un hombre que habla muy bien el inglés y ha viajado a través del mundo. Invitamos a ellos a nuestra reunión. Este hombre también llevó a Philip por la ciudad y él tuvo la oportunidad de dar el mensaje aunque él (el amigo) no podría ir a la reunión esa noche. Llevé conmigo a Philip a mi clase al hospital a fin de encontrar a esta profesora amiga mía que tengo allí. Invitamos a ella y a su hermano a la reunión. Philip también hizo otro contacto con un hombre de negocios aquí. El jueves tuvimos una reunión en el hotel y dieciseis personas estuvieron presentes allí. Hubo varios especialmente interesados. Estoy ofreciendo un té la semana entrante, y estoy invitando a aquellos que deseen escuchar más.....

Estoy muy entusiasmada por la respuesta dada a la visita de Philip. Era justo lo que se necesitaba -porque yo podría decir que tuve un amigo que yo deseaba que ellos conoscan y escuchen, y Philip tiene una manera propia para conquistarlos. El piensa que yo debería conseguir habitaciones en Lima....". (26)

La razón de aquella sugerencia de Philip, es que Eve desde octubre-setiembre de 1942 había estado viviendo en Grimaldo del Solar 119 -Miraflores-. Sus anteriores direcciones en la capital fueron: Conquistadores 785 -San Isidro- en otoño de 1942, Av. Arequipa 951-5 -Miraflores- noviembre-diciembre de 1941, y Máximo Abril 513, a su llegada.

Encontramos que Eve y Philip escriben al Guardián y en respuesta con fecha 22 de febrero de 1943 llega la siguiente contestación:

"Querida hermana bahá'í,

Vuestra carta del 24 de octubre ha sido justo recibida, junto con la de Philip, y el Guardián me ha instruído responder en su nombre.

El estuvo muy feliz de escuchar que usted está ahora bien establecida en Perú y pronto será capaz de confirmar algunos de los peruanos en la Fe, y de esta manera empezar allí un activo y devoto núcleo en la Causa de Dios.

Puede estar segura que el Guardián ofrecerá sus ardientes y amorosas oraciones en vuestro nombre en los Santuarios Sagrados, para que almas sinceras y devotas puedan ser guiadas hacia usted a aceptar el Mensaje Divino.

El estará complacido en escuchar de usted y de su trabajo allí y de quellos con quienes se contacte.

Con amor bahá'í

R. Rabbani

(En puño y letra del Guardián)

Querida y cara colaboradora:

Aprecio profundamente sus elevados esfuerzos y el espíritu que tan admirablemente le anima en el servicio de nuestra amada Fe. Usted está a menudo en mis pensamientos y oraciones así como su labor en esa lejana tierra. Persevere en vuestra gloriosa tarea y esté segura, que nuestro Amado le recompensará abundantemente por sus servicios meritorios.

Vuestro verdadero y agradecido hermano,

Shoghi".(27)

Las siguientes visitas fueron las de: Ettamew Laerence el 19 de abril de 1943, la de Flora Hottes el 7 de diciembre de 1942 y la de Mary Barton de paso en agosto. Flora venía de La Paz, Bolivia, en donde residía como pionera. Su propósito era tomar unas vacaciones y de paso ayudar a Eve, y se quedó en Lima hasta el mes siguiente. El 10 del mes de diciembre llegó también a Lima Mary Barton. Eve habla de una bahá'í norteamericana, María Atwater, que llega a Lima y que las cuatro pasan su "navidad bahá'í".

Flora Hottes regresa otra vez a Lima en diciembre de 1943 por un mes.

En la primavera de 1943, Eve se trasladó de Miraflores al centro de Lima, a un apartamento en la Av. La Colmena No. 323, Dpto. 405 -Edificio Raffo-. La gran mayoría de creyentes peruanos que siguieron se confirmaron en este apartamento ubicado en este eficio de cierta exclusiva categoría social, al cual Eve Nicklin le dió mucho calor e informalidad. Fue lo que ella llamó el primer "Centro Bahá'í" del Perú, algo que ella siempre desde que vino había soñado, independiente, un lugar para reuniones hogareñas, adornado con alfombras y artesanías peruanas.

Como Flora Hottes quería estar cerca al departamento de Eve y deseaba estar en una casa-pensión, Eve recordó haber sabido de una pensión por los alrededores de manera que tratando de recordar lo que vagamente se acordaba dijo: "Bien, volteemos por esa calle si hay una pensión cerca". Así lo hizo y guiada por Bahá'u'lláh acertó en la primera casa que preguntó (Chancay 815).

El señor Alfredo Barreda abrió la puerta y manifestó a Eve que había una habitación vacante. Flora Hottes fue a vivir allí por ese mes. Otros maestros viajeros que vinieron se alojaron también allí y en adelante la casa fue llamada "la pensión de los bahá'ís. Estos visitantes durante su estadía con este matrimonio hablaban y enseñaban la Fe. Los Barreda no tenían hijos. Alfredo trabajaba en la Caja de Consignaciones e Isabel atendía la pensión.

En el primer Libro de Registros del Perú encontramos que la primera bahá'í en el Perú fue justamente María Isabel Tirado de Barreda el 7 de febrero de 1944 y luego su esposo el señor Alfredo Barreda Coronel Zegarra el 2 de marzo de 1944. Evidentemente Eve debió haberse sentido muy feliz y bendecida, con estos primeros creyentes que le daban mayor confirmación para lograr el siguiente mes la Asamblea Espiritual de Lima.

Deben haber sido esos los tiempos cuando ya estaba compenetrada en la idiosincracia limeña y era amiga de muchas personas. En una carta a su amiga Amelia le habla de la vida diaria que llevaba: "La vida está siendo más interesante. Tengo ahora aquí una compañera norteamericana quien tiene un departamento a pocas cuadras del mío e intercambiamos almuerzos muchas veces. El gobierno la invitó a enseñar en el ICPNA donde yo enseño también. Bien, hay otra maestra allí, una inglesa casada con un peruano quien me gusta más. Llegamos a ser grandes amigas. Fui invitada a una fiesta peruana el sábado. El cumpleaños de mi amiga peruana Victoria... Yo bailé con su enamorado, pero ay! yo me perdía bailando cuando era joven y es difícil coneguir el ritmo ahora. Me gustaría tanto! Cuando bailamos en el Instituto los estudiantes quieren bailar conmigo. Hay aquí excelentes bailarines. Estoy esperando que pronto dos bahá'ís vengan a ayudarme. Hay cantidades de semillas sembradas, pero es un poco difícil hacerlas brotar en los países sudamericanos. Es el centenario aniversario 1944. Un gran tiempo en el templo este año. Hoy es feriado y yo con mis dos amigas estamos yendo a hacer algunas cosas por los Boy Scouts.....". (28)

¡Indudablemente, que ahora la estaba pasando muy bien en Lima!.

Y se había ganado ya por entonces el afecto de sus alumnos pues al regresar a su casa ellos le acompañaban hasta la puerta y ella les invitaba a pasar y tomar un té y les hablaba de la venida de Bahá'u'lláh, primero discretamente y luego muy abiertamente, a la par que seguía ayudándoles en el inglés. Su carácter amigable, su carisma, eran un imán de atracción para las almas puras, especialmente para los jóvenes. Fue en el ambiente acogedor de aquel departamento en donde se prepararon las condiciones para el establecimiento de la primera Asamblea de Lima.

Pocos días antes de navidad llega a Lima John Stearn procedente de Quito. El era el primer pionero norteamericano en el Ecuador a donde había llegado en 1940. Debido a que se encontraba muy enfermo y requería de un tratamiento médico especial se quedaba en Lima. Se internó en el Instituto de Radio Terapia. No obstante el dolor agobiante que padecía, John empezó a ayudar a Eve y también a hacer negocios. Con algunos con quienes se contactó fue con Raymond (Ray) Betts y Reginald Reindorp, ambos norteamericanos. El primero de ellos era gerente de la cadena de restaurantes de la CREAM RICA de Lima y quien sabía y apreciaba mucho la Fe gracias a la intervención de Eve y Flora Hottes, pero quien por alguna razón no se decidía a dar el gran paso. John y Ray se hicieron socios.

Cuenta Eve: "Pero a mi me parecía que Ray quería escuchar el punto de vista de un hombre. Entonces, cuando John Stearn llegó y se hospitalizó para someterse a un tratamiento de radio terapia, tratamos de ponerlos en contacto, John se recuperó y pronto los dos amigos se fueron un fin de semana a los Baños de Churín en Ica en donde Ray se confirmó en la Fe. Al regreso se hizo bahá'í...". (29) El ingreso de Ray a la Causa está registrado el 20 de abril de 1944. Su esposa Irma se declaró bahá'í en 1946 en los Estados Unidos.

Virginia Orbinson, de quien hablaremos más adelante, nos ha dejado una breve descripción de Reginald y de lo que inmediatamente hizo por su nueva Fe. "El 9 de abril sucedieron dos cosas de importancia. Por primera vez en el Perú, el Sagrado Nombre de Bahá'u'lláh fue pronunciado en el aire. Fue una charla sobre el Día del Panamericanismo, en una serie de charlas sobre los problemas del correo en la guerra planeadas por el Coordinador de la oficina. El título de la charla fue "Perspectivas de la Solidaridad Panamericana". El charlista fue Reginald Carl Reindorp (Carl). ...El escribió la charla dando la historia del Panamericanismo, luego desarrolló el tema de la unidad continental, mencionando las cuatro libertades y su importancia, terminando con una larga cita de "El Destino de América" por Shoghi Effendi, y un pasaje de los escritos de Bahá'u'lláh y nombrándose como el portador del impulso por el cual estos ideales fueron originados. Fue trasmitido a las 9 de la noche el 9 de abril. La estación fue Racio Nacional (estación oficial) del Perú. El anunciador y su hermano, el Dr. Reindorp y yo fuimos los únicos presentes. Muchos de nuestros amigos escucharon, algunos con mucha sorpresa y muchos estaban impresionados. La dirección será publicada en el periódico principal de Lima..... Esa misma noche el charlista, Reginald Carl Reindorp, se unió a este pequeño grupo de creyentes en los grandes principios de Bahá'u'lláh que despierta al mundo. Como dijo antes, él es una persona de extraordinaria percepción y preparación para el trabajo el cual, él sabe, es su destino el realizarlo. El va a vivir en el Perú por lo menos un año y quizás más. Su misión aquí es de educación y de mucha importancia desde todo punto de vista. El acababa de viajar a la parte norte del Perú, visitando las escuelas normales de las cuales él es su director de Lenguas Vivas. Eventualmente visitará el país entero en esta capacidad. El es norteamericano, habla el castellano tan bien como el inglés, teniendo su Ph.D. en educación".(30).

Reginald Reindorp (1907-1988) había estado anteriormente asociado a la masonería como lo menciona en su autobiografía. El llego a ser un prolífico escritor sobre temas latinomaericanos. Aparentemente, Reginald no tuvo contactos con las comunidades bahá’ís en Latinoamerica por donde viajó extensamente desarrollando programas de ensenanza en inglés, o en Estados Unidos donde eventualmente se establecio y murio. Ningun registro de él se ha encontrado tampoco en los archivos de la Asamblea Espiritual Nacional de los Bahá’ís de Estados Unidos respecto a su asociación con la comunidad bahá’í de ese país. Es interesante notar que un una página de la Internet (http:///www.unity9.com/seers/a_indian/mayan.htm) establecida por bahá’ís se hace mencion a unas profecías de los mayas y los aztecas sobre un gran Dia de Dios, y se hace mención específica que las profecías vienen de un libro escrito por un “non-bahá’í” Reginald Reindorp en su libro “Codex Perez and the Book of Chilam Balam of Mani"f Michoac-An”. El presente author escribió eventualmente a ese grupo de bahá’ís para rectificar la información pues nunca, hasta lo que se sabe, Reginald renunció a su membresía bahá’í. En dicha autobiografia no se encuentra además ninguna mencion de la comunidad bahá’í de Lima.

Pero no nos adelantemos en esta historia tan intersante y regresemos un poquito atrás al cumpleaños de Eve en aquel año verdaderamente memorable. Y no solamente porque Eve cumplía cuarenta y nueve anós sino porque arribaba también Virginia Orbinson, maestra viajera norteamericana quien estaba de gira por Sudamérica. Ella se quedó en Lima siete meses y su estancia probó ser de valiosa asistencia para los esfuerzos de Eve. Recuerda Eve: "Hacíamos juntas muy bien las cosas". "Por este tiempo había conseguido un trabajo para enseñar en la primera Escuela de Verano para profesores de Inglés en Perú -enseñando literatura americana. Esto me empujó a contactarme con 100 o más profesores y profesoras peruanas. Debido a que la materia que enseñaba era literatura y trabajos bibliotecarios, fue fácil presentar a Virginia como charlista invitada a mis clases. Su experiencia como bibliotecaria de investigación para la Paramount Pictures, Hollywood, la ponía en buena posición. Habló sobre la biblioteca de investigación terminando con una nota bahá'í en su charla. Invité a todos los que desearan a venir a mi apartamento a escuchar más, insinuando que había otras cosas más interesantes que escuchar. Fue el comienzo de un tiempo muy ocupado. Se llevaron a cabo charlas, tees, y enseñanza, casi cada tarde fue pasada de esta manera, Virginia y yo pasamos "los mejores momentos de nuestra vida" debido a que la gran oportunidad para dar la Fe Bahá'í al Perú. Estos maestros no sólo eran de Lima sino de provincias también". (31) "Invité a más de cien de mis contactos", es otra remembranza de Eve, "Una noche yo preparaba el té repitiendo el Más Grande Nombre mientras ella daba una excelente charla". (32)

También conocemos que Eve planeaba ir a Arequipa a fines de marzo por pocos días para unas pequeñas vacaciones, pero no podemos precisar si efectivamente las tuvo.

La visita de Virginia podemos considerarla como la fuerza que se necesitaba para hacer efectivo los otros pasos hacia una celebración única del Ridván de 1944 con el establecimiento de la Asamblea Espiritual de Lima, la primera del Perú, y la iniciación del Orden Administrativo de Bahá'u'lláh en su suelo.

El 14 de abril ingresa Luz Sáenz, profesora de inglés del ICPNA, Ricardo Calderón Palma, un joven alumno de Eve y trabajador del New York Bank, y Manuel Ortiz. Luego Georgina Bouverie, otra profesora.

En consecuencia, la meta del Plan del Guardián de levantar un centro de creyentes en Lima, fue sobrepasada, pues para el 20 de abril de 1944, se produjo el gran evento.

El 19 de abril Eve informa al Comité Internacional que Flora Hottes le había informado que una peruana Alicia Bustamante (de la Paz, Bolivia) habia firmado su enrolamiento y que pensaba venir antes del año a Lima.

La Asamblea quedó constituída así:

- Isabel de Barreda

- Raymond Betts -Coordinador-

- Georgina Bouverie

- Ricardo Calderón Palma -Tesorero-

- Manuel Ortiz Lambert

- Reginald Reindorp -Secretario-

- Luz Sáenz de Sáenz

- John Stearn

- Eve Nicklin

La probable razón por la que Alfredo Barreda no integró la Asamblea fue de que posiblemente hubo una elección.

La pionera estaba muy feliz, tanto que le escribe rápidamente a Shoghi Effendi. El triunfo y el trofeo eran suyos. El premio fue sin duda la siguiente contestación.

"Haifa, 29 de mayo de 1944

Querida amiga bahá'í,

Su carta del 23 de abril llegó al Guardián, y las noticias que le envió de la difusión de la Amada Fe le trajeron gran gozo.

La formación de una Asamblea en Perú fue verdaderamente una gran victoria, y se agregó otro precioso eslabón a la gran cadena de centros bahá'ís en Centro y Sudamérica.

El está tan feliz del trabajo consumado por los valientes pioneros -¡usted misma incluida en esa categoría!- y tan orgulloso del récord de los logros de los creyentes americanos: ¡Una asamblea en cada provincia y estado de Norte América y un centro en cada república latina y así muchas asambleas espirituales en los centros!.

Por favor, envíe a los queridos creyentes peruanos sus amorosos saludos y él les asegura sus oraciones para la consolidación del trabajo de ellos allí par ala Santa Fe.

El orará especialmente por usted en los Santuarios, y profundamente aprecia todo lo que usted ha hecho por la Causa en estos últimos años en Perú.

Con cálido amor bahá'í,

R. Rabbani

(En puño y letra del Guardián)

Querida y cara colaboradora:

Su constancia, su devoción, sus históricos servicios son cosas que yo gratamente valoro. Fervientemente oraré por que el Amado pueda bendecir sus esfuerzos, guiar sus pasos, contentar su corazón y cumplir su más querido deseo en Su servicio.

Persevere en sus elevados esfuerzos, y esté segura, y sea feliz,

Su verdadero y agradecido hermano,

Shoghi" (33)


Nota: (a)

Eve trató repetidas veces de hacer contacto con la Sra. Garcia Rosell, pero solo logró encontrarse con ella en una oportunidad, reunión que resultó infructuosa pues la Sra. Garcia no hablaba ingles y Eve no entendia castellano.

Referencias

19. "Libertad Religiosa en América Latina?" por Jorge P. Howard. Imprenta Metodista, Buenos Aires, 1945.

20. Idem

21. Carta de Eve Nicklin al Comité Interamericano. (05.10.41)

22. "Early Bahá'í Activity in Perú" por Isabelle Dodge.

23. "El Advenimiento de la Justicia Divina" por Shoghi Effendi. Pag. 102. EBILA, 1972

24. Carta de Eve Nicklin a Amelia Buxton. (16.01.52)

25. Libro de Registros de la Asamblea Espiritual Local de Lima.

26. Carta de Eve Nicklin al Comité Interamericano. (31.10.42)

27. Shoghi Effendi, por medio de su secretaria. (22.02.43)

28. Carta de Eve Nicklin a Amelia Buxton. (12.10.43)

29. "Carta a un Pionero" No. 5, por Mario León.

30. Virgina Orbenson al Comité Interamericano. (12.04.44)

31. Libro de Registros de la Asamblea Espiritual Local de Lima

32. "Carta a un Pionero" No. 4, por Mario León.

33. Shoghi Effendi, por medio de su secretaria. (29.05.44)

V

La Comunidad Bahá'í de Lima (I Parte, 1944-1951)

"¡Perú!

¡Tierra del Perú!

¿Qué habré

de recordar más de ti

cuando esté lejos?

¿Será quizás en los Altos Andes,

las arenas del desierto,

la espesura de la selva

o un patio fresco oculto

tras un muro de jardín?

Pero yo pienso,

de otro lado,

Lo que recordaré

más que todas las cosas

las palabras amistosas

tu gente diciendo

“¡Su país, amiga mía!"

Que asegura a mi corazón

una bienvenida a tu tierra"

Al Club de la Amistad Universal

28 de julio de 1945

Eve Nicklin

En tanto que una de las "triples tareas" (a) del Primer Plan de Siete Años del amado Guardián lanzado en el Ridván de 1937 era crear un centro y permanente en cada república latinoamericana, "para cuyo ingreso a la fraternidad de Bahá'u'lláh había sido formulado primordialmente el Plan", en el Segundo Plan de Siete Años iniciado en 1946 -luego de una "tregua" de dos años- uno de sus cuatro objetivos (b) contemplaba la formación de tres asambleas espirituales nuevas, una en Canadá, otra en Centro América y la siguiente en Sudamérica.

La evolución de la Causa de Bahá'u'lláh hasta 1944 en tierras latinoamericanas había tenido un extraordinario impulso desde el lanzamiento mismo del Plan, merced al apoyo principal de los creyentes norteamericanos, quienes asumieron seriamente la responsabilidad que 'Abdu'l-Bahá les había confiado en las Tablas del Plan Divino para la conquista espiritual de la Tierra. Shoghi Effendi había dicho que en este establecimiento del Reino de Dios sobre la tierra, los creyentes norteamericanos eran los Ejecutores del Plan Divino, los canadienses sus aliados y los latinos sus asociados.

Para 1940, por ejemplo, solamente había dos repúblicas latinoamericanas que requerían de pioneros. Shoghi Effendi señaló que la campaña de enseñanza en Latinoamérica era "uno de los capítulos más gloriosos en la historia internacional de la Fe". (34) En 1944 podían contarse hasta 57 centros y 15 las asambleas espirituales locales que se habían establecido en un período muy corto tras la ascención de 'Abdu'l-Bahá -prácticamente veintitres años-. Estas nacientes comunidades fueron cultivadas amorosamente por los pioneros residentes y maestros viajeros procedentes de Norte América. Venían madurando aceleradamente en la administración bahá'í, realizándose así éstas en el mundo bahá'í. Todas bajo el cuidado del amado Guardián, a través de la Asamblea de los Estados Unidos y el Canadá, y su brazo ejecutivo, el Comité Interamericano de Enseñanza, o también bajo su guía directa mediante una correspondencia directa con estos centros y creyentes.

Tan excepcional había sido este crecimiento que Shoghi Effendi se sintió movido a afirmar algunos años después de aquel Centenario de la Declaración del Báb (1944) que "ninguna comunidad desde el comienzo de la Fe de Bahá'u'lláh, de una centuria de edad, ni aun la comunidad del Mas Grande Nombre en Norte América, puede jactarse de una evolución tan rápida, una consolidación tan firme, una multiplicación de centros bahá'ís, como las que han marcado el nacimiento y surgimiento de la comunidad de Sus creyentes en América Latina". (35)

Shoghi Effendi calificó a los creyentes latinos como los "....miembros ardientes, firmes, de corazón cálido y de mente espiritual....", "....este más joven, este dinámico y altamente prometedor miembro de la comunidad bahá'í." (36) Y les pidió que recuerden y reflexionen sobre el Mensaje que Bahá'u'lláh había dirigido a los presidentes de sus países, junto a todos los gobernantes del continente americano, contenido en el Kitáb-i-Aqdas (El Libro Más Sagrado), en donde la Más Grande Manifestación les aconseja "Adornar el templo del dominio con el ornamento de la justicia y del temor a Dios, y su cabeza con la corona del recuerdo de vuestro Señor" y "...Atad a los quebrandatos con las manos de la justicia y aplastad al opresor que florece con la vara de los mandamientos de vuestro Señor, el Ordenador, el Omnisciente". (37)

No fue entonces sino porque la Providencia dispensó un gran destino al mundo latinoamericano que este acrecentamiento fue únido e impetuoso desde un primer momento.

Antes de la fecha del Centenario y también la del fin del Plan de Siete Años, cuya celebración iba a tener lugar con ribetes de gran solemnidad y publicidad en el auditórium del Templo de Wilmette el 24 de mayo de 1944 - ya se habían formado las asambleas espirituales locales en Ciudad de Méjico y Puebla (Méjico), en Buenos Aires (Argentina), en la ciudad de Guatemala (Guatemala), en Santiago (Chile), en Montevideo (Uruguay), en Quito (Ecuador), en Bogotá (Colombia), en Lima (Perú), en Asunción (Paraguay), en Tegucigalpa (Honduras), en San Salvador (El Salvador), en San José y Punta Arenas (Costa Rica), en la Habana (Cuba), y en Port-au-Prince (Haití).

En la Convención Continental Panamericana, iban a estar representados los delegados elegidos de los Estados Unidos y un delegado de cada uno de los veinte países latinoamericanos. A esta reunión debería asistir la señora Isabel Tirado de Barreda quien fuera elegida representante del Perú por la comunidad de Lima cinco meses atrás, pero debido a que "en vista de las dificultades que surgen al viajar hoy día y que ella no habla inglés", declinó viajar. La Asamblea Local de Lima elige en su reemplazo a la señora Luz Sáenz. Sin embargo, se desconoce la razón por la que no viajó. (38)

La primera reunión de la Asamblea de Lima fue el 25 de abril de 1944 y su Fiesta de Diecinueve Días tres días más tarde. De allí para delante, es necesario anotar, para ese año, las Fiestas de Diecinueve Días fueron observadas regularmente así como Los Días Sagrados Bahá'ís; en ambos casos, salvo mínimas excepciones. Asímismo es necesario anotar que reciben un cable de Shoghi Effendi felicitándolos por la formación de la Asamblea Espiritual Local.

La histórica ocasión del Centenario de la Fe, dio marco a una exitosa actividad pública en el hogar de los Barreda. Los creyentes se reunieron e invitaron a sus amistades para un momento de regocijo y proclamación. Hubo cuarenta personas. La reunión fue el 22 de mayo a las 6:30 de la tarde. El programa consistió:

1. Sr. Raymond Betts, Presidente. "En ese tiempo se llamaba así al Coordinador"

La bienvenida e introducción de la Srta. Eve Nicklin.

2. Srta. Eve Nicklin, pionera en residencia.

El propósito de la celebración. Traducción hecha por el Sr. Dr. Luis Fernández Briceño.

3. Sr. Alfredo Barreda.

Lectura de los cables recibidos de los Bahá'ís de la Asamblea Espiritual Nacional de los Estados Unidos y el Canadá, y de los Bahá'ís de La Paz.

4. Sr. Reginald C. Reindorp

El significado del Centenario.

5. Sr. Raymond Betts

Historia de la Declaración del Báb.

6. Sr. Ricardo Calderón Palma

Historia de 'Abdu'l-Bahá.

7. Sr. Alejandro Franco Lazo

La importancia de la Fe Bahá'í para el Perú y para la juventud.

8. Sra. Isabel de Barreda.

La lectura de su mensaje como delegado a la Convención de Wilmette.

9. Srta. Virginia Orbinson, Maestra viajante por la S.A.

10. Sra. Luz Sáenz de Sáenz.

Oración por todas las naciones.

Después de los "discursos" se sirvieron refrescos. Fue una reunión de unidad en que tuvieron su primera experiencia en dar una charla sobre la Fe.

El 16 de mayo, días antes, Alejandro Franco, un joven entuasiasta que trabajaba en la Armada, ingresó a la Fe. Debido a que Manuel Ortiz retiró su nombre de la Asamblea, El tomó su lugar (11-7-44). El fue quien sugirió hacer reuniones hogareñás informales en el edificio Raffo a la que les pusieron de nombre "Noches de Amistad Universal". La Asamblea había formado en junio el Comité de Juventud y había nombrado a Alejandro Franco su director. A la idea y a la participación que tuvieron las reuniones le siguó la concepción de un pequeño club también en donde viniesen amigos interesados en conversar en inglés y temas de actualidad como la fraternidad, el internacionalismo, la necesidad de aprender idiomas, la necesidad de viajar en tanto el mundo se reducía, un gobierno mundial, la abolición de prejuicios, etc. El propósito del club fue atraer contactos y jóvenes a las reuniones sin presentarles la Fe directamente. Hicieron deporte, teatro, paseos, confraternidad, etc. y este club de la juventud tuvo un marcado éxito.

Las primeras charlas fueron sobre "los inventos en los pasados cien años", y el por qué de este nuevo impulso del mundo. Inicialmente llamaron al club el "Little Friendchip Club" (El pequeño Club de la Amistad) y luego fue el "Universal Frienship Club" (El Club de la Amistad Universal), (octubre 1944) bien organizado, y que hasta en un momento tuvo papel membretado. Las reuniones fueron los miércoles en la noche mientras que los sábados por la tarde eran las reuniones bahá'ís propiamente.

De acuerdo a Eve, en ese año de 1944, cerca de seis jóvenes de este club llegaron a ser bahá'ís. Esta actividad tan sugestiva fue cuidadosamente orientada por Eve y allí muchos jóvenes encontraron un ambiente de libertad de pensamiento y de informalidad que fue el camino para que una gran parte conociese y reconociese la revolución espiritual que traía la Fe.

John Stearn, por su parte, recuperado de su tratamiento, y de haber estado varias veces internado en el hospital y sometido a duros tratamientos de radio, se había establecido en Miraflores donde tenía clases bahá'ís los domingos por la tarde.

Entre junio y julio, Ray Betts sale por unos meses a Estados Unidos por negocios dejando a su esposa Irma en Lima específicamente, en una casa en las afueras de Lima a veinte minutos del centro. Irma y Eve entonces estarían siempre al cuidado de John Stearn. Irma por ese tiempo estudiaba la Causa.

Igualmente por esa fecha viaja la señora Isabel de Barreda a la Conferencia que iba a ser realizada en Wilmette -también por motivo del Centenario-, del 9 al 16 de julio. A esta conferencia asistieron representantes de Argentina, Honduras, Paraguay, El Salvador y Perú y fue razón de una intensa consulta entre los delegados y la Asamblea de Norte América para seguir desarrollando de manera mayor y mejor el trabajo de enseñanza en Latinoamérica. A esta conferencia también asistió Ray Betts.

El delegado chileno Esteban Canales visitó Lima en Julio.

Las actas de la Asamblea nos dicen que la señora Barreda informó a su regreso las impresiones que tuvo:

"Ser Bahá'í, es ser hermano para todos como fue demostrado por el cariño con que fueron recibidos los delegados al llegar a Chicago y al Templo. Hubo cenas y comidas; oyeron la voz de 'Abdu'l-Bahá por la radio, vieron una película en la cual salió 'Abdu'l-Bahá siempre rodeado de criaturas.

Luego hubo una reunión con la Asamblea Nacional para la discusión de asuntos de los delegados. Se hablaba de establecer un centro de Panamá y otro en Buenos Aires para la extensión de la Fe Bahá'í. Cada delegado recibió como obsequio una fotografía de 'Abdu'l-Bahá. Al emprender el viaje de regreso fueron despedidos con mucho cariño y mucha atención. Todos los Bahá'ís de allá mandaron saludos cariñosos y recuerdos.

El Templo es hermosísimo, con muchas decoraciones. Vieron la piedra angular con mucha emoción en un capillete donde se va a orar.

La importancia de la Convención fue la de saber y reconocer allá los problemas que tenemos que afrontar en Suramérica y que se conociesen los delegados de los distintos países y que se empapasen de la atmósfera y de la manera de conducir los negocios que existen allá. La Asamblea Nacional de EE.UU. estaba satisfecha con los informes que llevó la Sra. Barreda y van a estudiar los problemas de todos para después determinar sus resoluciones y mandar informes a las varias comunidades por correo. Cada delegado leyó su informe y se veía que todos tenían sus problemas.

La Asamblea Nacional de EE.UU. va a mandar informes sobre la Fe y la Causa y sus propósitos y fines a todos los consulados y embajadas de EE.UU. para que faciliten las gestiones de los Bahá'ís en cualquier momento y lugar. Cada delegado tuvo ocasión de hablar a solas con la Asamblea Nacional y con el Secretario, el Presidente y las Sras. de Baker y de True. Hicieron preguntas sobre cómo se había formado la Asamblea, cuántos miembros había, etc. En esta ocasión fue que el delegado se leía su lista.

La Sra. Barreda trajo consigo copias en castellano de varios discursos dictados en la Convención que pueden leer en la próxima fiesta por no tenerlos consigo en este momento.

La Asamblea Nacional de EE.UU. tiene mucho interés en la formación de Asambleas Nacionales en los países latinoamericanos y alguien hizo la sugestión que pudiera haber una Convención en Suramérica en el porvenir"....

El acta de la Asamblea de fecha primero de agosto de 1944 cierra así:

"Entonces se leyó una oración por John Stearn que está para operarse en el hospital. La Srta. Nicklin leyó otra oración y también la oración por el Guardián..."(39)

La oración por el Guardián era una que llegó a ser infaltable en las reuniones de las asambleas de aquellos tiempos. Dice así:

"Que el Bienamado acuerde a nuestro Guardián Shoghi Effendi, toda la fuerza y el vigor que le hará proseguir durante un período largo y continuo de trabajo arduo, el triunfo rápido de la Causa de Bahá'u'lláh". (40)

El 7 de julio de ese año se registran los ingresos de Graciela Peirano de Sotero y Emilio Paulsen Vélez. El 4 de noviembre de Demetrio Taboada y de Román Sáenz, esposo de Luz Sáenz. La comunidad limeña iba creciendo y el círculo de simpatizantes iba también en aumento.

En julio es elegido a la Asamblea Alejandro Franco y en agosto se elige a la Sra. Graciela Peirano de Sotero en reemplazo de Ricardo Calderón quien anuncia su renuncia por viaje a EE.UU. Al ir a dicho país, Ricardo Calderón continuó activo en la Causa.

"El simple hecho de oir el nombre de Bahá'u'lláh en labios de la gente, era motivo de mucha alegría para mí", comento Eve Nicklin alguna vez; "Y más tarde, cuando la gente exhibía la foto de 'Abdu'l-Bahá o el Más Grande Nombre, la emoción era indescriptible.... Yo decía ¡Gracias a ti Bahá'u'lláh, la Fe está establecida en Perú!".(41)

Fue asímismo en ese mes que la condición de John Stearn se empeoró. A comienzos de agosto fue operado pero su estado fue agravándose hasta que se produce su deceso el 7 de noviembre de 1944 a las 4:45 de la tarde a los 37 años de edad. El entierro fue en el cementerio británico del Callao, en una ceremonia sencilla con la asistencia de sus amigos, al día siguiente a las 4:30 de la tarde.

El Guardián cablegrafió al mundo bahá'í de la pérdida de este valioso pionero:

"SERVICIOS RADIANTES DESPRENDIDOS QUERIDO JOHN STEARN NO SERAN OLVIDADOS PAIS VERDADERAMENTE BENDECIDO DONDE PIONERO NO SOLO ENSEÑO SINO PERMANECIO MURIO AUN AMANDO GLORIFICANDO SU FE".(42)

(Radiant selfless services dear John Stearn will not be forgotten country indeed blessed where pioneer not only taught but remained died still loving glorifying his faith)

En un cable de fecha 19 de noviembre de 1944, Shoghi Effendi dice:

"COMPARTO PESAR AL FALLECIMIENTO DE DEVOTO FIEL PIONERO (John Stearn) SUS SERVICIOS HAN SIDO INOLVIDABLES Y ALTAMENTE MERITORIOS ACONSEJO CONSTRUCCION DE UN MONUMENTO ASEGUREN AMIGOS EN LIMA (Perú) MI PROFUNDA AMOROSA CONDOLENCIA".(43)

La Asamblea de Norte América envió el siguiente cable:

"HEARTFELT SYMPATHY GRIEVOUS LOSS HEROIC SELF SACRIFICING BAHA'I PIONER JOHN STEARN HIS DEATH LIGHTS ONE MORE SPIRITUAL BEACON ILLUMINATING PATH UNITY AMERICAS IN BAHA'U'LLAH'S REVELATION"

"SENTIDA CONDOLENCIA LASTIMOSA PERDIDA HOROICO ABNEGADO PIONERO BAHA'I JOHN STEARN SU MUERTE ILUMINA UN FARO ESPIRITUAL MAS ILUMINANDO CAMINO UNIDAD AMERICA EN REVELACION DE BAHA'U'LLAH".(44)

El 14 de agosto de 1945, Eve Nicklin recibe la siguiente carta del amado Guardián en contestacion a una suya:

"... El (Shoghi Effendi) estuvo muy triste al escuchar de la muerte de John Stearn; él era un firme creyente y es una lástina que haya fallecido tan joven pero su recompensa está asegurada y su nombre estará por siempre preservado en la lista de los primeros pioneros a Sudamérica.

Las nuevas del progreso de la Causa en el Perú le complacen gratamente; y él espera que en el modesto pero profundo cimiento que ha sido puesto allí, se levantará una floreciente y ejemplar comunidad que le recompensará a usted y a los otros queridos amigos por vuestros dedicados y generosos trabajos.

Usted puede estar segura que él ciertamente orará por usted y por el éxito del buen trabajo que está usted realizando allí.

Por favor, envíe sus amorosos saludos a todos los queridos amigos allí.

Con cálido amor bahá'í.

R. Rabbani"(45)

Vemos que Eve le escribe a Rodella Stearn, madre de John, en términos verdaderamente conmovedores y que nos permitimos reproducir en su totalidad:

"Yo pienso que comprendía muy bien a John, especialmente cuando él vino por aquí por primera vez y yo era su única amiga. Comprendí muy bien cierta timidez y reserva que tenía. El vino un año atrás a este tiempo. Un día yo fui a la oficina de correos y encontré una carta de John pidiéndome visitarlo en el hospital. En alguna oportunidad yo me había encontrado con él en vuestro hogar en Jamestown. Usted estaba ausente en ese tiempo, pero Fred (Reis) y Aundrey y los McKays estaban allí.

John vino a Lima con grandes esperanzas de estar bien pronto. El había tenido tratamientos al comienzo con rayos X y pensó que eso sería todo. Yo pienso que él llegó a estar cansado en Ecuador. Bien, las cosas no pasaron tan rápidas como John había esperado. Entonces vino el tiempo que los doctores le dijeron a John que tenían que poner agujas en su lengua -once agujas de radio. Los tratamientos no habían tenido la reacción que deberían. El chistosamente llamaría a las agujas sus "agujas fonográficas" -pero ellas no eran broma, porque él tenía que tenerlas por tres días. Yo nunca vi a alguien tan paciente y sin quejarse como John. Los rayos X quemaron su cuello y garganta tanto que hubo tiempos que él no podía comer o hablar. Yo supe poco después que estaba cerca a la muerte por ese tiempo.

Yo iba a verlo cada día y acostumbraba traerle cosas -Coca Cola, milkshakes, natillas, pero pienso que no le gustaban debido a su garganta quemada. El estuvo semanas en el hospital con tratamiento. Ese fue el tiempo que llamé a mi amigo el señot Betts, para que venga a verlo. "Comienzos de 1944" Yo pensaba que John necesitaba de un hombre. Ellos dos llegaron a ser grandes amigos y estuvieron juntos en negocios.

Fue ciertamente un milagro que saliera del hospital. "19 de julio de 1944" Pedimos al Guardián sus oraciones y él dijo que estaba orando fervientemente pero nunca nos aseguró que se pondría mejor. De hecho, nosotros sentimos que había una razón para que John se pusiese mejor esa primera vez, debido a que fue a través de John que el señor Betts llegó a ser un creyente confirmado. John estaba muy feliz con él. Supimos mediante el que John parecía sentir dolor pero que tan pronto se esforzaba por ocultarlo.

No fue sorpresa entonces cuando él me dijo un día que iba a regresar al hospital para un chequeo, como él lo llamó. Yo supe entonces que era muy serio. El lo tenía en esta oportunidad "comienzos de agosto de 1944" en su cuello y ellos lo operaron ... Por este tiempo el señor Betts había ido a los Estados. Su esposa, Irma y una compañera Cora Wilson y yo misma estuvimos en el hospital mientas John estaba siendo operado. El estuvo en la mesa desde las nueve hasta las cuatro. Como usted sabe, ellos le cortaron los músculos en su cuello. Ellos nunca debieron haberle operado por completo. El corte de los músculos hizo que su cuello se inclinase a un lado. El llegó a impacientarse de ese hospital y se canso de el. Usted no podría reprocharle. Así que nosotros lo trasladamos al hospital americano. Le gustó más su atmósfera pero todavía pensaba que no estaban haciendo nada por él. Usted verá que él nunca renunció a sus esperanzas lo que es típico de la gente con cáncer y que él nunca admitió lo que tenía. El me lo refirió como un tumor.

Irma Betts sintió tanta pena por él que tuvo que traerlo a su casa. Intentamos antes sugerirle regresar a casa a los Estados Unidos antes que fuese demasiado tarde. Era algo muy delicado. El no admitía la derrota. Parecía desear tanto seguir viviendo.

John podía levantarse y caminar al pequeño patio en casa de Irma y se sentaba en el sol. Se hacía muy difícil el visitarlo debido a que no podía hablar mucho y no sabíamos cuándo nuestra presencia le estaba irritando. Así que tuvimos que llevarlo de regreso al hospital, debido que el dolor estaba era cada vez más fuerte, Irma no podía cuidarlo más.

Conseguimos al doctor, quien vino a darle inyecciones, al sugerírsele. Sabíamos que sería difícil porque él odiaba los hospitales. Ellos le dieron una fuerte inyección para darle fuerza para que entre al hospital. El no me permitió ayudarle a bajar las escaleras. El siempre deseaba hacer las cosas por sí mismo. Y yo siempre le dejé hacer lo que él deseara. Si él deseaba que yo lea, yo lo hacía -o no conversar, yo lo hacía, o no leerle- y yo pienso que él apreciaba cada una de esas cosas.

John me llamó para que le ayude a entrar al taxi. Sabíamos que la reacción empezaría tan pronto como la inyección pasase, pero él entró al hospital y parecía cómodo y jovial.

El no vivió mucho después y deliró hasta el último momento. Irma, Cora y yo estuvimos con él cuando murió y murió muy pacíficamente. Estábamos tan agradecidos porque pensábamos que se podría ahogar.

El Guardián escribió que El deseaba asegurar a los amigos de Lima su profunda y amorosa condolencia y aconsejó la construcción de un monumento.

Vuestra hija habló de desear colocar una lápida. ¿Cómo desearía usted hacerla? ¿No tendría Ud. inconveniente si los bahá'ís erigen este monumento y usted se encarga de ayudar, o qué?. También, le importaria si el MAS GRANDE NOMBRE estuviese grabado sobre él y algunas palabras de las Enseñanzas? No hay gran prisa por todo esto. Ray Betts y yo preguntaremos los precios y lo demás.

Yo estoy segura de la razón por la que John nunca le escribió más, era porque él no quería preocuparle -en efecto, me lo dijo. Yo pienso que él se suavizó a través de sus experiencias aquí en Sudamérica, es decir, en algunas formas. Cuando algunas personas llegan a ser bahá'ís al comienzo, ellos no pueden ver por qué el mundo entero no ve la misma cosa. A medida que el tiempo pasa, ellos llegan a entender más, quizás.

Dígale a todos los bahá'ís en Jamestown que les envío mi amor. Si Doris y Willard regresan siempre allí, déles mi amor.

Ray e Irma fueron tan buenos con John -ellos fueron su familia. Ray se siente tan agradecido a John por la parte que jugó en convencerlo de la Fe. Irma no es bahá'í. Ella quisiera creer, pero una cosa u otra se interponen en el camino.

Con amor a usted y oraciones para su tranquilidad,

Eve Nicklin" (46)

Ray Betts había regresado del Norte pero debido a su mala salud debió ser hospitalizado inmediatamente de manera que no pudo asistir a los funerales.

En mayo de 1945 ambos regresan a radicar a los Estados Unidos y compraron una granja en East Berne en Nueva York, en donde han vivido hasta la última vez que se tuvo noticias de ellos "en 1983". Como anotamos, Irma se hizo bahá'í en 1946.

En setiembre de ese año, Virginia Orbinson dejó el Perú, rumbo a Bolivia, habiendo hecho una magnífica labor y muy querida por todos. En octubre ella pasó por Lima por diez días en ruta al Ecuador.

A la muerte de John Stearn, es elegido en su reemplazo a la Asamblea el Sr. Demetrio Taboada del Callao. Demetrio habíase enrolado a la Causa el 4 de noviembre, tres días antes de su elección. Demetrio había estado asistiendo a las reuniones en el edificio Raffo y era un simpatizante entusiasta. Era amigo de Alfredo Barreda y trabajaban juntos en la antigua Caja de Depósitos (hoy Banco de la Nación). El lo llevó donde Eve. Cierta vez, el señor Barreda y sus amigos invitaron a Virginia Orbinson a una reunión de 14 personas sobre la Fe en casa de Demetrio, a fines de agosto o comienzos de setiembre. En octubre va Eve a la casa de Demetrio invitada por su familia. El fue un activo creyente y en 1949 viajó fuera del país regresando en 1959.

La manera de enrolarse era diferente ala de nuestros días. El "postulante" debería leer ciertos textos como "Baha'u'lláh y la Nueva Era", "Voluntad y Testamento de 'Abdu'l-Bahá", y luego se reunía con la Asamblea Local para solicitar su ingreso; en la reunión se le hacian preguntas relacionadas a los libros, luego de lo cual se votaba en privado para su aceptación como nuevo miembro.

Sabemos también que para octubre-noviembre, el biliotecario de la Asamblra informa que se han enviado dos ejemplares de "La Sabiduría de 'Abdu'l-Bahá" a las bibliotecas de la Escuela Militar de Chorrillos y al Instituto Pedagógico de Varones.

1945, de acuerdo a Eve, "fue un tiempo de atraer nuevos miembros, aprendiendo responsabilidad mediante el trabajo conjunto, profundizándose en nuestra FE". (47) Ese fue el año en que la comunidad creció a 23 creyentes y recibió la visita de varios bahá'ís del exterior como Jorge Sarco Manrique de Guayaquil, Ecuador, el 26 de febrero; Gwenne Dorothy Sholtis el 8 de julio por una semana; Elizabeth Cheney -pionera en Paraguay- el 18 de octubre, Virginia Orbinson el 7 de abril y otra vez el 25 de octubre; Haig Kevorkian el 15 de noviembre por una semana, de Argentina, en ruta al Ecuador para su puesto de pionerismo; y Emeric Sala y su esposa en diciembre.

Los ingresos de aquel año de 1945 fueron:

- María Magdalena Ontaneda Mesones 02.01.45

- Raúl Sáenz Sáenz 02.01.45

- Alfonso Bouroncle Barreda 09.01.45

- Julia Mendoza Gallardo 03.03.45

- Manuel Vera Alva 02.06.45

- María Esther Angulo Ruiz 02.06.45

(luego Mary de Beckett)

- Alberto Lovatón Meza 01.08.45

inscrito en Nueva York en 1941

- Jorge Sevilla del Villar 19.08.45

- Fidela Falcón 15.10.45

- Guillermo Aguilar Argandoña 15.10.45

(de Ayaviri, Puno)

- Raúl Alva Rios 19.10.45

- Elena Callirgos 22.11.45

Los jóvenes siguieron igualmente trabajando duro. El 4 de marzo tuvieron una reunión especial para celebrar el "Día de la Juventud Bahá'í".

Algunos miembros de la comunidad de Lima cambiaron su residencia al exterior como Ray Betts y Ricardo Calderón que ya mencionamos. Además E. Paulsen a la Argentina, Reginald Reindorp a El Salvador. Raúl Sáenz (hijo de Román y Luz) a Piura.

La Asamblea de 1945 estuvo formada por:

- Alejandro Franco

- Demetrio Taboada

- Alfredo Barreda

- Isabel de Barreda

- Eve Nicklin

- Graciela Peirano de Sotero

- Luz Sáenz de Sáenz

- María Magdalena Ontaneda

- Julia Mendoza Gallardo.

Julia Mendoza Gallardo casó en marzo de 1945 con el señor Fernando Morales Macedo por la ley civil, no habiendo ceremonia católica pese a la oposición de la familia del novio. La Comunidad Bahá'í le regaló una copia de la Tabla del Matrimonio (o mejor, Consejos para el Matrimonio de 'Abdu'l-Bahá). Ella trabajaba en el Ministerio de Educación y hablaba fluidamente el inglés. Era amiga de Alberto Lovatón Meza, un peruano que aceptó la Fe en 1941 en los Estados Unidos y que estaba de regreso en el Perú.

Alberto, o "Albert", trabajaba en la Escuela de Guías de Turismo de donde conocía a Julia. Cuando llegó al país estuvo tratando de contactarse con algún creyente y fue Julia quien le mencionó que conocía a Eve Nicklin. Del otro lado, Eve había estado buscando en Lima a Alberto, de acuerdo a la información que le había proporcionado el Comité Interamericano antes de viajar al Perú. Pero ella le había estado buscando por el apellido materno Meza. Su registro en Lima data de agosto de 1945. Desde entonces Alberto fue el brazo derecho de Eve como su traductor en charlas y clases. Posteriormente Alberto se encargaba él sólo de dar charlas y adquirió madurez como un buen orador.

De acuerdo a Eve, antes de salir de los Estados Unidos, le habían dicho que existían otros dos bahá'ís peruanos: Octavio Illescas y Pacora Blue Mountain (Salomón Pacora Estrada).

El señor Richard Holliger de los Archivos de la Asamblea Espiritual de Los Angeles, EE.UU., nos ha proporcionado la siguiente información:

"El Sr. Illescas y su esposa, Inga Illescas, fueron enrolados por la Asamblea el 29 de enero de 1940. En ese tiempo él estaba residiendo en Beverly Hills, una próspera comunidad adyacente a Los Angeles. El era por tanto originalmente un miembro de la comunidad.

El llegó a ser un miembro de la comunidad baha'í de Los Angeles el 21 de enero de 1941, cuando él se mudó a esa ciudad. El quedóse aparentemente en esta comunidad hasta 1946. El 21 de julio de 1946 fue transferido de la comunidad de Los Angeles puesto que se mudó a la ciudad de Clovis. Clovis es una pequeña ciudad al norte de San Francisco en el norte de California. El y su esposa fueron los únicos bahá'ís en esa localidad.

El puede haberse mudado luego a Fresno ese año porque su esposa murió de cáncer en un hospital en esa ciudad el 1 de noviembre de 1946. El estuvo aparentemente aun en contacto con los bahá'ís de Los Angeles en ese tiempo porque la Asamblea Local y los bahá'ís enviaron flores para su funeral". (48)

No podríamos precisar si Inga Illescas era peruana, eso lo determinarán los verdaderos historiadores. Sabemos de otro lado que Octavio Illescas fue coordinador del Comité Interamericano en 1945. En el "Bahá'í World" -Vol. X- leemos que el señor Octavio Illescas con la señora Dorothy Baker estuvieron enseñando juntos en Méjico y que al regreso de ella, él se quedó "varias semanas con los creyentes en ciudad de Méjico, animándolos y fortaleciéndoles con su amorosa simpatía, sabiduría y claro entendimiento de la Fe Bahá'í". (49)

Octavio Illescas es el primer bahá'í peruano.

La historia de Lovatón y Pacora Blue Mountain es también interesante y nos ayuda a ver la Mano de Dios en el camino del triunfo de la Fe de Bahá'u'lláh en el Perú.

Escuchamos la versión oral de Alberto Lovatón:

"Nosotros (él y Pacora Blue Mountain) dimos un concierto de música inca en Nueva York. Y eso le agradó mucho a la secretaria de la Asamblea Espiritual Bahá'í de Nueva York que estuvo presente allí en esa época. Entonces ella nos invitó si queríamos participar en una velada literario musical que iba a organizar la Asamblea Espiritual Bahá'í de Nueva York; y asistimos. Fue Pacora Blue Mountain... que tocaba muy bien el piano, era un gran pianista, y yo tocaba en aquella época la quena. Y le gustó mucho a la secretaria de la Asamblea Espiritual Bahá'í de Nueva York porque ella de origen persa y me dijo que era de un gran parecido la música peruana a la persa. Entonces fuimos y allí nos familiarizamos con las ideas, las doctrinas, los ideales de la Fe Bahá'í de qué es lo que propugnaba la Fe Bahá'í. De inmediato nosotros estuvimos de acuerdo. Entonces, poco tiempo después, ya firmábamos nuestra tarjeta de miembros de la Asamblea Espiritual Bahá'í de Nueva York. Primero yo y después Blue Mountain". Su enrolamiento fue casi "en seguida porque este señor Safá Kinney, que entonces era el coordinador de la Asamblea Espiritual, era un hombre de una gran cultura y una gran caballerosidad. Inmediatamente se ganó el afecto nuestro. Simpatizamos mucho con él. Y no tardó mucho cuando ya estábamos actuando en las reuniones de la Fe Bahá'í en Nueva York". (50)

De acuerdo a una versión de Eve, Alberto "supo de la Causa en una de esas famosas reuniones de los domingos que tenían lugar en la casa de los Kinneys en Nueva York" y que Blue Mountain lo llevó allí.

Alberto fue agraciado en 1946 y 1947 con dos cartas de Shoghi Effendi, y actualmente reside en Nueva York.

Y si esta es la bendición de Alberto Lovatón, la de Pacora Blue Mountain es la de ser el primer bahá'í indígena. En el "Baha'í World" -Vol. XI- encontramos un relato de su vida tan distinguida. Desde 1941 hasta su fallecimiento en la navidad de 1961, como pionero en el Ecuador, sirvió brillantemente a la Fe.

Su confirmación en la Fe, como se vio, se dió lugar en el hogar de Safá Kinney. Las enseñanzas despertaron su corazón noble y espiritual. El 9 de agosto de 1941, Safá Kinney escribía al Guardián: "Pacora Blue Mountain, un descendiente inca, ha se ha distinguido mucho en la difusión de la Causa en Méjico y en Sudamérica. El es un fiel asistente a mis reuniones y absorbe profundamente todo lo que he tenido que decir... Yo le he estado dando las más fuerte clase de comida espiritual, relacionada con actividades y verdad -verdaderamente, él dice ha sido eso lo que le ha hecho un bahá'í". (51)

El Guardián, por medio de su secretaria, respondió a Safá Kinney dos meses después: "El Guardián estuvo muy feliz en saber que tú has sido capaz de confirmar almas de países sudamericanos tales como el señor Blue Mountain y el señor Torres. El orará por la dedicación de ellos al trabajo maravilloso de difundir sus recientemente encontradas creencias en Bahá'u'lláh entre sus paisanos quienes tanto necesitan estas gloriosas enseñanzas. El estaba particularmente muy feliz que el señor Blue Mountain, un descendiende inca, haya abrazado la Causa, trayendo de esta manera más cerca la realización de la instrucción del Maestro para confirmar a los indígenas". (52) Antes de fallecer, Pacora Blue Mountain, donó su propiedad en Sullana, Piura, su pueblo natal, a la Asamblea Espiritual Nacional de los Bahá'ís del Perú. En una oportunidad, por los años sesenta, visitó Lima.

Volviendo a Lima, otros ingresos destacados en la naciente comunidad bahá'í limeña en 1945 fueron Manuel Vera Alva y el doctor Guillermo Aguilar Argandoña.

Manuel Vera era un joven que aceptó rápidamente el significado de la Fe. Adquirió profundo conocimiento baha'í y fue un hábil traductor de Eve, especialmente para las reuniones del Club de la Amistad Universal. Fue un activo y entusiasta creyente. Eventualmente viajó a los Estados Unidos para radicar en ese país.

El doctor Aguilar constituyó una de las "mejores adquisiciones de Eve" debido a ser él un doctor en economía y profesor de la Universidad de San Marcos. Desde el primer momento, siendo un hombre bien preparado, fue consciente del paso que había dado al aceptar a Bahá'u'lláh. Fue miembro de las instituciones administrativas de la Fe por muchos años. Su fallecimiento fue el 31 de diciembre de 1988. De sus palabras, conocemos cómo fue su encuentro con la Causa de Dios.

"Yo fui a perfeccionarme en el idioma inglés en el Instituto Peruano Norteamericano y allí encontré como profesora a Eve Nicklin. Yo supliqué que me dieran un profesor de habla inglesa para adquirir el acento. Y me señalaron a la señorita Eve Nicklin. Bueno, a medida que trascurrían los meses yo seguía tratando de aprender todo lo que ella me decía en lo que se refería al aprendizaje del inglés y me consideraba como uno de sus mejores alumnos. Siempre me sacaba a que repitiese de memoria alguna historia del Perú o historia de América. Y luego una vez me invitó a tomar una taza de té en su casa y me dijo qué clase de religión tenía ¼. He estudiado la historia universal bien,... Pero creo en un Dios Supremo, soy deísta'. Ella aprovechó muy bien de la idea y dijo pues, aquí tenemos madera (risas), porque podemos hacer de él un bahá'í. En efecto, las cosas que me dijo eran tan nuevas y tan distintas a las que yo había adquirido hasta esa fecha, que me gustó y comencé a frecuentar su compañia para que me siga hablando de la Fe Bahá'í". (53)

Por ese tiempo, el doctor Aguilar junto con su esposa, pertenecían a un prominente partido político, y él seguramente se sintió preocupado si el pertenecer a un partido político era compatible con las enseñanzas que iba a aceptar.

Consultó con Eve y ella se dirigió a Shoghi Effendi adjuntando otra carta de los jóvenes de Lima, las mismas que recibieron la siguiente respuesta.

"17 de noviembre de 1945

Querida hermana bahá'í,

El Guardián estuvo muy feliz al recibir vuestra carta de fecha 19 de agosto con la de la juventud bahá'í y ver cuán bien la Causa está progresando allí.

Referente a vuestra referencia al Dr. Aguilar quien parece ser un hombre encendido y sincero, el Guardián siente que usted debería señalarle que si él, como bahá'í, insistiese sobre el derecho a apoyar un cierto partido político cuya plataforma él considera altamente meritoria, él no puede negar asímismo el mismo grado de libertad a los otros creyentes; lo cual significaría que dentro de las filas de la Fe, cuyo objetivo primero es unir a todos los hombres como una gran familia bajo Dios, habría bahá'ís opuestos unos con otros, ..., y debido a la naturaleza misma de la política, en violento desacuerdo uno con otro. ¿Dónde estaría entonces el ejemplo de armonía y unidad que el mundo está buscando?.

El Guardián orará para que el Dr. Aguilar pueda sentirse movido a sacrificar sus asociaciones políticas a fin de ayudar completamente al Sistema Divino el cual es el remedio para todas las enfermedades de todos los pueblos en el mundo. El también orará para que vuestra amiga Irene Silva de Santolalla se sienta movida a abrazar valerosamente la Fe que ella tanto admira.

Vuestros largos y pacientes servicios en Perú han dado una fructífera cosecha, y el Guardián está muy complacido del reporte que usted misma le ha dado. El siente que usted es la mejor para decidir si es que ahora debería ir o no para un descanso (a EE.UU.), puesto que es usted quien mejor puede juzgar si es que su ausencia temporal afectará seriamente el trabajo o no. Mientras tanto usted puede estar segura que él orará por vuestro continuo éxito, guía y salud.

Con cálido amor bahá'í,

R. Rabbani

(En la propia escritura del Guardián)

Con la seguridad de mi vivo y permanente aprecio de vuestros verdaderamente notables esfuerzos y servicios, y de mis continuas oraciones por la extensión de vuestras valiosas actividades, y la completa realización de vuestras más elevadas esperanzas en el servicio de nuestra amada Fe.

Vuestro verdadero y agradecido hermano,

Shoghi.

PD.: El piensa que sería una excelente idea traducir algunas de las enseñanzas a las lenguas nativas indígenas.

Basta saber que el doctor Aguilar renunció eventualmente a su filiación política y que esas palabras del Guardián trajeron seguridad a la mente y al corazón de Eve para seguir en su labor pionera, dejando a un lado su posible viaje.

Otro nuevo creyente de destacar fue Elena Callirgos. Elena casó con un europeo y viajó al extranjero.

Haciendo un paréntesis, queremos presentar a Demetrio Taboada en sus propias palabras cuando nos habla de las primeras clases de niños en el departamento de Eve Nicklin:

"...yo ya tenía la idea de que si la Fe se arraiga en los niños ya no habría un por qué preocuparse, porque cada uno de esos niños iba a ser un pilar, porque desde chico comenzaba con su fe!.... En una de las reuniones que teníamos para cambiar ideas, cada Diecinueve días, se acordó que se llevarán chicos. Este vino en relación que yo había ido llevando a mi hija que estaba chica. Entonces, no sé cómo vino la idea de que deberían ir chicos. Eve Nicklin lo dijo en inglés. Entonces quedamos en hacerlo. Apartir de un domingo, invitamos a chicos para un tecito. Entonces acordamos hacerlo los domingos; y los domingos eran pues una locura. Luego acordamos que personas mayores manden a sus hijos como una matine. Y comenzaron a llegar los chicos y se les hacía un montón de juegos, de trucos... que Eve Nicklin sabía, porque ella gozaba con los chicos allí. Yo me encargaba de hacerles cuentos a los chicos. Bajando de allí se caminaba, hacia el Callao, y había una dulcería grande que hasta ahora existe. Yo iba y compraba las tortas (la panadería nos fíaba).... Después hacíamos la colecta y pagábamos, que no era la colecta de los Diecinueve Días". (55)

Retomando la anterior comunicación del amado Guardián, vemos que en 1945 Eve publica en Lima un libro de cuentos infantiles bajo el título de "Léeme un Cuento" (Read me a Story) en inglés y castellano. La edición se debió a la gestión de Irene Silva de Santolalla, una mujer dedicada a la causa de la educación y que más tarde llegó a ser senadora de la república. Había conocido a Eve mediante el Dr. Aguilar y se hicieron amigas. Aunque admiradora de las enseñanzas, sin embargo nunca se declaró bahá'í. Ella prologó el texto describiendo a Eve Nicklin como "especialista en escribir y relatar cuentos infantiles. Conoce en forma cabal la psicología del niño por su larga experiencia en su labor diaria con ellos. Ha sido supervisora de educación pre-escolar y consultora de las escuelas de verano para la juventud de ambos sexos en el estado de Pennsylvania de los Estados Unidos de Norteamérica". (56)

"Irene es una bien conocida escritora de libros sobre educación de los padres", comentó Eve, "Tomabamos el té juntas; nuestra conversación se centraba sobre el tópico de la educación. Yo le presenté cuentos que habían sido preparados para niños en edad pre-escolar, y se los hice leer, comentando que los bahá'ís creen que el entrenamiento del carácter es de suprema importancia, que en consecuencia el propósito de estas historias era influenciar al niño para que mantenga su palabra, sea puntual y a ser considerado con todas las criaturas. Entonces yo cité la Sabiduría de 'Abdu-l-Bahá: 'A menos que el carácter moral de una nación esté educado, así como el cerebro y los talentos, la civilización no tendrá bases'. Irene quedó pensativa. 'Mi pueblo aquí en Perú necesita esta clase de entrenamiento', ella dijo, 'Sí, y en cada país en el mundo', agregué. Repentinamente ella preguntó, '¿Puedo traducir estos cuentos al castellano?. Le ayudaré a que sean imprimidos', agregó". (57)

El libro está dedicado a Irene, fundadora de la "Cruzada Pro-Educación de la Futura Madre Peruana y a esa generación de niños que harán un mundo nuevo y mejor.

Además de la satisfacción de tener en la comunidad a una persona como el doctor Aguilar y a un contacto prominente como Irene Silva de Santolalla, otro hecho sirvió para alegrar a Eve y fue la primera Conferencia Pública Bahá'í anunciada en el periódico.

Esto era, la venida de los esposos Salas en diciembre al Perú, en una gira de enseñanza por Latinoamerica. Tuvieron la reunión en la "Acción Femenina" y otra en la sala de lectura del Hotel Bolívar; en la primera con cincuenta presentes y en la segunda con sesenticuatro. El señor Sala al igual que los otros maestros viajeros ayudaron con su conocimiento e inspiraron el fortalecimiento de la comunidad dando charlas tanto en las reuniones del Club de la Amistad Universal como de las reuniones de enseñanza.

El aviso en "El Comercio" dice así"

"CONFERENCIA

LA COMUNIDAD BAHA'I DE LIMA TIENE EL AGRADO DE INVITAR A SUS AMIGOS Y AL PUBLICO EN GENERAL, a la Conferencia que sobre el tema "Solución de los Problemas Actuales del Mundo", sustentará el distinguido escritor y sociólogo canadiense señor Emeric Sala quien se encuentra de paso en esta ciudad en gira cultural.

La Conferencia se realizará hoy jueves, a las 7 pm. en el local de la Acción Femenina, Belén 1092.

Entrada Libre". (58)

"1948 esta lleno de promesas de una incrementada actividad bahá'í", ha consignado Eve. "En enero empezamos dándo charlas por diferentes miembros de la comunidad. Hasta la fecha habíamos tenido nuestras clases regulares de los sábados conducidas por mí solamente, pero el gran día vino cuando el Dr. Aguiler anunció que él estaba ahora listo para estar a cargo de una de las reuniones. Su tópico fue "Economía Divina"... y él lo hizo tan bien que estamos esperando tenerlo a él hablando muchas veces. Manuel Vera (nuestro hábil traductor) tuvo las siguientes charlas, "Evolución del Pensamiento". La manera como él responde preguntas muestra que está obteniendo un profundo conocimiento de la Fe. Mary Angulo y Albert Lovatón son los siguientes charlistas.

Los grupos de estudio de los jueves son principalmente de los jóvenes. La gente cae los lunes para estudiar y el miércoles en la noche del Club".(59)

El Dr. Aguilar además preparó una serie de lecciones sobre el libro "Bahá'u'lláh y la Nueva Era" que agradó a todos. Manuel Vera entretando había traducido "Bahá'í Administration" al castellano.

Las visitas del año 1946 fueron: Hugo de Arteagabeitta Olguín, representante de Chile para la primera Escuela de Verano Bahá'í en Panamá (17.01.46); Mason Remey quien tuvo una charla pública (febrero); Vittorio Magagno, bahá'í colombiano de paso por el Perú (27.03.46); Artemus Lamb, en ruta a Punta Arenas -Chile- de EE.UU. (5.05.46); Marcia Steward, la mujer que abrió Chile para la Fe, (18.05.46); Helen Cuéllar, bahá'í de Bolivia, rumbo a Chicago (5.07.46) y Gwenne Dorothy Sholtis (del 2 de diciembre de 1946 al 6 de enero de 1947). De fecha incierta, probablemente para el período que sigue, es la visita de Helen Sharon de Arizona, EE.UU. La mayoría de damas que estaban de paso se quedaban en el departamento de Eve.

Luz Sáenz de Sáenz recibe una carta del Guardián fechada 5 de marzo de 1946, siendo el primer peruano (a) que recibe esta bendición, además de Lovatón. En esta Shoghi Effendi le dice:

"Que el Amado de nuestros corazones bendiga ricamente vuestros altamente meritorios esfuerzos, y le capacite de ampliar continuamente el campo de vuestras actividades y ponga un noble ejemplo a vuestros compañeros trabajadores a través de Latinoamérica.

Vuestro verdadero hermano,

Shoghi".(60)

Como vimos, padre, madre e hijo de la familia Sáenz entraron a la Causa. Su bebe Nancy Gladys Sáenz Sáenz nació en 1946. Esta niña junto con Henrifer Germán Vicent Morales Macedo Mendoza (nacido el 22.01.47), Rose Mary Elizabeth Beckett Angulo (nacida el 29.07.47), Emily Joyce Beckett Angulo (nacida el 0.09.48), Manuel Alfonso Vera Canessa (nacido el 13.12.49) y Alejandro Javier Vera Canessa (nacido el 9.05.51), vienen a ser los primeros niños nacidos dentro del seno de la comunidad bahá'í del Perú.

El 29 de mayo de 1946 se concluye la lápida de mármol en el sepulcro de John Stearn.

En algún momento de la actividad de Eve en Lima, le sucede una interesante anécdota y muy curiosa. Sabemos que el mismo día que llegó al Callao se hizo amiga en la aduana de la señora Gray quien radicó en Lima, dato muy especial pues ella había conocido a 'Abdu'l-Bahá y a Su esposa, y había quedado muy impresionada de El.

Nuevamente en Lima se encuentra con otra señora quien también había conociddo al Maestro. Ella se apellidaba Braddeck y mientras estaba en una casa particular leyó el nombre de 'Abdu'l-Bahá en un libro. Pero en dicho momento, pronunció Su nombre tan fuerte que su anfitriona sorprendida le preguntó por la razón de su exaltación. Ella entonces le cuenta que había conocido a 'Abdu'l-Bahá y le suplica le diga dónde obtuvo el libro. Así es como se entera de Eve Nicklin y junto con su hija se dirijen a verla.

"Nos habló de su vida como una joven americana", relata Eve, "viviendo en Egipto, de sus visitas a 'Abdu'l-Bahá y a su familia en Haifa, Palestina. 'Aun que yo era una niña, le recuerdo bastante a El', dijo la hija, 'Recuerdo sentándome a Sus pies con los otros niños', agregó. 'Y el me dio una piedra de anillo que yo atesoré mucho'. Les mostramos entonces los libros 'The Bahá'í World'. Cuán ansiosamente la Sra. Braddock buscó en ellos las fotos de caras familiares. Había una cara que deseaba encontrar, Lúa Getsinger ... Ella no había pensado mucho acerca de la religión con el paso de los años, pero recordaba con frecuencia el camino ejemplar de la vida de 'Abdu'l-Bahá".

Entre las celebraciones de aquel año de 1946 figuran la fiesta de Naw Rúz con veinte personas, bahá'ís y amigos y la elección de la Asamblea Local con nueve votantes, cuyo resultado fue:

1. Mary Angulo

2. Manuel Vera

3. Fidela Falcón

4. Eve B. Nicklin

5. Alberto Lovatón

6. Guillermo Aguilar

7. Alejandro Franco

8. Luz Sáenz

9. Molly Landívar

Molly Landívar fue una creyente trasladada de Bolivia a Lima en abril de 1946 y tenía mucho conocimiento y experiencia bahá'í.

Entre los nuevos bahá'í de 1946 tenemos a David Harry Beckett (25.04.46), Graciela Casanova (9.07.46) y Mario Rodríguez, alumno del ICPNA, (12.10.46).

David Beckett, inglés de nacimiento, era un joven que se desempeñaba como funcionario del Consulado Británico en el Perú. Juanita Córdova, una chica no bahá'í, le invitó a participar en las reuniones del Frienship Club. Allí tuvo la oportunidad de conocer a Mary Angulo quien sería su esposa. David de primer momento se sintió muy feliz de encontrarse con Eve y con la Fe. Su padre había sido misionero protestante y David fue criado bajo una severa educación bíblica. Sus padres se sorprendieron cuando les escribió a Inglaterra pidiéndoles el consentimiento para casarse con Mary, pero finalmente se lo otorgaron.

La boda tuvo lugar el 31 de octubre de ese año. Aquel fue el primer matrimonio bahá'í en el Perú y también en Sudamérica. De un diálogo ficticio que Eve creó para ilustrar ciertos momentos de la historia bahá'í del Perú, utilizando a Henrifer Morales Macedo y Rose Mary Beckett, llegamos a conocer los detalles de la ceremonia.

Rose Mary dice: "El matrimonio tuvo lugar en el Centro Bahá'í, que en ese tiempo fue la casa de la pionera residente (Eve Nicklin). La habitación que daba al Este fue escogida para solemnizar el matrimonio, el que fue decorado con hermosas flores; y el Mas Grande Nombre daba el toque final. Entre los que asistieron fueron: Eve B. Nicklin, pionera residente, Manuel Vera, vicepresidente de la Asamblea y Mario Rodríguez quien leyó la Tabla de Matrimonio de 'Abdu'l-Bahá. Mi madre llevaba un precioso recuerdo en sus manos, eran algunos cabellos de la sagrada cabeza de Bahá'u'lláh que habían sido colocados en un marco en forma de libro. Siendo un regalo (c) originalmente de Bahíyyih Khánum (d) a Martha Root.

"¿Y los invitados?, preguntó Henrifer.

"Los bahá'ís por supuesto, sus amigos y parientes, también los compañeros de trabajo de la oficina del Consulado Británico. Cerca de sesenta en total. Yo recuerdo a mi padre decir, cuán interesado estaba el Cónsul tratando de leer el Más Grande Nombre. Parece que había servido en Persia y había entrado algunos bahá'ís en su trabajo, pero no supo mucho de la Fe hasta asistir al matrimonio.

"El matrimonio de tu padre y de tu madre, fue la unión del viejo y el nuevo mundo, no es cierto?" remarco Henrifer.

"Si, mi madre es peruana y padre inglés. Recuerdo una parte de la carta que el Guardían les envió por intermedio de Rúhíyyih Khánum. "El (Shoghi Effendi) espera que ustedes representantes del viejo y nuevo mundo, realizarán muchos servicios valiosos para la Causa". (62)

Por esa fecha, Eve escribe al Guardían y le adjunta foto de la nueva pareja, y aunque la respuesta llega tarde, por la presión de su trabajo, esta trae nuevamente su bendicion. El le escribe de su puño y letra:

"Asegurándole mis contínuas y amorosas oraciones por vuestro éxito y para la extensión de vuestros meritorios servicios, vuestras históricas y profundamente apreciadas actividades,

Vuestro verdadero hermano,

Shoghi"(63)

En agosto de 1946 les bahá'ís de Lima inician los trámites para el registro de la Fe Bahá'í en el Departamento de Culto del gobierno. Después de intensos ajetreos reciben formalmente la noticia que no se necesitaba registro porque en el Perú hay libertad de religión pero que para efecto de permiso para propaganda deben acudir primero al prefecto. Sin embargo, encontramos que el 30 de diciembre de 1947 queda constituida la "Asamblea Bahá'í (LUZ) "ante Notario Público y ante los Registro Públicos el 12 de febrero de 1948, en el tomo de Asociaciones, como una asociación cultural.

Estos trámites eran estudiados por la Asamblea Local pues ya los bahá'í limeños empezaban a hablar de expandir la Fe a otros lugares como Cusco, Huancayo, Callao.

Es por el año 1946 cuando deciden abrir el Callao como ciudad meta. Para este efecto, el padre de David Beckett era el representante de la Sociedad Bíblica en el Perú, y esta rama tenía una oficina pequeña en el Callao. El caballero dejó el país para ir a Inglaterra y, al pedido, alquiló el local a los bahá'ís. Cuenta Eve que las cajas de biblias que aun quedaban las cubrieron y tuvieron un tipo de colchones para sentarse, siendo el mobiliario inicial una mesa y un escritorio.

El Centro Bahá'í del Callao -así llamado- empezó a funcionar el 3 de octubre de 1946, con una capacidad de treintaisiete personas. Para diciembre de 1946 había cinco creyentes en el Callao.

Para el año nuevo gregoriano tuvieron los chalacos una fiesta para la juventud con cincuenta asistentes y luego se dio una charla. Eve cuenta que en enero se forma el Club de la Amistad Universal en el Callao y que el presidente "está estudiando la Fe". Para las dos primeras sesiones del Club tuvieron dieciseis miembros.

También para esos últimos meses de 1946 se decide que Alberto Lovatón asista al Congreso de Buenos Aires a realizarse el siguiente año. En setiembre de ese año el Dr. Aguilar viaja a Estados Unidos por seis meses, y Alejandro Franco viaja también por seis semanas al mismo país para una operación.

Para 1947 se realiza el primero de los cuatro congresos sudamericanos bahá'ís que se iban a suceder hasta 1950. Este se realizaba en la ciudad de Buenos Aires e iba como delegado peruano Alberto Lovatón. También asiste del Perú Roque Jiménez. De acuerdo a las reminiscencias de Alberto, el Congreso fue muy movido y se realizaron una serie de conferencias en diferentes locales con un público heterogéneo. Su viaje lo realizó por tierra, a Puno por tren, cruzó el Lago Titicaca por barco y luego en ferrocarril a La Paz. Estuvo una semana en esa, alojado en casa de la Familia Cuéllar y entonces tomó el tren viajando durante cuatro días hasta llegar a la capital argentina.

Es en esa medida en que la incipiente comunidad peruana va consolidándose, dando sus primeros frutos, formándose los primeros oradores, señales de madurez, con crecimiento sostenido, destacando su amor y unidad. Ellos fueron los Rompedores del Alba en suelo inca.

Vemos que Alberto Lovatón recibe la siguiente carta del Guardían:

"18 de febrero de 1947

Querido hermano bahá'í,

Vuestra carta fechada 14 de octubre fue recibida por nuestro amado Guardían y me ha instruido contestarle en su nombre.

Las nuevas del maravilloso éxito de la Conferencia de Buenos Aires le han llegado, y él siente que verdaderamente marca un punto de giro en el desarrollo del trabajo en Sudamérica. También ha demostrado que los creyentes de Latino América están encaminadose a ser capaces no sólo de elegir sus dos asambleas nacionales, cuando el tiempo llegue, sino que serán capaces de administrar los asuntos de la Causa en estas repúblicas del Nuevo Mundo con dignidad, eficiencia y éxito.

Las noticias que usted le dió sobre el trabajo de enseñanza llevado a cabo por vuestra Asamblea en el Callao le han dado gran satisfacción. Este trabajo es de la mayor importancia, y él le asegura que orará para que pueda ser exitoso, y que una fluorescente comunidad bahá'í pueda pronto estar existir.

Vuestra devoción y amor por nuestra gloriosa Causa, lo siente él muy profundamente, y él orará para que vuestros servicios puedan ser ricamente bnedecidos por Bahá'u'lláh.

Con cálido amor bahá'í.

R. Rabbani

(Del puño y letra del Guardían)

Asegurándole mi profundo y permanente aprecio de vuestros meritorios e históricos servicios a nuestra amada fe, y de mis fervientes oraciones para vuestro éxito, y de la rápida realización de cada esperanza acariciada por usted para su extensión y propagación,

Vuestro verdadero y agradecido hermano,

Shoghi". (64)

A continuación encontramos una descripción de un programa que confeccionaron los jóvenes y Eve para celebrar la Declaración del Báb el 23 de mayo de 1947, y que le extractamos de la conversación imaginaria referida anteriormente:

"Es un sketch por tres personas describiendo los acontecimientos del comienzo de la era bahá'í, una idea que siguió al pequeño drama. Parece que habían preparado de antemano telegramas y en la noche del aniversario fueron entregados en el Centro Bahá'í y a sus amigos que al abrirlos contenían un mensaje tomado de "La Sabiduría de 'Abdu'l-Bahá". "Una idea verdaderamente novedosa para darse cuenta del significado de los tres grandes acontecimientos que ocurrieron en la misma fecha de la Declaración del Báb, nacimiento de 'Abdu'l-Bahá y el envío del primer mensaje telegráfico". (65)

En otra oportunidad, "La juventud de la Amistad Universal pidió tener una fiesta en el día de la Navidad en el Centro Bahá'í. Los miembros del Club prepararon el té, y arreglaron una pequeña fiesta. El programa estaba a cargo de la juventud bahá'í. A una señal convenida, la luz eléctrica fue apagada y una gran vela blanca fue encendida, todos los invitados se reunieron alrededor formando un círculo".

"El brillo de la luz central reflejaba sobre los rostros de los jóvenes a medida que se les iba narrando una historia de la venida a la tierra de una progresión de grandes profetas y portadores de la Luz, tales como Moisés, un Cristo, un Mahoma, el Báb y Bahá'u'lláh. Cuando la historia finalizó, cuatro jóvenes, representando al Este, el Oeste, el Norte y el Sur, trajeron sus velas y las encendieron de la luz central; entonces encendían las velas más pequeñas que tenía cada invitado. Simbolizando la difusión de la luz de La verdad del mundo"... Y atado a cada pequeña vela estaba un mensaje de Luz de las Plumas del Báb, Bahá'u'llábh y 'Abdu'l-Bahá. Un invitado especial era la instructora bahá'í Gwenne Sholtis. Ella condujo a los jóvenes a cantar la Canción del Amor, de Nina Benedict Mattson". (66)

Encontramos también que: "...Ellos usaban el método de discusiones en mesa redonda en sus reuniones públicas de cada semana. Los peruanos gozaban especialmente tomando parte en las conferencias; fueron empleadas ayudas visuales. Mario Rodríguez, con un talento especial para el arte, pintaba anuncios y cartas gráficas para este propósito. Se daban charlas gráficas para explicar más ampliamente su significado". (67)


Notas:

(a) Las otras dos metas eran completar la ornamentación exterior del Templo Madre del Occidente en Chicago, EE.UU., y formar una asamblea espiritual local en cada estado de los EE.UU. y todas las provincias del Canadá.

(b) Objetivos adicionales: completar la ornamentación interior del Templo, una campaña sistemática en Europa y la consolidación de la labor en Latinoamérica.

(c) Era asimismo un obsequio de Martha Root a Eve Nicklin.

(d) Hija de Bahá'u'lláh.

_________________________________________________________________________________________

Referencias

34. "La Perla Inapreciable", por Rúhíyyih Khánum. Pag. 454. EBILA 1973.

35. "Los Requisitos Desafiantes de la Hora Presente", Shoghi Effendi. 1947.

36. Idem

37. "El Día Prometido ha llegado", Bahá'u'lláh. Pag. 59. EBILA 1972

38. Libro de Actas de la Asamblea Espiritual Local de Lima. Pag. 7

39. Idem. Pags. 27, 28, 29.

40. Versión magnetofónica por Mercedes Sánchez

41. "Carta a un Pionero", por Mario León

42. "Heroes of God" por Helen Horaby. Pag. 11

43. Idem

44. Idem

45. Shoghi Effendi, por medio de su secretaria. (14.04.45)

46. "Prelude to History" por Fred Reis. Pags. a1, a2, a3

47. Libro de Registros de la Asamblea Espiritual Local de Lima.

48. Richard Hollinger al auto. (12.01.87)

49. "The Bahá'í World" Vol. X. Pag. 702.

50. Versión magnetofónica de Alberto Lovatón.

51. "The Bahá'í World" Vol. XI. Sección "In Memorian"

52. Idem

53. Versión magnetofónica del doctor Guillermo Aguilar.

54. Shoghi Effendi, por medio de su secretaria. (17.11.45)

55. Versión magnetofónica por Demetrio Taboada

56. "Léeme un cuento" por Eve Nicklin. Librería Internacional del Perú S.A., 1945

57. "The Bahá'í World" Vol. XI, Pag. 762

58. Libro de Registros de la Asamblea Espiritual Local de Lima.

59. Idem

60. Idem.

61. "The Bahá'í World" Vol. XI, Pag. 762

62. "Historia de los Albores de la Causa Bahá'í en el Perú", por Eve Nicklin.

63. Shoghi Effendi, por medio de su secretaria. (10.06.47)

64. Idem. (18.02.47)

65. "Historia de los Albores de la Causa Bahá'í en el Perú", por Eve Nicklin.

66. Idem

67. Idem

VI

La Comunidad Bahá'í de Lima (II Parte, 1944 - 1951)

"Tenía un sistema de trabajo muy especial", habla la querida Meche Sánchez refiriéndose a las facetas de la labor educadora del personaje de esta modesta obra. "Demostró una capacidad y paciencia grandes. Tenía una manera muy especial de atraer a los jóvenes. Primero, como ella vivía en La Colmena, era un sitio donde delante casi de su casa pasaba el tranvía que iba a los balnearios del Callo y La Punta. Durante todo el verano ella nos invitaba los domingos para que lleváramos una lonchera y estuviésemos en su casa a las nueve de la mañana o diez. Salíamos al Callao y nuestro sitio de baño era La Punta. Ella era una buena nadadora. Entonces, primero jugábamos, conversábamos y después íbamos a bañarnos. A la hora del almuerzo siempre elegía un sitio solitario para almorzar. Es allí que ella empezaba con un libro "Bahá'u'lláh y la Nueva Era" a dar sus primeras clases. Entonces todos estábamos gozosos de escucharle leer, nos traducían, y ella daba sus opiniones. Regresábamos en la tarde. El carro hacía su última parada casi también delante de la casa. Entonces queríamos irnos ya a nuestras casas. Y ella decía "Nó, tienen un momentito que subir y tomar un té... después de todo un día de playa tienen que tomar algo caliente". Subíamos, preparábamos el té. Siempre tenía unas galletitas y nos sentábamos en la alfombra, en el suelo, y empezaba ella a dar otra clase, pequeña, pero aprovechando el tiempo, daba otra clase.

Eso era en verano. En invierno, nosotros tenemos Chosica con sol todo el año e íbamos en tren. Eso era una cosa muy hermosa. El tren quedaba a cuatro cuadras... Entonces también nos invitaba temprano porque el tren salía a las ocho de la mañana y regresaba a las cuatro de la tarde. Entonces todos estábamos con nuestras loncheras y salíamos con Eve. Esas idas en ese tren hasta Chosica eran verdaderamente un viaje maravilloso para nosotros. Llegábamos y buscábamos un sitio en el río, que tuviera agua para podernos bañar y al mismo tiempo ella estaba buscando los sitios que tenían pasto y árboles. Allí nos sentábamos, conversábamos, estudiábamos y luego nos bañábamos y después venía el almuerzo. Cada uno teníamos mucha alegría. Ella empezaba a hacernos conocer unos a otros, a irnos hermanando, sintiéndonos como una verdadera familia.

Cuando regresábamos de Chosica también era el mismo estilo. "Tienen que subir y tomar el té". Ahora ya era el invierno. "Tomar el té y reposar un poco y después se van a sus casas". Eran por lo regular cuatro y media de la tarde. Subíamos al departamento, preparábamos el té, nos sentábamos en la alfombra y Eve empezaba con otra lectura y otra clase. Esta era la manera como ella empezó verdaderamente, a fortalecer esta Asamblea en Lima.

Fue la primera maestra en ayudas visuales. Como no podía hablar castellano, entonces ella recortaba figuras y las pegaba en cartones. Siempre tenía revistas de colores. Entonces enseñaba los principios así: igualdad de derechos de hombres y mujeres, ponía siempre la mujer en un lado, al hombre en el otro lado, en medio una balanza... hacía cosas maravillosas. Para explicar por ejemplo que no hubiese ninguna diferencia de clases, ponía un chino, un negro, un blanco, en fin, diferentes razas, haciendo una redondela y siempre hablaba de esa unidad que tenía que haber. Todo lo hacía con figuras. Todos estos principios que tenemos, ella tenía tremendos álbunes ya, para poder explicarnos. Esa fue la manera como ella empezó a trabajar... Una de las cosas más hermosas que nuestra pionera ha tenido fue nunca estar apurada de la hora. Era una persona que no quizo tener relaciones con su colonia. Nosotros, yo, por lo menos siempre decía: "Eve, ¿por qué no invitas a unos amigos americanos que aquí hay una colonia hermosa". Ella decía: "Nó, mis amigos y mis hijos son ustedes los peruanos". Nunca hubo apuro para almuerzo, para lonche o para comida. Si ella veía que nosotros estábamos entretenidos estudiando cualquier libro o ayudándole con sus ayudas visuales, ella estaba feliz. Tengo la sensación que ella quería que nosotros nos sintiésemos como en "nuestra casa". Recuerdo que en esos primeros años, estoy hablando de 1947, 1948, en su departamento, un bahá'í dijo: "Eve, qué tal si pintamos?" "Muy bien hijos, hagan ustedes, pongan el color que deseen, esta es su casa". Y pintamos con Demetrio Molero, linda quedó la sala, el dormitorio de ella, la cocina, el baño, en fin, Eve nos hacía sentir que esa era nuestra casa". (68)

Para ese mismo año de 1946 se registraron tres ingresos: el 8 de abril de Demetrio Molero, el 17 de diciembre del recordado Julio Beteta y el 23 de diciembre de Meche Sánchez.

En octubre Eve visita Trujillo en compañía de Molly Landívar, para ver posibilidades de trasladarse a esa ciudad norteña, pero aparentemente nada se concretó.

La Asamblea de 1947 fue conformada por: Alberto Lovatón, Mary de Beckett, Manuel Vera, Fidela Falcón, Eve Nicklin, Guillermo Aguilar, Alejandro Franco, David Beckett, Luz Sáenz. Del exterior pasaron Artemus Lamb en marzo, Flora Emily Hottes, (del 16 al 20 de abril), Valeria Lamb Nichols (del 16 al 29 de mayo) haciendo un pic-nic en la cumbre del Cerro San Cristóbal.

En el Callao prosiguió igualmente el trabajo con entusiasmo. El señor Demetrio Taboada abrió su casa para la Fe y en la celebración del nacimiento del Báb estuvieron alrededor de sesenta personas.

Debido a que el contrato del Centro Bahá'í en el Callao se venció, con mucha dificultad encontraron otro local pero solamente se podía usar dos noches cada semana, los martes y jueves. Daban clases de inglés y luego hablaban de la Fe con temas de educación los bahá'ís que daban sus charlas. El local empezó a funcionar el 7 de julio de 1947 en la calle Domingo Nieto 169.

Del propio relato de la conversación de Meche conocemos también de la de Demetrio Molero. Meche era diseñadora de vestidos y trabajaban juntos. Como ella deseaba tomar un curso por correspondencia de costura en inglés, decidió tomar lecciones para aprender el idioma y fue donde un alemán, profesor de inglés, quien al conversar con ella y ver que su horario de trabajo era complicado le recomienda vaya donde Eve y a la vez, le advierte que tenía una "religión rara". Fue también este alemán quien condujo a Mary Angulo de Beckett al Edificio Raffo.

Esta es la narración de Meche, de cuyos testimonios, el autor confieza no poder desprenderse:

"Entonces me mandó donde Eve y así fue conforme yo le conocí. Cuando la conocí era recién también que ella estaba iniciándose y que tenía su Asamblea Local elegida hace dos años, y su Club que fue al que me invitó. Me dijo: "Bueno, espero verte el miércoles que tenemos aquí un club". Bueno, como yo no era bahá'í, no entendía las cosas. Vi los cuadros nomás y pregunté: '¿Quién es el señor de este cuadro?', que era 'Abdu'l-Bahá. Entonces tenía de intérprete a un joven Manuel Vera, que me explicó ... Entonces fui el día miércoles y estaba una americana, la Sra. Gwenne Sholtis que estaba de paso para Bolivia, pionera allá, y entonces ella hizo todo un juego, todos sentados en la alfombra, en el suelo, todos éramos jóvenes y eran las preguntas en inglés y las respuestas en inglés. Fue una cosa muy sencilla así, muy linda, que me gustó y después dijo que leyera algo de su libro, también viejito, "Bahá'u'lláh y la Nueva Era" que era sobre igualdad de derechos de hombres y mujeres, y yo lo leí, y ella me dijo, "ah, has leído bien clarito Meche ¿tú no quisieras venir el sábado para hablar sobre este punto?" "¿Qué cosa hay el sábado?". Entonces me dijo: "Nó, se reúnen así, unos jóvenes también y leemos de este libro y tú lees y Manuel Vera va a dar las explicaciones que yo voy a dar en inglés y él es el traductor". Todo esto era en inglés. "Perfecto", dije yo.

Fui y conté a un amigo íntimo que tenía, que lo conocía yo de pantalones cortos, que se llama Demetrio Molero... Demetrio en ese entonces trabajaba ya conmigo... y yo le digo, "Demetrio, sabes, que me ha invitado esta señorita Eve Nicklin que es linda y dice que da charlas los sábados y que yo lea este párrafo de este libro y después vamos a comentar, pero sabes, de que yo tengo un poco de miedo porque yo no sé de que se trata, si ella es política porque habla de derechos de hombres y mujeres y también he escuchado de una moneda universal". Y él me dice: "Pero Meche, ¿por que te metes en estas cosas?, tú no sabes". "Bueno", le dije yo, "pero tenemos que tener también una variante en nuestras vidas. Y yo por eso te invito porque tú eres mi amigo. Invito a mi hermano Enrique y a algunos amigos de la universidad en que él está estudiando. Y en fin, a alguna gente. No me vayan ellos a querer tirar, jugando, no me vayan a querer ellos tirar así tomates". "Bueno", él me dijo, "vamos".

Llegó ese sábado y yo me había preparado sobre este libro; había leído y fuimos con mi hermano, mi cuñado y algunos amigos de mi hermano. Cuando yo terminé de leer este librito y di mi opinión, porque siempre yo estaba interesada, eso sí, de que tenía que haber justicia, pero justicia social no por medio de la religión sino de otra manera. Entonces Eve Nicklin habló y me explico y dio una relación de lo que es la Fe Bahá'í.

Yo me asombré cuando Demetrio levantó la mano y dijo: "¿Qué cosa tengo que hacer para entrar a este movimiento?. "Bueno, usted tiene que leer tal y tal y tal libro". Bueno, allí terminó. El día lunes, cuando él fue a mi casa yo le dije: "Pero Demetrio, ¿qué cosa has hecho tú de pertenecer a un movimiento si este movimiento es cosa que acá dice que es religión". "Sí pues Meche, pero yo toda la vida he pensado ampliamente. Tú nunca me has visto ir a misa ni comulgar. Tú eres la cucufata, que comulgas, todos los primeros viernes vas a misa y todas esas cosas. Pero yo, mi mente, es completamente diferente". Entonces para mí me costo cerca de un año que iba molestando a los bahá'ís, al principio medio que me burlaba de ellos, porque yo veía y decía, "estas cuatro personas, qué piensan, de que si Jesús, Cristo, es el Hijo de Dios ...y cómo pueden ellos decir de que Bahá'u'lláh es el retorno de Cristo". Y entonces, allí fueron mis luchas internas, mis confesiones habladas con el Padre Fordín, que había sido mi guía espiritual desde que tomé la comunión a la edad de siete años. Y yo le explique a mí nada me prohiben acá". Y entonces, él, un hombre muy inteligente, dijo: "tienes que tener cuidado.. porque pueden ser... los falsos profetas que llegan (él iba a mi casa). Pero en fin, si nada te prohiben, tú sigue investigando" Y así fue como después de un año, en diciembre, dije "quiero pertenecer a esta Fe".

Y no fue fácil. Porque cuando se reunieron en la Asamblea Local me hicieron muchas preguntas; ya me habían hecho estudiar la "Voluntad y Testamento de 'Abdu'l-Bahá", muchos pasajes de la "Nueva Era" y después me hicieron varias preguntas; yo me acuerdo de que una de ellas fue "¿por qué quieres tú ser bahá'í?". Yo no sé lo que respondí. Y me preguntaron de la Voluntad y Testamento, si yo estaba aceptando a Bahá'u'lláh como el Profeta para esta Nueva Era y estaba aceptando la institución que había de Asambleas y el Guardián que vivía. Entonces yo dije que sí, que estoy de acuerdo, que no sé mucho, pero que voy a seguir estudiando, pero que quiero ser baha'í¼.

Entonces recuerdo que un día se hizo elección para delegados y salí yo de delegada para acompañar a Eve al Segundo Congreso en Chile en enero de 1948.

Fuimos en un barco caletero, chileno, que demoró quince días y durante estos quince días en que no había pasajeros, porque no era más que el capitán, su esposa, dos o tres mujeres, y con Eve creo que éramos cinco mujeres que íbamos, y después todo era la tripulación. Ibamos caleteando de puerto en puerto. "Eve enseñaba la Causa en cada puerto que tocabamos" Cuando íbamos a llegar ya a Valpaíso, es que yo ahí me di cuenta de mi responsabilidad. Y yo le digo a Eve: "Pero si yo no sé nada.. Yo no sé cosas... que..." "Nó", me dijo, "tú vas a saber, Meche, presentar muy bien". Y total, que entramos en un amanecer. Yo estaba allí en la borda, mirando, y escuché que alguien dijo: "Mercedes Sánchez, Eve Nicklin". Era un chileno que venía a recibirnos, a darnos la bienvenida. Esteban Canales. Y yo, desde que escuché mi nombre así, que subió las escaleras rápido, y nos abrazó, yo me di cuenta de que esta es la familia universal que ella nos había hablado, Eve Nicklin, y que decíamos que éramos toda una familia. Entonces yo ya con él me sentí "protegida" y le dije: "Esteban, yo no sé nada". "No te preocupes Meche, si todos estamos en el mismo camino". Eso fue en Valparaíso; me llevaron a casa de Rosita Caro... En este Valparaíso nos quedamos una noche a dormir. Quiero contar esto porque tal vez, hace ve la capacidad de Eve. Eso fue el sábado. El día domingo yo sentí las campanas.. de la iglesia. Y yo me levanté, me vestí. Eve también se vistió y salió tras de mi. Me dijo: "Meche, tú no conoces a donde vas". Yo le digo: "Pero siento campanas por acá Eve Nicklin". "Por acá debe haber una iglesia, un templo cerca". Y efectivamente estaba muy cerca un templo. Y fui; yo tenía todavía necesidad de escuchar misa. Eve Nicklin entró al templo, yo me hinqué, ella hizo lo mismo y, hasta que salí... Fue una pionera así, con mucho criterio, eso que a veces nos falta a muchas personas. Porque ella ahí me pudo decir: "Pero, cómo, si tú eres bahá'í, tú vienes representando". No me dijo absolutamente nada.

Y después tomamos un tren con Esteban Canales y fuimos a Santiago. En una casa muy hermosa, se realizaba este Segundo Congreso. Y allí me di cuenta que recién todos estábamos aprendiendo. Todos empezábamos a hacer preguntas infantiles, ahora me parecen infantiles y fuera de lugar....". (69)

Este congreso -en enero de 1948- resultó ser muy inspirador, tanto porque los escasos bahá'ís dispersos en los diez países sudamericanos se iban conociendo y sintiéndose como una hermandad, como porque era la oportunidad de estudiar la manera como cada cual desarrollaba en su país el trabajo de enseñanza abriéndose paso.

Margot Worlwey, la delegada del Brasil, quien estuvo presente en aquel evento y quien había conocido a Eve en su corto pionerismo a ese país en 1937, recordó: "Ella escribió un pequeño boceto cómico sobre cómo formar una asamblea y cómo deberían ser las elecciones y la conducción de las reuniones de asamblea, que fue muy gracioso, y todos aprendimos, pues en ese tiempo, pocos de nosotros sabiamos con seguridad como se formaba una asamblea y los procedimientos de una asamblea; todo esto estaba haciendo historia y lo tomábamos todos muy seriamente". (70)

Fue en dicho congreso en donde se recibió el llamamiento del amado Guardián para que un pionero se levante y vaya a consolidar la asamblea espiritual de Punta Arenas, en el extremo sur de Chile. Los asistentes decidieron que viaje Eve por cuanto "era la única persona disponible por ese entonces".

Según Eve, "cuando a mi regreso de Santiago puse la noticia en conocimiento de ellos (los bahá'ís de Lima) todos pusieron el grito en el cielo. Arguyeron una serie de razones.. yo misma tuve miedo de dejarlos". (71)

A pesar de que la idea de ir a enseñar al Estrecho de Magallanes le había encantado y estaba muy contenta, sus temores fueron también muchos y por eso decidió consultar con su Guardián.

El 30 de enero de 1948, Shoghi Effendi, mediante su secretaria, le dice que "El (Guardián) sinceramente aprueba de su ida a Punta Arenas para fortalecer el trabajo allí, puesto que lo considera como una muy importante avanzada de la Fe y que debe ser mantenida a toda costa... El orará en los Santuarios Sagrados para que vuestra labor en Chile pueda ser ricamente bendecida y para que los amigos en Lima redoblen sus esfuerzos y compensen en alto grado vuestra partida...".

Siendo que la obediencia fue la principal cualidad del pionerismo de Eve, ella hizo maletas. Sobre su departamento, decidió dejarlo en manos de Alberto Lovatón y Luz Sáenz, pero la comunidad protestó argumentando que aquí ya había una Asamblea Espiritual responsable y que ellos se encargarían de mantenerlo hasta su regreso. Finalmente Eve accedió al pedido y al poco tiempo se embarcó en el "San Sebastián" un 28 de febrero de 1948. Al puerto del Callao le fueron a despedir un grupo de amigos bahá'ís.

"Bueno, aquí hay que andar", dijo severamente Demetrio Molero, el tesorero de la Asamblea. Ya no podían seguir con la política del platito que Eve ponía en la mesa para recibir las contribuciones al Fondo y al cual caían unos escasos centavos. Ahora era diferente y había que pagar 140 soles que era el alquiler del local y las propinas al ascensorista. Demetrio dijo a todos que ya no iban a hacer lo que le hacían a Eve y que en adelante la contribución no podía ser voluntaria.

La Asamblea se reunió y consultando decidieron que cada miembro de la comunidad debería dar de acuerdo a su ingreso y fijarse una cuota. Demetrio fue el encargado de ir religiosamente al trabajo de cada uno, mensualmente, a fin de efectuar la recaudación.

Cada semana había una comisión de dos personas para la limpieza y para las celebraciones. Demetrio fue encargado de mantener abierto el centro cada sábado para las reuniones. Cualquiera que fuera el número de visitantes, el local permaneció siempre abierto.

Como asegura Demetrio, hasta cuando Eve no salió, no sabía ella lo que había hecho. Y conforme lo prometio Shoghi Effendi, la comunidad empezó a "redoblar sus esfuerzos". De repente vieron que se hacían más responsables, que se activaban por sí solos y que la Asamblea maduró enormemente reuniéndose periódicamente.

Durante la ausencia de la pionera ingresaron ocho nuevos bahá'ís como mejor signo de que la enseñanza no se interrumpió. Ellos fueron: Pedro Tejada (10.04.48), Desiderio Palomino (16.06.48), Sra. Barteau (9.02.49), Luis Fowler (16.03.49), José Manuel Oliva Viola (25.03.49), Luis King Valera (9.04.49), Elías Rivera Roca (9.04.49) -quien murió cinco meses después- Augusto Hernández Barandiarán (24.04.49) y Josefina Kawuamoto (26.09.49).

Los miembros de la Asamblea Espiritual Local de Lima en 1948 fueron: Manuel Vera, David Beckett, Demetrio Molero, Julio Beteta, Julia Mendoza de Morales Macedo, Fidela Falcón, Molly Landívar, Mercedes Sánchez, Guillermo Aguilar.

Manuel Vera contrajo matrimonio con Dora Canessa el 17 de julio de 1948 en el Edificio Raffo. La novia era católica y por tanto fue el primer matrimonio inter-religioso que tuvimos.

Las visitas de afuera registradas durante 1948-1949 son" Carlos Saúl Hernández, delegado colombiano al Congreso de Chile (1.02.48); Anna True Parson, de California (enero 1949); Artemus Lamb, de Santiago de Chile, (15.02.49), Mary Binda (chilena); Lina G. de Smithson, de Iquique (15.02.49) y Amelia Collins quien en 1951 fuera nombrada Mano de la Causa de Dios. De fecha desconocida, probablemente al período que sigue, es el paso de Janice Ewing de Santiago de Chile.

Es también en 1949 -enero- cuando Demetrio Molero viaja como delegado del Perú al Tercer Congreso Bahá'í Sudamericano realizado en Sao Paulo, Brasil. Su designación se debió a que el delegado electo no podía viajar por asuntos personales así como también los suplentes. Lo señalaron pero él rechazó diciendo que era una persona sencilla y no iba a hacer bien el papel de delegado.

Finalmente acepta hacerlo. Viaja a La Paz y allí se encuentra con Mario Rodríguez quien viajaba como observador y juntos volaron a Sao Paulo. Se encontraba muy nervioso y cuando le tocó su turno para hablar, explicó con sencillez las actividades en Lima. Fue muy felicitado y lo invitaron a Rio de Janeiro en donde expresaron que ahora solamente falta que Perú invite al próximo Congreso (el cuarto). El respondió que en Lima no estaban preparados, pero en eso recibió una carta de Meche Sánchez indicándole que estaba tratando de adquirir una casa para el siguiente congreso. Dado esto, Lima fue escogida la siguiente sede.

Al concluir el evento de San Paulo, Amelia Collins pasa por Lima. Ella les habló sobre administración, y los visitaba a pedido del Guardián, para justamente, hablarles del Orden Administrativo de la Fe, el desarrollo que empezaba a verse, y que pronto después del Cuarto Congreso se levantaría un pilar para la América del Sur, con la elección de la primera Asamblea Espiritual Nacional para diez países. Tuvo reuniones en el Callao. Cuando ella se reunía con los amigos, estos le preguntaban: ¿Qué hacía el Guardián?, ¿Cómo era?. Estuvo dos o tres días en Lima.

La noticia de que Lima sería la sede del Cuarto Congreso produjo una fiebre de trabajo en todos. El Comité Interamericano escribió que se realizaría del 2 al 7 de mayo de 1950.

La Asamblra de Lima de 1949 tuvo los siguientes miembros: Julia Mendoza de Morales Macedo, Mary Beckett (luego Jorge Béjar), Manuel Vera, David Beckett (luego Angela Brown), Demetrio Molero, Viola Oliva, Mercedes Sánchez, Guillermo Aguilar, Alberto Lovatón.

En octubre de 1949 los dedicados esposos Beckett se mudan al Callao junto con Eve con el objeto de apurar los esfuerzos para lograr la Asamblea Espiritual Local del Callao. Ellos vivieron en la calle Grau 865.

Varios meses antes, el Señor Luis King ofreció su casa para que funcione como Centro Bahá'í, en Cockrane 459, lo que efectivamente se concretó y ayudó mucho a la consolidación de la comunidad junto con el Centro Bahá'í que los esposos Beckett habían instalado en su casa; es decir, dos centros en el Callao en 1949.

Debemos recalcar que para julio de 1949 se empezaron a pasar diapositivas bahá'ís en los cines Gardel y Porteño del mencionado puerto y en noviembre de dicho año se dieron las primeras audiciones radiales bahá'ís de parte de los amigos chalacos en Radio Victoria los días domingos sobre la "Canción Celestial" de Howard Colby Ives y además spots anunciando las reuniones en los dos centros.

Entretanto, los limeños se dedicaban a conseguir los fondos necesarios para sostener financieramente el acontecimiento que venía. Ralizaron fiestas sociales, bailes de primavera -Josefina Kawuamoto fue nombrada reina-, parrilladas, generalmente en la nueva casa de la familia Sánchez en Túpac Amaru 1870-Lince.

Estos primeros amigos, siendo mayoría juventud, bullieron de entusiasmo y planes. Aunque dotados de un entendimiento todavía limitado de la administración y sus principios, su espíritu era lo resaltante. A veces había extremos en su ingenuidad, como la vez que quisieron hacer una fiesta social para conseguir fondos y preguntaron a Eve si podían vender licor a lo que ella les señaló que podían hacerlo pero ellos como bahá'ís no podían tomar. (1950).

Las actividades bahá'ís, a su vez, se trasladaron al nuevo Centro Bahá'í en Lima en el Jr. Ocoña 257 -altos- el cual era un local cedido por Meche Sánchez. En la actualidad dicho local está derruído. Este fue alquilado por la Asamblea Espiritual de Lima la cual tuvo su primera reunión allí el 6 de julio de 1949, la última en el edificio Raffo el 12 de junio del mismo año. (a)

Otro ejemplo de lo original de la capacidad de los jóvenes bahá'ís la encontramos en un ejemplar del Boletín Sudamericano de enero de 1950.

"El seis de enero se efectuó en la residencia de la señorita Mercedes Sánchez... la inolvidable "Fiesta de Medio Siglo" organizada exclusivamente para jóvenes por el Comité de Juventud Bahá'í de Lima y Comité Socio-Económico. Más de un centenar de personas asistió a tan menorable velada durante la cual se desarrolló un magnífico programa.

Los señores Manuel Vera, doctor Guillermo Aguilar y Esteban Canales fueron encargados de los discursos, en los cuales se dio en una forma interesantísima el Mensaje Bahá'í y se expresó el simbolismo y trascendencia de esta brillante reunión. Completaron esta parte del programa la proyección de las hermosas diapositivas de la casa de Adoración Bahá'í de Occidente (Wilmette), con las bellas grabaciones hechas por el Comité Radial de Chile, y la simbólica y linda película sonora "Los pájaros no tienen frontera" cedida gentilmente. Con bailes típicos y extranjeros, viandas y refrescos y una alegría desbordante, en la que siempre se mantuvo el magnífico espíritu bahá'í,... esta inolvidable "Fiesta de medio Siglo" que nunca será olvidada por todos los que tuvimos el placer de asistir... Como resultado de esta ...magníficos contactos para nuestra amada Fe..." (73)

Otros eventos con las actividades de 1950 figura la Fiesta de Naw Rúz con 150 personas. Realmente admirable el año 1950-51 en el cual hubo, por ejemplo, 49 charlas públicas.

Es asímismo digno de resaltar la celebración del Centenario del Martirio del Báb.

Era una fecha muy significativa tanto por la evocación de nuestro Profeta Mártir, como porque, particularmente en Latinoamérica, el Centro Mundial de la Fe informaba que se había crecido a 70 centros y 35 asambleas espirituales locales.

Cuenta Meche: "Eve Nicklin es invitada a los Estados Unidos. Toda nuestra comunidad la apoyó. Necesitaba ese viaje que verdaderamente lo había ganado. En Lima conmemoramos ese acontecimidento con dos grandes reuniones... Una a las 12 del día, hora del martirio, en el pequeño local que ya teníamos en la calle de Ocoña, y otra en la noche con más de cien personas en casa de la Familia Sánchez. Al regreso de los Estados Unidos, Eve nos traía un regalito, conforme decía, para sus hijos. Y ella decía que ya había tenido noticias de que la conmemoración del Centenario del Martirio del Báb, había sido todo un éxito: "Los felicito, ya están ustedes listos para seguir solos". (74) Eve estuvo en el país del Norte en los meses de junio, julio y agosto de 1950.

Y en verdad, la comunidad limeña se hallaba a niveles mayores de desarrollo. Su actividad era dinámica y su visión de la Causa era elevada y segura. En este período se registra una

buena cantidad de ingresos:

Germán Mansilla Rivas 2-03-50

Angelina de Brown 6-08-50

Jorge Béjar Rivera 11-10-50

Adrián Urteaga 15-11-50

Rosario Urteaga G. 15-11-50

Yolanda Urteaga 19-11-50

Antonio Centellas 09-02-51

Adelaida Tirado Oliva 9-02-51

Antonio Morales Guzmán 9-02-51

Genoveve G. de Urteaga 9-02-51

Ana Márquez Torre 9-02-51

Miguel Feijo Campbell 9-02-51

Norma Rodríguez 13-04-51

Nora Tirado 13-04-51

Las visitas a Lima en 1950 fueron: Sheila Rice-Wray (1-08-50); Lousie A. Ghoger de California, EE.UU. (31-10-50); Katharine P. Cole, de Ohio, EE.UU. (23-11-50); Dorothy Campbell de EE.UU. (12-12-50); y Gwenne Dorothy Sholtis de EE.UU. (12-12-50). Sheila Rice-Wray se encontraba muy cansada de una gira de enseñanza y se quedó tres meses viviendo en La Punta haciendo una labor provechosa para la Causa.

Una actividad sugestiva realizada por los limeños, a la que se sumó entusiasta como siempre el Callao- fue aquella del 2 de enero de 1951 que se celebró el Dia de la Religión Universal. El acto tuvo lugar en el Salón de las Américas del Hotel Bolívar con la asistencia de 120 personas. Hablaron Jorge Béjar, Mercedes Sánchez y el doctor Guillermo Aguilar. Se contrató a elementos de la Orquesta Sinfónica Nacional para que amenizaran la ceremonia. Fue todo un éxito.

Bien, queridos amigos y cansados lectores, parece ser que la alegría de aprender lo que los creyentes devotos de aquella época hacían, nos ha llevado a olvidar a nuesta querida Eve en su lejano Puerto de Punta Arenas. No seamos pues ingratos y vayamos a verla.

Había logrado ella consolidar la Asamblea Local en ese remoto lugar, en esa posta tan admirada por Shoghi Effendi, y en donde vale decir, su abnegada labor se vio dificultada por el terrible invierno, la nieve, las fuertes lluvias, y su reumatismo, pues era una mujer pasados los cincuenta años. Eve sintió que en Lima tenía a la gente pero no a la propaganda, pero que en Punta Arenas tenía la propaganda pero no a la gente. Pero por sobre todo su labor pionera fue intensiva, desarrollando toda su actividad como ella sabía hacerlo, para dar la Fe a los pobladores de la Tierra del Fuego.

Seguía enseñando inglés para ganarse la vida y siempre con su dificultad para expresarse apropiadamente en castellano. Le escribe al Guardián y él le responde a través de su secretaria con fecha 6 de diciembre de 1948.

"... El (Shoghi Effendi) comprende plenamente las dificultades comprendidas en el mantenimiento de una asamblea tal como aquella en Punta Arenas. Pero él urge a los amigos y a usted no descorazonarse, sino más bien, intentar nuevos medios de contactar un campo diferente, tanto como sea posible. Quizás mediante ser socio activo en algún club social o algún otro tipo, o asistir a obras de caridad, o de promoción de la ONU. El apoyo en maneras como estas, usted y los creyentes podrían lograr conseguir nuevos contactos quienes no podrían normalmente responder a una reunión pública, avisos o radio.

El orará por vuestro éxito y la protección de vuestra asamblea en los Santuarios Sagrados y él aprecia grandemente vuestros determinados y devotos trabajos". (75)

Pero el corazón de Eve estaba en verdad en su "país adoptivo" y con sus "hijos espirituales", sus "bebés". En la entrevista con Mario León, ella trae al presente los sentimientos de su corazón en aquellos tiempos.

EN "Mantuve una estrecha colaboración con ellos. Me mantuve al tanto de todo lo que ocurría. Cuando exponían algunos de sus problemas yo trataba de guiarlos en aquello que yo podía hacerlo. Claro, lo que escapaba de mi posiblidad derivaba al amado Guardián.

ML Y ellos, no le pedían que regrese al Perú?

EN Por supuesto. Algunos amigos me decían que los problemas se agudizaban y que era necesario mi retorno.

ML Y, cuándo regresó usted?

EN Bueno, una vez sus problemas se agravaron o les pareció así. Decidieron pedir al Guardián por cable mi retorno. Ellos nunca mencionaron que habían cablegrafiado.

ML Y, ¿cómo supo usted que ellos habían cablegrafiado al Guardián?

EN (Se sonríe) No recuerdo exactamente. Pero alguien me preguntó qué era lo que el Guardián me había dicho. A lo que le contesté que la meta en Punta Arenas había sido lograda, entonces, al Guardián le pareció tiempo para mi regreso. Pero, insistió en que el Guardián tuvo que haberme dicho acerca de la solicitud que ellos habían hecho".

¿Qué fue lo que ustedes solicitaron? Pregunté

¡Su retorno!

Y obtuvieron alguna respuesta? Volví a preguntar. Claro que sí! Eve, respondieron.

¿Dónde está? ¿Puedo ver la respuesta?

¡Ah, la respuesta es que tú estás aquí!" (76)

Eve regresó al Perú el 26 de mayo de 1949.

_____________________________________________________________________________________________

Nota (a)

La actual Sede Nacional de Jesús Maria fue adquirida recién en 1954.

_________________________________________________________________________________________

Referencias

68. Versión magnetofónica de Mercedes Sánchez.

69. Idem

70. Margot Worley al autor. (28.05.86)

71. "Carta a un Pionero", No. 8, por Mario León.

72. Shoghi Effendi, por medio de su secretaria. (30.01.48)

73. Boletín Bahá'í Sudamericano, enero de 1950.

74. Versión magnetofónica de Mercedes Sánchez

75. Shoghi Effendi, por medio de su secretaria. (06.12.48)

76. "Carta a un Pionero" No. 9, por Mario León.

VII

LA ASAMBLEA ESPIRITUAL NACIONAL DE LOS DIEZ PAISES

La ausencia temporal de la "Madre Espiritual" hizo muy bien a la comunidad, como anotamos. ahora bien, hubo otras señales del grado de madurez que alcanzaron.

Algunos de estos signos se observaron por ejemplo en el desenvolvimiento de los Comités Regionales de Enseñanza del Peru, desde el año 1947 (a) en que se estableció hasta el año de 1950, en que nos ocuparemos y motiva nuestro estudio. Dicho comité -para hablar en singular- fue establecido por el Comité de Enseñanza Bahá'í para Sudamérica (CEBSA) -brazo del Comité Interamericano- cuya sede original estaba en Santiago de Chile.

Este comité regional inició la gran empresa de expandir la Fe al interior del país desde Lima. Las funciones de un Comité Regional era hacer todas las funciones de la Asamblea Espiritual Local para los grupos de ocho bahá'ís o menos, y para los bahá'ís aislados y donde no hubieran creyentes, fuera de los límites civiles de las ciudades que tenían ya formadas sus asambleas. Debian dar a conocer la Fe, formar nuevas asambleas, donde haya bahá'ís aumentarlos, dar el Mensaje a todos los lugares posibles del territorio nacional.

Su primer trabajo fue sondear el país y se hicieron en consecuencia contactos en Trujillo, Cusco, Arequipa, "en esos lugares todas las buenas intenciones para trabajar han fracasado porque no ha sido posible mandar a alguna persona como instructor. No hay nadie que pueda disponer de tiempo para salir a estas ciudades". (77)

En ese sentido, anteriormente, trataron de enviar avisos a periódicos del país, siendo "El Mantaro" de Jauja, el único que respondió con una publicación el 28 de junio de 1947.

La gran idea llegó de los bahá'ís de Costa Rica quienes llevaron a cabo un plan para hacer contactos en el país colocando avisos especiales en algún diario de circulación nacional esperando las respuestas individuales. Dentro de este plan se evitaría la palabra religión, pues las condiciones de la época así lo sugerían.

Con el objeto de efectivizar el plan colocaron en setiembre y octubre de 1947 avisos en "La Tribuna" de Lima. La nota decía:

"BUSCAMOS

Persona de buena voluntad que deseen ayudar desinteresadamente

a organizar Grupos de Estudio de Cultura Universal similares a otros ya establecidos en mas de 80 paises.

Solicite informes sin compromiso al Comité de Enseñanza Baha'í -Apdo. 772- Lima" (78)

La idea tuvo mucho éxito pues comenzó a llegar una vasta correspondencia de lugares como Lima, Ica, Cajamarca, Jauja, Juliaca, Atocongo, (el Sr. Gabriel Mendes, quién conoció la Fe en Argentina, leyó en Lima el aviso, e informó que era un bahá'í dispuesto a propagar la Fe en la ciudad de Huánuco, donde residía) Huánuco, Ica, Arequipa, Trujillo. A los interesados que escribieron se les respondió dándoles la dirección de la sede en Lima -Edificio Raffo- junto con literatura de la fe. Pronto estos contactos se extendieron a otros lugares como Huancayo, Huaraz, Tarma, Cañete, Oxapampa, Huacho, La Oroya, Piura, Matahuasi, Juliaca.

Es también al trabajo de los miembros de este Comité que se debe la formación de la Comunidad Bahá'í del Callao, pues fijaron a este puerto como ciudad meta, y con la guía de Eve, se logró concretar la Asamblea Espiritual Local allí en 1951.

Es también digno de resaltar la Conferencia Regional Bahá'í para el Perú que organizaron en el Callao -en el Centro Baha'í de la calle Cockrane- del 11 al 17 de setiembre de 1950. El programa fue:

Lunes 11 : El Plan Divino -Alberto Lovatón.

Martes 12 : El Convenio Mayor de Dios -Esteban Canales.

Miércoles 13 : Leyes e Instituciones -Esposos Márquez.

Jueves 14 : Los Dos Convenios Gemelos de Bahá'u'llah y Abdu'l-bahá - Eve Nicklin.

Viernes 15 : Veinticinco Años de Guardianía -Dr. Aguilar.

Sábado 16 : Conferencia Pública: Laboratorio de una nueva Civilización; Alberto Lovatón.

Domingo 17 : Resumen general, consulta y clausura de Conferencia Regional.

Otra muestra del desarrollo de los miembros de esta comunidad fue la designación del Comite de Juventud de Sudamérica formado por Manuel Vera, David Beckett, José Manuel Oliva Viola; del Comité de Boletín Sudamericano también en Lima, compuesto por David Beckett, Mary Beckett y Manuel Vera (1949).

Asimismo, en el año 1949, empiezan los primeros contactos con la ONU. El Dr. Aguilar es nombrado por la Asamblea, representante bahá'í para la reunión de asociaciones no-gubernamentales para la ONU que funcionaba en la Asociación de Periodistas. El Dr. Aguilar reemplazó en esta responsabilidad a Elías Rivera que había fallecido.

La Asamblea Espiritual Local de 1950 estuvo conformada por los siguientes creyentes: Manuel Vera, David Beckett, Demetrio Molero, Julio Beteta, Julia de Morales Macedo (dejó el país ese año), Fidela Falcón, Molly Landívar, Mercedes Sánchez, Guillermo Aguilar.

La Asamblea Local de Lima de 1951: Germán Mansilla, Demetrio Molero, Marcedes Sánchez, Manuel Vera, Josefina Kawuamoto, Jorge Béjar, Guillermo Aguilar, Angelina Browun, Adrián Barreto.

Es igualmente digno de resaltar que en el Ridván de 1951 se logra finalmente la Asamblea Espiritual Local de los Bahá'ís del Callao -la segunda Asamblea en el Perú- la cual estuvo conformada por: Luis King, Eve Nicklin, Etelvina de Márquez, Rosendo Márquez, Esteban Ramos, Mary de Beckett, David Beckett, Alejandro Garro y Moraima Casas.

Vemos también que Eve se ausenta del país los meses de noviembre y diciembre de 1949 y enero de 1950, cuando viaja a la Conferencia Regional de Enseñanza de Perú y Bolivia realizada en La Paz del 16 al 19 de diciembre de 1949 a la cual asiste además el Dr. Aguilar, delegado peruano. En dicha actividad, Eve comienza a interesarse seriamente en la enseñanza a los indígenas y emprender el cumplimiento de las palabras de 'Abdu'l-Bahá respecto al futuro glorioso que estos pueblos nativos tenían dentro de la Fe: "Vosotros debéis dar gran importancia a la enseñanza de los Indígenas, eso es, a los aborígenes de América, porque estas almas son como los antiguos habitantes de Arabia peninsular, quienes con anterioridad a la Manifestación de Su Santidad, Muhammad, fueron tratados como salvajes. Pero cuando la luz Mohametana brilló en medio de ellos, llegaron a ser tan iluminados que alumbraron al mundo. De igual manera, si estos aborígenes fueses educados y obtuvieses guía, llegarán a ser tan iluminados que a su vez podrán derramar luz sobre todas las regiones".

En Bolivia, pais básicamente indígena, se quedó Eve tres meses, considerando la idea de ir a radicar luego al Cusco.

De La Paz, ella escribe a Shoghi Effendi quien le responde en una inspiradora carta haciéndole recordar los nobles servicios de Leonora Holsapple Armstrong y de su falicidad al escuchar el progreso espiritual del pueblo latinoamericano llevando sobre sus hombros las responsabilidades de la Causa de Bahá'u'lláh.

Volviendo a Lima debemos puntualizar que por sobre todo, la evidencia mayor de la capacidad de los amigos peruanos, fue la designación de Lima como sede de CEBSA -Comité para la Enseñanza Bahá'í en Sudamérica- cuya sede estuvo en Santiago de Chile.

En efecto, en el mes de mayo de aquel año de 1949, el Comité Interamericano bajo cuya jurisdicción estuvo Latinoamérica hasta 1951, resuelve trasladar este Comité cuya misión gigantesca era no menos que ser responsable de la propagación de la Fe en todo el continente sudamericano, vale decir, en sus diez países.

Con carta del seis de mayo se informó que los nueve miembros eran: Sra. Luz Sáenz, Julia Mendoza de Morales Macedo, Mery Beckett, Manuel Vera, Demetrio Molero, Dr. Aguilar, Eve Nicklin. De Chile, junto con Eve, vino Esteban Canales para trabajar juntos en el flamente Comité. En 1950 los miembros fueron Eve, Meche, David y esposa y el Dr. Aguilar.

Eve y Esteban traían de Chile un curso de capacitación para creyentes, que empezaron a darlo cada martes al mismo tiempo que continuaban las reuniones de los sábados.

El 26 de julio de 1949 llega el Sr. Mattoon, coordinador del Comité Interamericano procedente de los Estados Unidos, para asesorar a los miembros de CEBSA. Permanece varios días en la capital tuviendo importantes consultas.

"Muchas experiencias y recuerdos hermosos de este trabajo que se empezó en Lima", señala Meche. "Se utilizaba un mimeógrafo muy viejo, donde se escribían capítulos de "Bahá'u'lláh y la Nueva Era". Un grupo pues de jóvenes empezábamos, después de nuestros trabajos, a acudir a Ocoña 257. Todos los días íbamos a escribir a máquina, otros a mimeografiar, otros a engrapar, y así sacamos un libro que hasta ahora lo conservamos. Todos los amigos empezaron, acompañados por Eve Nicklin, a hacer este trabajo de unidad y poco a poco íbamos conociendo más de la Fe Bahá'í. (80)

De acuerdo a David Beckett, uno de los miembros más entusiastas: "Y allí íbamos para compaginar alrededor de la mesa cantando, cada uno poniendo una hoja más y Eve estaba con nosotros..." Hasta no-bahá'ís como Juan Sánchez se unían con alborozo a esa banda. Dice David: "... Yo encontré en ella (Eve) una especie de madre... Estoy convencido que su misión era venir aquí para hacer el trabajo que hizo". (81) Muchas veces estos servicios terminaban a altas horas de la noche o... en el chifa de la esquina.

CEBSA publicó varios materiales como:

- 2 panfletos: "25 años de Guardianía" por Rúhíyyih Khánum

- Una Escuela de la Religión Universal.

- El Convenio e Instituciones por Dorothy Baker.

- Bahá'u'lláh y la Nueva Era -extractos.

- "Preparación" para nuevos creyentes.

- Un estudio del "Divino Arte de Vivir"

- Dios Pasa -síntesis-

- Para niños pequeños, Manual para profesores de niños.

La gran fecha llegó con la realización del Cuarto y último Congreso Sudamericano. La recepción se realizó en el Hotel Crillón y las sesiones en casa de la familia Sánchez.

A este certamen asistió la Sra. Dorothy Baker, del Comité Interamericano, especialmente para hablar temas específicos como la elección de la Asamblea Espiritual Nacional Sudamericana para los diez países, el siguiente año de 1951.

A este Cuarto Congreso vinieron 17 personas de afuera: 10 delegados y 7 observadores.

De Chile: Rosita Caro

De Argentina: Haig Kevorkian

De Brasil:Acrisio Laserda, Margot Worley, Dinah França, Nilsa Taetz, Aureo Cooper, Edmun Miesler,

Margot Miesler.

De Bolivia: El Coronel Cuéllar.

De Uruguay: Raúl Acosta.

De Ecuador: Roxana Gallegos, Juan Aguirre.

De Venezuela: Yolanda de Stroesner

De Colombia: Inés Sarmiento, Leonor Porras, Gayle Woolson.

De EE.UU.:La Sra. Dorothy Baker, Coordinadora de la Asamblea Espiritual Nacional de los Estados Unidos

y el Canadá.

La recepción a los delegados fue en los salones principales del Hotel Crillón, siendo ésta el 2 de mayo al atardecer. De acuerdo a "Noticias Bahá'ís Sudamericanas": "... a las 6:30PM comenzaron a llegar las delegaciones y representantes del IV Congreso, representantes de la prensa y radio difusión locales, invitados especiales, numerosos adherentes y la totalidad de los creyentes baha'ís de las comunidades de Lima y el grupo del Callao. Una comisión designada por la Asamblea recibía a los huéspedes.

En uno de los salones artísticamente adornados para la sesión se sirvió el ágape en honor de las delegaciones, mientras se ejecutaba música melodiosa que servía de fondo a las animadas conversaciones que sostenían los comensales... De pronto, la suave voz del Dr. Aguilar, Presidente de CEBSA, se dejó escuchar para anunciarnos que el Presidente de la Asamblea Espiritual Local de los Bahá'ís de Lima, Sr. Manuel Vera Alva ofrecería la manifestación de los señores delegados, miembros de la prensa y radio difusión local, dando una muy cordial bienvenida a las delegaciones y haciendo votos fervientes, en nombre de la Asamblea Local, para que el IV Congreso Bahá'í Sudamericano, que en estos momentos se inauguraba oficialmente, deje magníficos resultados...

La Sra. Margot Worley, Delegada por la Asamblea de Bahía, en nombre de las Delegaciones del Brasil, agradeció en brillantes freses la calurosa bienvenida dada por el Sr. Vera Alva. En nombre de las delegaciones de los países de habla española, lo hizo el Coronel Arturo Cuéllar Echazú, delegado por la Asamblea de La Paz, Bolivia.

Por último, con las inspiradoras frases de la Dra. Dorothy Baker, Presidenta de la Asamblea Espiritual Nacional de los Bahá'ís de EE.UU. y el Canadá y Representante del Comité Interamericano se dio por finalizado este hermosoacto que dejó un recuerdo imborrable en los corazones de los asistentes". (82)

Durante este Congreso se realizaron varios actos públicos como fue la exhibición de vistas de los Sagrados Sepulcros Bahá'ís y del Tempo Bahá'í de Occidente. Asímismo el día jueves 4 de mayo a las 12:30 PM, se realizó una audición radial en Radio América y se tuvo una entrevista a las delegaciones al IV Congreso Bahá'í. Sabemos que en dicha oportunidad "en una forma muy interesante y vibrante de emoción se dio a conocer al público los principios de nuestra Fe, y los fines que se perseguían con el IV Congreso Bahá'í".

Igualmente se dio la presentación del diálogo espiritual "La Canción Celestial. Se tuvo una conferencia pública el 5 de mayo en la Asociación Guadalupana, ofrecida por el Coronel Arturo Cuéllar de Bolivia, al que asistió numeroso público y miembros del Cuerpo Diplomático acreditado en Lima. Como nota simpática al Congreso se dio un programa folclórico a cargo de los delegados.

La consulta fue intensiva y se trataron temas como, una Asamblea Espiritual Nacional y el Guardián, enseñanza, Administración Bahá'í y Procedimientos, la enseñanza del Convenio, Organización Mundial de la Causa Bahá'í, mayor conocimiento de la Fe Bahá'í por el estudio de su historia, métodos para lograr la madurez espiritual de los bahá'ís.

El delegado peruano fue Manuel Vera quien presentó el tema; "Ayudas Visuales". En este Congreso se designó a Lima como la sede para la Primera Convención Sudamericana a realizarse el siguiente año de 1951 para la histórica elección de la Asamblea Sudamericana.

Los delegados enviaron el siguiente cable a Shoghi Effendi:

"Prometemos esfuerzos unidos devoción leal y entusiasta. Suplicamos oraciones éxito IV Congreso Bahá'I Sudamericano, promulgación planes de enseñanza formación Asamblea Espiritual Nacional. Agradecemos asistencia querida Dorothy "Baker". Delegados envían profundo amor y gratitud.

IV Congreso Bahá'í".(83)

El Guardián a su vez respondió:

"Haifa 7 de mayo de 1950

Congreso Bahá'í

Profundamente conmovido recibí mensaje. Saludos suplicando fervorosamente abundantes bendiciones realización Cuarto Congreso con las más grandes esperanzas. Aprecio labor querida Dorothy. Necesario hagan dobles esfuerzos.

Con el más ferviente amor,

Shoghi".(84)

El 18 de febrero de 1951, Shoghi Effendi escribe por medio de su secretaria a "los creyentes que asistieron al Cuarto Congreso Bahá'I en Sudamérica, el 9 de mayo de 1950".

"Queridos amigos bahá'ís,

El amado Guardián recibió vuestros afectuosos saludos y apreció mucho los sentimientos que expresaron; pero debido a que él ha estado muy ocupado atendiendo su correspondencia durante los pasados meses, ustedes no han recibido una respuesta más temprana.

El está seguro que ustedes entienden estos retrasos, y que en vuestras muchas actividades bahá'ís, busquen levantar la pesada carga que él está llevando, mediante la asunción de más responsabilidades ustedes mismos, y urgiendo a los bahá'ís en cada lugar su parte en el sostenimiento de las actividades administrativas de la Fe.

Los creyentes latinoamericanos están lanzándose ahora a una existencia bahá'í independiente a través de sus dos primeras Asambleas Nacionales. Aunque ellos todavía trabajarán en cercana colaboración y cooperación con sus hermanos norteamericanos, ellos sin embargo deberán encontrar su carga de responsabilidad pesada e ineludible. Este es su privilegio, y un desafío a sus caracteres y a su devoción, soportar esta nueva carga para la Fe con dignidad y habilidad.

El les asegura, y a través de ustedes, a vuestros correligionarios, que sus ardientes oraciones están circulando a los amigos latinoamericanos en este momento; y sus esperanzas para que sus futuros servicios sean muy elevados.

Con cálido amor bahá'í.

R. Rabbani

(De puño y letra del Guardián)

Que el Amado Guardián los bendiga, los sostenga y guíe para promover efectivamente los vitales intereses de su Fe,

Vuestro verdadero hermano,

Shoghi".(85)

Y se acercaba el Ridván de la primera Convención Sudamericana. "A los miembros ardientes firmes, de corazón cálido y de mente espiritual de estas comunidades latinoamericanas", decía un mensaje del Guardián en 1947, "que entre los creyentes de Bahá'u'lláh ya constituyen el cuerpo más considerable de los reclutas de los rasgos de la más profundamente arraigada y poderosa Iglesia de la Cristiandad; cuyas patrias han sido escogidas como el escenario de las más tempranas victorias ganadas por los ejecutores del Plan Divino de 'Abdu'l-Bahá lanzados en su cruzada para la conquista espiritual del planeta entero; el establecimiento de cuya Asamblea Espiritual Nacional proyectada, ha de constituir una marca del contraste notable en la segunda época de la Edad Formativa de la Dispensación Bahá'í; cuyas Asambleas Espirituales principales están ahora estableciendo contacto directo con el Centro Mundial de la Fe de Bahá'u'lláh en la Tierra Santa; las fotografías de cuyos representantes elegidos de sus centros principales pronto adornarán las paredes de Su Mansión en Bahjí; unos pocos de cuyos miembros ya se han levantado para llevar la antorcha de la guía divina confiada a sus ciudades a los pueblos y razas de las cuales ellos se originaron; a este privilegiado, este más joven, este dinámico y altamente prometedor miembro de la comunidad mundial bahá'í orgánica, me siento impulsado a dirigir antes de terminar este aspecto de mi tema, este llamado general para que se levante hasta las alturas de la gloriosa oportunidad que el destino está desenvolviendo ante sus miembros. Suya es la oportunidad, si la asiesen, para adornar las primeras páginas de los anales de la segunda centuria bahá'í con historias de hechos que se aproximarán en valor a las que con sus hermanos persas han iluminado los primeros años del primer siglo, y comparables a las hazañas más recientemente realizadas por sus hermanos creyentes norteamericanos, las cuales han dado lustre a la última década de ese mismo siglo". (86)

Con términos tales el amado Guardián visualizó a estos creyentes y comunidades esto que podríamos llamar el destino espiritual de Latinoamérica. Y los preparó en el paso de inmensa trascendencia que iban a dar cuando dirigirían con suficiencia e independencia los destinos de la Causa Grande de Bahá'u'lláh.

Para representar al Perú fueron elegidos Manuel Vera, Mercedes Sánchez y Guillermo Aguilar. El 21 de abril de 1951 tuvo lugar la elección de la Asamblea de Lima "con la presencia de casi todos los delegados de los diez países sudamericanos y numerosos asistentes extranjeros para la primera Convención Sudamericana".

La recepción a los delegados tuvo lugar en el Hotel Crillón y toda la Convención fue hecha en el Hotel Leuro de Miraflores (Grimaldo del Solar 222). El segundo día fue la elección.

La Asamblea Espiritual Regional de Sudamérica quedo integrada así:

De Brasil : Margot Worley

Edmund Miessler

Rangvald Taetz

De Chile : Esteban Canales

Alejandro Reid

De Colombia : Gayle Woolson

De Perú : Mercedes Sánchez

Manuel Vera

Eve Nicklin

"El hotel donde se realizó el acontecimiento", son las palabras de Eve, "quedaba justo en la misma calle donde yo había vivido al principio. Naturalmente, mis pensamientos se remontaban a esos días de lucha contra el idioma, clima, soledad, tratando de ganar contactos para la Fe y todas las cosas que un pionero tiene que afrontar en el campo de la pionería. Sin embargo, ¡cuán diferente era ese día!. Todas esas experiencias podían ser contadas como puras alegrías. Compartí algunas de estas experiencias internas con Edna True y Paul Haney, aquellos dos amados representantes que fueron enviados por la Asamblea de los Estados Unidos de Norte América". (87)

Paul Haney (posteriormente Mano de la Causa de Dios en 1954) trajo como regalo del Guardián un bucle del cabello sagrado de Bahá'u'lláh para ser guardados en los archivos de reliquias de la flamante Asamblea Nacional.

La Convención Sudamericana empezó el domingo 22 de abril a las 5PM. Hubo una amplia consulta sobre administración, enseñanza, unidad, literatura, fondo, etc. Una noche se pasó una película en colores de los Santuarios y jardines del Monte Carmelo, que quedó en Lima como un regalo de la Asamblea Norteamericana. También hubo un programa de radio con la participación de un grupo de delegados y en otra ocasión una conferencia pública en el Hotel Bolívar a cargo de la señora Gayle Woolson y el Dr. Alejandro Reid.

Igualmente se estudió el siguiente mensaje del Guardián:

"18 de abril de 1951

A las Convenciones Latino Americanas

Saludo con corazón alegre la convocación de las primeras Convenciones históricas gemelas de los seguidores de la Fe de Bahá'u'lláh en Centro América, México,las Antillas y Sudamérica, reunidos para elegir las Asambleas Nacionales Gemelas, constituyendo pilares de apoyo, orden administrativo, divinamente señalado, en América Latina. Felicito los delegados convocados por el triunfo magnífico señalando la culminación del proceso de 14 años, encadenando los últimos años del primer siglo con la primera década del segundo siglo bahá'í. Aclamo cumplimiento de la meta vital de dos campañas sumamente importantes, lanzadas sucesivamente fuera de los límites del continente norteamericano por la Comunidad Bahá'í americana de acuerdo con el Plan Divino de 'Abdu'l-Bahá.

Reconozco con gratitud en estos agregados, que marcan una nueva época, llevados a cabo simultáneamente en Perú y Panamá, representando casi cuatro veintenas de localidades distribuidas desde México hasta Magallanes, incluyendo comunidades incorporadas en casi todas las capitales de las Repúblicas latinoamericanas, los resultados iniciales del llamamiento, clarín proclamado hace 80 años por Bahá'u'lláh en el Libro Más Sagrado, dirigido colectivamente a los gobernadores de las Repúblicas del Hemisferio Occidental.

Pido de las Asambleas Nacionales entrantes, que están de pie a la entrada de la segunda época, la cual se desarrolla ahora en el curso de la evolución de la Fe de Bahá'u'lláh en América Latina, levantarse con unidad completa, fidelidad ejemplar, gran sabiduría, dedicación suprema, resolución que no se desvía y sacrificio heróico, para cumplir debidamente con sus triples responsabilidades sagradas, no escapables: primera, consolidar a los dos pilares recientemente elegidos del orden administrativo mundial de la Fe; segunda, estimular la propagación de Sus enseñanzas; tercera, enriquecer la vida espiritual y profundizar el conocimiento de sus protectores declarados.

He despacho por medio de la distinguida colaboradora, Amelia Collins, dos rizos de pelo bendito de Bahá'u'lláh como las dádivas inaugurales a las primeras comunidades de la raza latina, las cuales han alcanzado su madurez y han conseguido su distinción por medio de la formación de sus Asambleas Nacionales independientes, para depositar y preservar para la posteridad en dos archivos nacionales especialmente instituídos, designados para conmemorar las victorias gemelas trascendentales espirituales y administrativas ganadas en el curso de la Edad Formativa de la Dispensación Bahá'í, y derramando lustre sobre los anales de la primera década del segundo Siglo Bahá'í. (88)

Shoghi".

También para gozo de los amigos presentes, se recibió del Guardián el siguiente cablegrama: (26.04.51)

"PROFUNDAMENTE APRECIO SENTIMIENTOS DELEGADOS CONVOCADOS STOP ORANDO BENDICIONES SIN PRECEDENTE CUMPLIMIENTO OBJETIVOS

SHOGHI"

"PROFOUNDLY APPRECIATE SENTIMENTS ASSEMBLED DELEGATES STOP PRAYING UNPRECEDENTED BLESSINGS FULFILLMENT OBJETIVES

SHOGHI" (89)

Y luego, al recién establecido cuerpo administrativo: (27.04.51)

"SUPLICANDO GUIA BENDICION DIVINAS GRANDES VICTORIAS RECIENTEMENTE ELEGIDOS REPRESENTANTES PROFUNDO AMOR

SHOGHI"

"SUPPLICATING DIVINE BLESSINGS GUIDANCE GREAT VICTORIES NEWLY ELECTED REPRESENTATIVES DEEPEST LOVE

SHOGHI" (90)

Había comenzado una nueva etapa en el desarrollo de la Fe Bahá'í en Sudamérica. Y Shoghi Effendi, siempre tendiendo su mano de guía y dirección escribía tres meses más tarde:

"Inflamados con la visión que se revela ante sus ojos "de los latinoamericanos"; conscientes de la sagrada responsabilidad que ... han de asumir en forma creciente; confirmados con la contemplación de la forma y rapidez en que su amada Fe se ha arraigado en sus propias tierras; confiando de que el mismo poder misterioso e inconquistable ... les concederá su gracia sustentadora y guía infalible, ... "ellos" deberán demostrar, durante este período de transición, un espíritu de dedicación, una tenacidad de propósito, un deseo de sacrificio propio, que sobrepasarán a cualquier cosa ya manifestada en su historia pasada ...". (91)

__________________________________________________________________________________

Nota (a):

Los miembros de este comité fueron:

1947: David y Mary Beckett, Eve Nicklin, Fidela Falcón y Alberto Lovatón.

1948: Mary y David Beckett, Alberto Lovatón, Adrianne Barton y Luis Fouler.

1949: Demetrio Molero, Alberto Lovatón, Mary y David Beckett y Julio Beteta.

1950: Alberto Lovatón, Etelvina de Márquez, Demetrio Molero, Luis King y Eve Nicklin.

( Hasta antes de 1951 la única creyente radicada fuera de Lima era Fidela Falcon (1948) en Talara)

_____________________________________________________________________________________

Referencias

77. Informes de CEBSA. Archivos Nacionales Bahá'ís del Perú.

78. Idem

79. "Tablas del Plan Divino", Abd'u'll Bahá. Pag. 11, EBILA,1975

80. Versión Magnetofónica de Mercedes Sánchez

81. Versión Magnetofónica de David Beckett

82. Boletín Bahá'í Sudamericano. No. 21, Julio de 1950

83. Cable del IV Congreso Bahá'í al Guardián. Archivos Nacionales Bahá'ís del Perú

84. Cable del Guardián al IV Congreso Bahá'í. (07.05.50). Archivos Nacionales Bahá'ís del Perú

85. Shoghi Effendi, por medio de su secretaria. (18.02.51)

86. "Los Requisitos Desafiantes de la Hora Presente", 1947

87. "Carta a un Pionero", No. 12, por Mario León

88. Noticias Bahá'ís Sudamericanas. No. 21, Julio de 1950

89. Cable del Guardián a la I Convención Sudamericana Bahá'í. (26.04.51)

90. Cable de Shoghi Effendi a la Asamblea Espiritual Nacional de Sudamérica (27.04.51)

91. "El Remedio del Médico Divino", por Donald Witzel. Pag. 52

VIII

Servicios en todo Sudamérica

Eve Nicklin, tras la I Convención Sudamericana, se estableció en el Callao con el objeto de fortalecer su "asamblea-bebé" del puerto chalaco, así como también para asistir al Comité de Materiales y a CEBSA ahora dependiente de la nueva Asamblea Nacional para los diez países (Perú, Ecuador, Chile, Bolivia, Venezuela, Brasil, Uruguay, Paraguay, Colombia y Argentina). Se había establecido que este cuerpo regional tenga a Lima como sede. Desde ese año y durante siete años consecutivos (en 1957 la Asamblea Sudamericana se separó en dos nuevas asambleas nacionales; una para el norte con Lima como sede, y la otra para el sur con Buenos Aires de centro), Eve Nicklin fue miembro de la naciente institución, asistiendo a las reuniones anuales que tenían en diferentes partes del sub-continente.

En 1952 Eve viaja a la II Convención Sudamericana, en Ezeiza, Buenos Aires. Es entonces que a pedido de la Asamblea Nacional, viaja a vivir a Montevideo. Margot Malkin habla de la labor juntas en dicha ciudad: "Disfruté mucho con Eve ... Cuando arribamos al inicio, alquilamos un ambiente largo y bonito de un matrimonio británico donde podíamos vivir e intentamos invitar amigos para que ocasionalmente nos visiten. Inmediatamente yo encontré un trabajo como secretaria en una agencia de viajes ... Ella nunca tuvo mucho, y siempre, nosotras pioneras tratábamos de suplementar nuestro ingreso con clases de inglés.

Eventualmente, Eve y yo, alquilamos un pequeño departamento amoblado, el cual era mucho mejor. Nuestra meta era principalmente fortalecer la existente Asamblea Espiritual Local, que no funcionaba, como yo recuerdo, y reactivar y profundizar a los bahá'ís mientras buscábamos nuevos. La enseñanza era muy lenta en esos días. Yo trataba de reunirme con gente joven para traerlos a que conozcan a Eve en casa.

Eve fue siempre muy amorosa, calmada y paciente en la enseñanza. Les gustaba utilizar métodos ilustrativos para la enseñanza e hizo álbumes cortando dibujos o fotos de revistas que describieran el mensaje que ella quería dar, en una manera afectuosa. Uno de sus más efectivos, que yo recuerdo, fue para enseñar a los miembros de la Asamblea Espiritual Local como deberían conducirse durante la consulta en durante las reuniones de la Asamblea Espiritual Local, utilizando dibujos de bebés con caras y actitudes muy expresivas...". (92)

Uruguay era uno de los países más débiles en la Fe. En julio de 1952 ella viaja a Lima para la reunión de la Asamblea Nacional. A su paso visita Chile, Argentina y Paraguay, siempre profundizando y alentando a los creyentes en dichos países. En realidad, Eve viajó por toda Sudamérica tanto en viajes de enseñanza, como también de pionera y para las reuniones de la Asamblea que se realizaban en los diversos países que comprendía su jurisdicción.

En 1953 Meche y Eve viajan juntas a los Estados Unidos con ocasión de la inauguración del Año Santo Bahá'í. Regresando se establece en el Paraguay. En aquel viaje de regreso acompaña a la Mano de la Causa Sr. Valiyu'lláh Varqá en su gira de enseñanza a Panamá, Quito, Guayaquil, Lima, Santiago y Montevideo, desde donde él se dirige ya sin su compañía al Brasil.

Cuenta Eve: "Me encontraba en Paraguay cuando Ellen Sims acompañada de su hijita de diez años llegó a Asunción. Más tarde Alice Bacon llegó. Con este refuerzo la Asamblea Local reinició su funcionamiento. Era tiempo de comprar un Centro Nacional en Paraguay. Después de una ardua búsqueda, se encontró una casa colonial que serviría como una especie de restablecimiento de la Fe en el corazón de los creyentes nativos ... Pero no estaba destinada a vivir en dicha casa por mucho tiempo. Fueron Ellen y Alice quienes hicieron del Centro Bahá'í un lugar de hospitalidad para todos aquellos que ingresaban en el ... (93)

En 1954 Eve ayuda a la publicación de un folleto en lenguaje guaraní. En una carta fechada 14 de marzo de 1954, la secretaria de Shoghi Effendi, en su nombre, le escribe que: "Este es un muy meritorio servicio, y de una gran importancia en la enseñanza de esta gente".

Relata Eve: "Recuerdo que fue en la Convención de 1954, en La Paz, Bolivia, cuando por vez primera se hizo énfasis en la conversión de los pueblos indígenas. Desde mi infancia tuve interés en dicha raza, tal vez fue por eso que me pidieron que preparara un informe especial sobre los indígenas de Sudamérica con fotografías y cuadros a fin de estimular el interés en el llamamiento de pioneros que se haría en la Convención.

Tres de nosotros nos ofrecimos. La Asamblea Nacional decidió que vaya a Arequipa, Perú. Fui con la esperanza de encontrar a alguien que hablase quechua, que fuera como traductor a las aldeas vecinas. El Guardián había sugerido que sería el primer paso para llevar el Mensaje a los pueblos indígenas.

Luego de establecerme en Arequipa (1955) empecé a confiar mi deseo de entablar amistad con los indígenas, hasta que un recién ingresado bahá'í me dijo que había trabajado con campesinos, aunque ya no usaban poncho, pero que provenían de los pueblos y hablaban el quechua. Decidimos realizar una reunión con ellos en la oficina del mencionado constructor bahá'í y tres de sus peones ingresaron a la Fe. Uno de ellos de nombre Víctor dijo que durante sus vacaciones iría a su pueblo y que llevaría literatura y enseñaría la Fe.

Ese año llegaron algunos pioneros norteamericanos con los que se consolidó la Asamblea Local y se publicó un folleto denominado "La Venida de los Mensajeros de Dios" en lengua quechua. (94)

En Arequipa, Eve encontró trabajo enseñando inglés en el Instituto Cultural Peruano Norteamericano. Su primera dirección fue la Pensión Wagner -Calle San Agustín 115-.

Unos meses antes de su arribo, Arequipa había sido visitada por Mercedes Sánchez y Yolanda Urteaga. Por Arequipa pasaron algunos pioneros norteamericanos como Wilma y Irvin Thomas, los esposos Beane y Pauline Dunn que fue la de más larga estadía y ayudó a Eve de manera especial. Muchos amigos de Lima vinieron a Arequipa y con los amigos "characatos" se hicieron paseos campestres a las afueras de la ciudad, a la campiña, como Tiabaya y Sabandía.

En abril de 1956 viaja Eve a Montevideo para la reunión de la Asamblea Nacional. A su regreso estuvo seis meses en Santiago, luego de la convención, haciendo labor bahá'í y esperando su visa de entrada al Perú.

En marzo de 1957 se había logrado la formación de la primera Asamblea Espiritual Local de Arequipa. Sus miembros fueron:

Sixto Tapia

Claudio Mendíbil

Eve Nicklin

Víctor Cáceres

Patty Beane

Betty Casas

Paulina Dunn

Edward Beane

Rolando Villegas

La Asamblea del año 1958 fue la siguiente:

Pauline Dunn

Néstor Cahuana

Claudio Mendíbil

Reinaldo Chamorro

Jesús Rivera

Eve Nicklin

Alfredo Vargas

Rosario Urteaga

Gróver Gonzales

Al tercer año de su residencia en la Ciudad Blanca, el Comité del Hemisferio Occidental, le escribe a Eve pidiéndole si puede ir a Paraguay con el fin de formar una asamblea espiritual local en Encarnación, de manera que Paraguay pudiera formar para 1961 su asamblea espiritual nacional independiente. De esta manera encontramos que Eve viaja en mayo de 1959 y permanece en Paraguay durante cuatro años.

La pionera Margaret Mills Leonard, de las Islas Malvinas -Argentina-, nos relata de aquella época: "Nosotros vivimos en Encarnación, Paraguay, desde 1960 y 1963. Alice Bacon y Rexcie Sunshine fueron allí también pioneros. Ellas han fallecido. Eve tenía una academia de inglés en la colina. Ella vivió atrás de la escuela y poseyendo sólo lo indispensable para las necesidades básicas. Sus estudiantes eran muy cariñosos con ella y algunos le seguían luego de las clases. Algunos llegaron a ser buscadores y se unieron a la Fe.

Eve se adaptaba bien. Ella podía tener mucha incomodidad e inconvenientes pero sin quejarse.

Yo recuerdo los viajes en que íbamos a Posadas sobre el río Paraná. Teníamos que pasar varios días antes en oficinas del gobierno consiguiendo el permiso. Eve esperaba pacientemente a pesar de que la gente empujaba y jalaba. Entonces al día siguiente esperábamos en medio de otra gran cantidad de gente con el objeto de subir a la lancha. Mujeres con canastas de pollos vivos, patos, sobre sus cabezas intercambiaban frases amistosas con nosotros. En Posadas acostumbrábamos a descansar en uno de los cafés. Los hombres tomaban sus cafecitos y discutían fuertemente de política. Eve estaba muy tranquila en cualquier medio. Ella tenía el don de ser muy sociable..

Cuando tenía setentaitres años, ella vino a visitarme aquí a las Malvinas. Nosotros nos preocupábamos de que ella se cansase cuando tuviera que salir a nuestra turbera de manera que mi esposo no pudiese cortar su turbera. Ella tenía mas energía que caulquiera de los dos e insistió en investigar los alrededores después del largo caminar.

Eve no se aturdía por eventos terribles. Ella vivía en la parte alta de Encarnación. Una vez durante una abortada revolución, ella estaba visitando la parte baja de la ciudad cuando arrojaron una bomba a la gasolinera casi a la siguiente puerta en donde ella estaba de visita. La bomba era falsa. Eve no se asustó. Además, ella vivió sola durante un año de intranquilidad política en que había disparos y soldados en todo lugar". (95)

Dice G. Grasselly: "Yo me encontré con Eve Nicklin por primera vez en Paraguay en 1962. Ella estaba de pionera en el extremo sur de Paraguay en la ciudad de Encarnación, ciudad que en esa época tenía una de las dos asambleas espirituales locales que sostenían la asamblea espiritual nacional que fue formada en 1961. Eve hablaba español con un fuerte acento americano, pero era fácil de entender. Su método favorito de enseñanza de la Fe. Ella pasó mucho tiempo preparando sus álbumes y material ilustrado y nunca enseñó la Fe sin ellos. (96)

David Baral ha afirmado: "Para mí ella simbolizó muchas de las virtudes del primer grupo de pioneros, especialmente en constancia a lo largo de períodos extensos y bajo condiciones difíciles. Ella ha sido considerada correctamente como la madre de la Comunidad Bahá'í Peruana, pero algo muy similar podría decirse de su servicio en Paraguay. Ella regresó al Paraguay en varias épocas diferentes en la historia de la Fe, contribuyó al trabajo de enseñanza y consolidación en muchas maneras diferentes y ciertamente tuvo un importante impacto en el crecimiento de la Comunidad Bahá'í Paraguaya. Esto fue cumplido en tal sencilla y modesta manera que muchos no han podido reconocer el grado de sus contribuciones sino años después".

"Todos querían a Eve ... Ella siempre tenía una sonrisa cálida y amorosa para todos y estaba lista a reír incluso si estaba rodeada de dificultades y problemas. Yo raramente la vi deprimirse y no puedo recordar haberla visto triste. Ella dependía mucho de la oración y puedo recordar cuán hojeado estaba su libro de oraciones", ha dicho también el Sr. Grasselly.

No podemos dejar de mencionar la gran labor indígena suya en el Paraguay, entre los nativos guaraníes de El Chaco.

En 1961 recibe una invitación de la Asamblea Espiritual Nacional de Bolivia para un curso de entrenamiento para maestros bahá'ís entre los indígenas. Ella va a Oruro y a la Paz; de allí va a Lima cruzando el Lago y por tren hasta Arequipa en donde se queda con su "familia bahá'í" quienes la recogen en la estación. De allí en avión va a Lima, en donde los amigos, alegres de verla, le celebran su cumpleaños. También visita el Callao y Chiclayo.

El regreso a Bolivia para el Congreso Indígena fue de la misma manera. Esta era la primera época de entrada en tropas en Bolivia y allí Eve pudo aprender mucho sobre los indígenas del Ande y fue para ella una experiencia inolvidable ...

Dicho aprendizaje lo volcó luego al Perú, en 1962-1963. Leamos: "Al regreso a Encarnación, Paraguay, recibí una carta de la Asamblea Nacional del Perú pidiéndome fuera a la región de Cusco a un proyecto de conversión en masa. Para entonces, la comunidad Bahá'í de Encarnación había crecido y había nuevos pioneros para ayudarles a profundizarse. Acepté y en cuanto tuve permiso de la Asamblea Nacional de Paraguay viajé a Perú, mi país adoptivo.

En Cusco encontré a un joven de Arequipa quien había ido por unos meses, después se regresó. El me había dado una carta de presentación al inspector de escuelas en Urubamba, el Valle Sagrado de los Incas. Me ayudó a encontrar un cuartito de dos piezas en alquiler. Por intermedio del director del Instituto Cultural encontré unas clases de inglés en la Escuela Normal de Urubamba. Me establecí, pero me faltaba un traductor al quechua para comunicarme con la gente indígena.

Escribí a la Asamblea Espiritual Nacional a fin de que me enviara a los dos jóvenes que yo conocía. Uno era Víctor de Arequipa, y el otro, Fidel Flores de Huancayo. Víctor fue por tres meses y Fidel por un mes. Yo tenía un cuarto en el patio. Hice arreglarlo para ellos. Este fue nuestro cuartel en Urubamba. Los dos jóvenes empezaron a subir las cumbres en busca de almas, a veces pasaban la noche en los pueblos.

En uno de esos viajes conocieron a Exaltación "Quispe". Había estado sentado en la plazuela de Urubamba. Víctor le dio las Buenas Nuevas de Dios. Desde entonces, Exaltación frecuentó mi casa. El era de un pueblo llamado Ocutúan que quedaba a cuatro horas de camino a Urubamba. El por algún asunto tenía que verse con las autoridades. Tenía problemas. Un día le dije lo que Bahá'u'lláh había dicho: "Mi calamidad es Mi providencia, externamente es fuego y venganza, mas internamente es luz y misericordia".

Con el entendimiento innato que los indígenas tienen, comprendió. Exaltación fue el primer bahá'í del Cusco. Víctor y Fidel retornaron a sus casas. Exaltación llevaba a los amigos y parientes que podía y servía de traductor, puesto que hablaba el castellano y el quechua.

Un día me dijo que si Fidel o Víctor retornase, él los presentaría a la gente de su pueblo y de otros pueblos. Enviamos el mensaje a la Asamblea Nacional. Fidel regresó a principios de 1963. Fidel Flores volvió a Urubamba y fue a visitar los pueblos, en especial a Ocutúan, a enseñar la Fe y también a trabajar con los amigos en sus chacras. Aunque no pudo permanecer mucho tiempo allá. Los amigos, cuando podían recorrer la distancia de cuatro horas de caminata, me traían papas de regalo. Les gustaban las flores que había en el patio, especialmente las mujeres las pedían para adornar su cabellera como acostumbraban hacerlo. Les gustaban las oraciones y Exaltación Quispe aprendió varias y cuando iba a Ocutúan o viceversa, las decía en el camino.

Así empezó la conversión en masa en la región del Cusco. Antes de que la Cruzada de Diez Años terminara, Exaltación Quispe y Fidel Flores habían logrado formar la Asamblea Espiritual Local de Ocutúan. Ahora tenemos otras en la región, por supuesto. Tuvimos nuestra primera escuela de entrenamiento para campesinos. Una reunión se realizaba en Lima con representantes de Huancayo, Cusco, Puno. Fue en el viaje que Fidel Flores hacía para dicha reunión, cuando se sintió muy enfermo y nunca pudo recuperarse. Después del evento, falleció, y pasó al Reino de Abhá. Hemos tenido testimonios de los campesinos que ellos sentían su espíritu influyendo en ellos y estimulándolos para llevar adelante el trabajo de enseñanza, por cuya causa dio su vida tan devotamente". (99)

En abril de 1963 Eve viaja a Londres al Gran Jubileo por el centenario de la Declaración de Bahá'u'lláh, y la celebración de la elección de la Casa Universal de Justicia. A su paso visita Estados Unidos.

En 1964 va a vivir a Trujillo en donde había un grupo bahá'í. Por medio de Rosario de Guerrero sabemos que vivió en un edificio llamado Klar en una calle principal, en donde tuvo sus reuniones bahá'ís con contactos ganados en su clase de inglés. Eve es visitada por varios miembros de la comunidad de Lima. Fue también visitada por Gayle Woolson y la Mano de la Causa Sr. Jalál Kházeh. En esa oportunidad ambos visitantes siguen a Cajamarca a visitar a la familia León que estaban de pioneros nacionales allí. También sabemos que Eve visitó a los León en otra oportunidad.

De Chiclayo, junto con la pionera Patty Beane, visitan la Amazonía en los meses de junio y julio de 1964. En dicho viaje de enseñanza visitan Iquitos, Leticia (Colombia), Marcos (Brasil), Ramón Castilla, Islandia y Puerto Alegría. Viajaron por los ríos en lancha a motor, enfrentando todo tipo de obstáculos. Esta visita de Eve a casi sus setenta años probó ser de gran resultado, especialmente en los lugares donde existían creyentes dispersos y además para explorar las posibilidades de mejorar el trabajo bahá'í en la selva amazónica.

En setiembre de 1964 Eve viaja por un mes a Arequipa para fortalecer la Asamblea Local. En 1965 está por un poco tiempo en Cusco, particularmente visita la localidad de Cachimayo. Para ese año en el Perú existían 15 asambleas locales.

Asimismo, en 1965, recibe la noticia de su nombramiento por parte de las Manos de la Causa de Dios como Miembro del Cuerpo Auxiliar de Propagación para Venezuela en donde permanece dos años. En el mismo año de 1965, en agosto, asiste al Congreso Bahá'í en Georgetown, Guyana, en compañía de la Mano de la Causa de Dios Sr. Khazeh. En 1967 asiste a la Escuela de Verano en Lima.

El 16 de mayo de 1967, el Sr. Khazeh informa a todas las asambleas espirituales nacionales y miembros del Cuerpo Auxiliar que "la bien conocida y amada miembro del Cuerpo Auxiliar señorita Eve Nicklin" será asignada al Paraguay. En el camino a ese país pasa por Brasil y está en su convención nacional.

En octubre de 1967 asiste a una conferencia de enseñanza en Panamá para la colocación de la primera piedra del Templo Bahá'í de Panamá.

En el Ridván de 1968 participa en la Convención del Uruguay como representante de las Manos de la Causa de Dios.

En agosto de 1968 viaja a la Conferencia Oceánica en Palermo, Italia, desde donde va Haifa para la conmemoración del Centenario del Arribo de Bahá'u'lláh a la Tierra Santa.

Cuenta el señor G. Grazelly: "A medida que Eve envejecía iba perdiendo la memoria. En 1967 ella expresó su deseo de ir a la Conferencia de Palermo ... y yo le animé a ir. Ella se quejó que no tenía suficiente dinero para ir y que los cheques de viajero que había estado ahorrando no serían suficientes. Yo le sugerí que desentrañe sus papeles y juntos empezamos a sumar los totales de los cheques sin usar. Descubrimos a su sorpresa que tenía suficiente dinero para su viaje y gastos. El itinerario de la Conferencia también incluía un peregrinaje al Centro Mundial Bahá'í y esta sería la primera visita de Eve a estos lugares.

No hay duda que el momento más feliz de la vida bahá'í es poder visitar los Santuarios Sagrados de la Fe que ella sirvió como una pionera desde el lanzamiento del primer Plan de Siete Años del amado Guardián. Ella retornó de este viaje inmensamente fortalecida y radiante y fue tema de su conversación, por varios meses después. Esta visita a la Tierra Santa sin duda la sustentó hasta el final de sus días". (100)

En 1970 viaja a Bolivia y Argentina para actividades bahá'ís. Al año siguiente hace lo mismo para Argentina. En diciembre de 1971 Eve viaja a la reunión de Consejeros y miembros del Cuerpo Auxiliar que se realiza en enero de 1972 en Lima.

Ese mismo año, desde el Paraguay donde residía, viaja a los Estados Unidos por asuntos de salud. En ruta, en junio de 975, pasa por Lima y la estancia coincide con una Conferencia Nacional de Enseñanza en la que estaba presente la Mano de la Causa Amatu'l-Bahá Rúhíyyih Khánum, viuda del Guardián, con ocasión de la Expedición "Luz Verde".

En dicha Conferencia se le encarga a Eve que hablé de la historia bahá'í del Perú. Ella regresa a Lima después de tres meses y permanece en la capital por espacio de una semana pues además, los Consejeros de Sudamérica -reunidos en ese tiempo en Lima- acuerdan pedirle a Eve que regrese al Perú.

Ella viaja al Paraguay con el objeto de arreglar sus cosas y arriba nuevamente a Lima a las tres semanas (setiembre de 1975).

En el año de 1976 encontramos que Eve Nicklin, octogenaria ya, va a la costeña ciudad de Ica a pedido de la Asamblea Espiritual Nacional, en compañía de la pionera nacional Dora Bravo, con el fin de establecer una Asamblea Espiritual Local allí, meta que efectivamente es lograda.

Con Dora Bravo hicieron una magnífica labor; ella trabajando como costurera y Eve enseñando inglés, viviendo en una sola pieza sin comodidades, yendo a la universidad a enseñar el Mensaje de la Fe y luego formando un club en su dormitorio, rodeado de jóvenes que se sentaban en su cama en el suelo, atraídos por el amor de esta anciana , esta sierva de 'Abdu'l-Bahá, aun cuando sus capacidades físicas y mentales estaban disminuidas, y que seguía abriendo el Perú para la Fe. Cuenta Dora que en la vecindad había un niño de ocho años que estaba verdaderamente atraída por el amor de Eve y que todas las mañanas sin falta iba a buscarla y salían acompañados como "novios" para dar la vuelta acostumbrada. Esta misma pionera refiere que para ella fue "un premio de Dios" el haberle permitido acompañar a Eve en íca.

En enero de 1977 Eve viaja al Brasil a la Conferencia Internacional de Enseñanza Bahá'í, aquella ciudad que cuarenta años atrás había sido la arena de sus primeros servicios internacionales que ahora ella estaba acabando tan gloriosamente, luego de participar sucesivamente en cinco Planes Internacionales de la Fe (Primer Plan de Siete Años, Segundo Plan de Siete Años, Cruzada Mundial de Diez Años, Plan de Nueve Años y Plan de Cinco Años).

Un accidente en la Escuela de Verano al mes siguiente la hace regresar a Lima para siempre. Sus últimos días los pasó bajo el cuidado de amorosos creyentes de Lima como Ada Tirado, el Consejero señor Masud Khamsi -Padre Espiritual de los jóvenes del Perú- y su familia, en otro tiempo viviendo en una clínica geriátrica, para finalmente quedarse en el segundo piso de la Sede Nacional, rodeada y visitada siempre por sus hijos espirituales.

El 16 de diciembre de 1984, Consejeros y miembros del Cuerpo Auxiliar de los tres países andinos reunidos en Lima le rinden homenaje en la Sede Nacional.

El 10 de junio de 1985 a las nueve de la mañana, en el Haziratu'l Quds Nacional, Eve B. Nicklin, a la edad de 90 años, finaliza sus servicios en este mundo para iniciarlos en el Reino de Abhá, dejándonos su memoria y sus restos, la primera para inspirarnos en lo que su persona dio a la Causa de Dios, y en lo segundo, para bendecir para siempre al Perú, su patria adoptiva.

La Madre Espiritual del Perú fue puesta a descansar en el Cementerio Británico del Callao -allí donde están Raúl Pavón, y en la parte antigua John Stearn- el día 11 de junio a las cuatro de la tarde, luego del velatorio en la Sede Nacional, en presencia de cien personas, varios de ellos sus antiguos alumnos y miembros del Club de la Amistad Universal, como Mercedes Sánchez, Guillermo Aguilar y Demetrio Molero.

La tierra del Perú y el Concurso en Lo Alto a la vez aclamaron su llegada a la eternidad haciéndose digna entonces de aquellas palabras de su Señor: "Ellos quienes han dejado sus países en el camino de Dios y subsecuentemente ascendido a Su presencia, tales almas serán bendecidas por el Concurso en lo Alto y sus nombres inscritos por la Pluma de Gloria entre tales como han abandonado sus vidas como mártires en el sendero de Dios, el Que Ayuda en el Peligro, el Que Subsiste por Sí Mismo".

De la Tierra Santa acaso para calmar la angustia de sus hijos espirituales, llegó el siguiente cable:

"SADDENED LEARN PASSING AUXILIARY BOARD MEMBER EVE NICKLIN DEVOTED STEADFAST HANDMAID ABDU'L-BHA HER MANY YEARS DISTINGUISHED SUCCESSFUL SERVICES SOUTH AMERICA ARE BEFITTING MEMORIAL HER TOTAL CONSECRATION CAUSE BAHA'U'LLAH CONFIDENT LOVING WELCOME ABHA KINGDOM PRAYING SACRED THRESHOLD PROGRESS SOUL

THE UNIVERSAL HOUSE OF JUSTICE"

"ENTRISTECIDOS SABER FALLECIMIENTO MIEMBRO CUERPO AUXILIAR EVE NICKLIN DEVOTA FIRME SIERVA ABDU'L-BAHA SUS MUCHOS AñOS DISTINGUIDOS EXITOSOS SERVICIOS DIGNOS MEMORIA SUDAMERICA SON SU TOTAL CONSAGRACION CAUSA BAHA'U'LLAH CONFIEN AMOROSA BIENVENIDA REINO ABHA ORANDO SANTUARIOS SAGRADOS PROGRESO ALMA

LA CASA UNIVERSAL DE JUSTICIA". (102)

Y para terminar esta narración de la vida bahá'í de Eve, queremos agregar, que el Perú entero no encontró mejor agradecimiento que dedicarle en su honor la Conferencia Internacional de Juventud Bahá'í realizada en Lima en agosto de 1985.

Referencias

92. Margot Malkin al autor. (28.08.86)

93. "Crussading Years" por Eve Nicklin. Traducido por Mario León

94. Idem

95. Margaret Mills Leonard al autor. (07.10.86) y (25.06.86)

96. Gilbert Grasselly al autor. (02.10.86)

97. David Baral a Gilbert Grasselly. (12.12.86)

98. Gilbert Graselly al autor. (02.10.86)

99. "Crussading Years" por Eve Nicklin. Traducido por Mario León

100. Gilbert Graselly al autor. (02.10.86)

101. "El Remedio del Médico Divino" por Donald Witzel. Pag. 51

102. Cable de la Casa Universal de Justicia a la Asamblea Espiritual Nacional de los Bahá'ís del Perú. 13 de de 1985.

Back to:   Biographies Books
Home Site Map Forum Links Copyright About Contact
 
.
. .