Bahá'í Library Online
. . . .
.
>>   Published Articles
Abstract:
Una de las primeras contribuciones bahá'ís al estudio del Budismo.
Notes:
Traducido y publicado por primera vez en Español en 1957 por la Asamblea Espiritual Nacional de los Bahá'ís de Colombia, este trabajo es el resultado de una de las primeras investigaciones sobre Budismo producida por bahá'ís.

Also available as formatted PDF: witzel_buda_profeta_dios.pdf.

Written in Spanish.

Buda:
Profeta de Dios

by Donald Witzel

translated by Carmelo Pérez Toledo.
published in La Luz Brilla en Cualquier Lampara, 1
Bogota-Colombia: Asamblea Espiritual Nacional de los Bahá'ís de Perú, 1957
originally published as "Buddha: Prophet of God" in English.
Esta es una pequeña selección de las Escrituras Sagradas de Buda por medio de la cual se puede apreciar Su estación divina.

1.                         Larga es la noche para el que vela; larga es la milla para el que está fatigado; larga resulta la vida para el simple que desconoce la Verdadera Ley.

2.                         Si un hombre conquistare en batalla mil veces, mil hombres y si otro se conquistase a sí mismo, él es el más grande de los conquistadores.

3.                         Los hombres se estremecen ante el castigo, todos temen a la muerte, todos aman la vida; recuerda que eres como ellos; no mates, pues, ni seas causa de muerte.

4.                         Penoso de obtener es el conocimiento de los hombres; penosa la vida para los mortales; penoso es escuchar la Verdadera Ley; penoso es el nacimiento de los iluminados.


Introducción.

La mayoría de los estudios occidentales de Buda y Krishna ha, sido dirigida hacia puntos de vista y conclusiones negativos. Nosotros, sin embargo, tomamos una posición positiva.

Primero que todo, Abraham, Moisés, Jesús, Mahoma, Zoroastro, Buda, Krishna, el Báb y Bahá’u’lláh son Profetas (o sea Manifestaciones de Dios). Todos Ellos han poseído conocimiento innato el cual han dado a su pueblo (como también al mundo) en un cuerpo de enseñanzas espirituales y sociales, a fin de permitir al hombre llenar su respectiva misión en la vida, conocer la voluntad divina en su edad particular y acercarse más a Dios.

De lo anterior sigue obviamente el principio de la revelación progresiva enunciado por Bahá’u’lláh; pues no es muy lógico suponer que al hombre se le haya permitido evolucionar y progresar a etapas tan avanzadas de las ciencias y la cultura, y sin embargo debe continuar creyendo en un cuerpo de enseñanzas religiosas de las que sus patrones culturales y científicos modernos no sólo no son parte, sino que incluso lo contradicen.' Tampoco resulta lógico asumir que Dios no haya suplido al hombre con nuevas enseñanzas espirituales y sociales a medida que su capacidad espiritual y sus necesidades sociales progresan y se hacen mayores.

Debemos también entender que estas enseñanzas religiosas fueron dadas al hombre en un cuerpo único y que todas ellas han tenido un denominador común. Igualmente, en prácticamente toda la historia religiosa el clero o sacerdocio ha torcido y cambiado el. significado básico de estas enseñanzas, lo cual ha sido causa directa de las numerosas sectas en las que en muchos casos las enseñanzas originales se perdieron. Cuando el hombre, confundido y escéptico, se ha desviado de estas verdades pervertidas, una vez más un Profeta ha sido enviado para mostrar el camino hacia Dios, camino que el hombre debe seguir si quiere cumplir el propósito de su existencia..

Veamos lo que al respecto nos dice 'Abdu'l-Bahá:

"La prueba de la validez de una Manifestación de Dios, la constituyen la penetración y poder de Su palabra y el desarrollo, de los divinos atributos en los corazones y mentes de los discípulos y la dádiva de la divina educación al mundo, de la, humanidad. Esta es una prueba concluyente. El mundo, es una escuela en la que deben haber maestros de la divina Palabra. La prueba del poder de estos maestros es la eficaz educación de las promociones que se gradúan".'

“El fundamento de todas las divinas religiones es uno. Todas están cimentadas en la realidad y la realidad no admite multiplicidad. Mas, entre los hombres han surgido diferencias acerca de las Manifestaciones de Dios. Algunos han sido zoroastrianos, otros budistas, otros cristianos, mahometanos, etc. Esta ha venido a ser causa de divergencias, mientras que por otro lado las enseñanzas de las Almas que fundaron las divinas religiones son una sola en esencia y en realidad. Todas sirvieron al mundo de la humanidad; todas llamaron a las almas hacia la paz y a la armonía; todas han proclamado las virtudes de la humanidad; todas guiaron las almas hacia la adquisición de las perfecciones. Sin embargo entre las naciones se levantaron ciertas imitaciones de antiguas formas de adoración.

Estas imitaciones no son la base y la esencia de las religiones divinas. Puesto que ellas. difieren de la realidad de las enseñanzas esenciales de la Manifestación de Dios, han surgido, las disensiones y se ha formado el prejuicio. Así, el prejuicio, de religión se convierte en causa de guerra y contienda". "Si abandonamos estas viejas y ciegas imitaciones e investigamos la realidad, todos llegaremos a unirnos. No quedará discordia alguna; el antagonismo desaparecerá. Todos nos asociaremos en fraternidad; todos gozaremos de los cordiales lazos de la amistad. Entonces el mundo de la creación alcanzará la calma. Las oscuras y sombrías nubes de las imitaciones ciegas y las desavenencias dogmáticas se disiparán y desvanecerán y el Sol de la Realidad resplandecerá en su mayor gloria".

“El verdadero lazo de unión es de carácter religioso, porque la religión denota la unidad del mundo de la humanidad. La religión está al servicio de la humanidad. La religión purifica los corazones. La religión mueve al hombre a realizar actos laudables. La religión viene a ser causa de amor en los corazones, de los hombres, porque la religión es una institución divina, una institución que eternamente conduce a fa vida. Las enseñanzas de Dios son una fuente de iluminación para las gentes del mundo. La religión siempre construye, jamás destruye".

"Del mismo modo debemos abandonar nuestros prejuicios al tomar en cuenta otros Educadores Divinos cuando investigamos la realidad. Tomemos, por ejemplo, a Su Santidad el Buda. El logró resultados tan grandes como Moisés, educó la sociedad, disciplinó a poderosas naciones, y no existe, duda alguna de que El fue Profeta, puesto que la misión de los Profetas es educar, y esta alma maravillosa preparó y educó a la humanidad".

Aparte de estas consideraciones, de las cuales creemos imposible hacer un parangón intentaremos demostrar las enseñanzas fundamentales de Buda, junto con sus realizaciones concretas. Sin embargo, debemos tener en cuenta que un Profeta aceptará las doctrinas básicas                        del Profeta que Lo antecedió, explicará esas doctrinas al pueblo que viene a enseñar, enunciará profecías y enseñanzas nuevas para Su tiempo, cumplirá las profecías que Lo anunciaban y originará una Nueva Civilizacion.

Teniendo en cuenta estos principios, veamos los datos que siguen, esperanzados en que nos, ayudarán en nuestra investigación de la verdad.

La Religión Hindú

Con el fin de entender mejor el sentido y la importancia de los actos de Buda en relación con Su cultura, es necesario hacer una breve descripción de la religión hindú desde el Rig-Veda (1400?1000 A.C.) hasta el año 500 A.C., fecha adscrita al desarrollo de las enseñanzas de Buda. (Su nacimiento se ha fijado alrededor del año 600 A.C.).

El Rig-Veda es una recopilación de 1017 himnos y versos que fueron transmitidos oralmente por generaciones hasta que finalmente fueron escritos después del año 1000 A.C. Su principal interés estriba en que muestran formas de culto y sacrificio a muchas deidades representadas en objetos tanto animados como inanimados de la naturaleza.

Este tipo de religión se conoce como panteísmo. Pero lo más importante es que el pueblo de la edad védica creía en una deidad única. una fuerza superior, detrás de estas deidades menores.

La siguiente fase importante en la historia, hindú es el brahamanismo y su sistema de castas. En la época en que se recopilaba el Rig-Veda existía un sacerdocio que realizaba los sacrificios, y el término brahmán (descendiente de un brahmán) nos sugiere la idea de un cargo hereditario. Este clero parece haber gozado de gran dignidad e importancia aunque era inferior en rango a la casta guerrera o militar. En los años comprendidos entre el 1000 A.C. y el 600 A.C. los sacerdotes vieron la oportunidad de mejorar su posición y hacerla inexpugnable. En esa época hubo una gran confusión y desasosiego debido a las guerras e invasiones, y los clérigos afirmaron que "sólo ellos podían asegurar la ejecución correcta de los actos de sacrificio, y así estos derechos, elementos vitales en la vida nacional, se, hicieron más y más complicados", "sólo el chambelán real, que acompañaba al rey en la batalla, podía orar por el triunfo de las fuerzas reales y lanzar conjuras al enemigo".`

Después de las castas sacerdotal y militar, venían la de los agricultores y, mercaderes (Vaisyas) y por último la de los esclavos (Sudras) originalmente cautivos de guerras provenientes del Dasa. Sólo por derecho de nacimiento se pertenecía a estas castas, y era imposible subir a una superior o caer en una inferior. Pronto al hindú ortodoxo se le hizo creer que el. sistema de castas tenía un origen divino. Entonces, para afianzar su posición, el brahmán se transformó en asceta, y todo aquel que quisiera conocer los himnos y mitos, si era aceptado tenía que entrar en un noviciado que duraba entre dos y doce años. No es de asombramos que el aspecto religioso de aquella cultura quedara totalmente en manos de los brahamanes.

Muy importante también por su influencia en el pensamiento hindú es la doctrina de la transmigración, introducida en las Brahmanas y los Upanishads (600 A.C.) por el sacerdocio. “Esta nueva doctrina ofrecía la paz del cielo a los ascetas, el purgatorio en la luna a aquellos que carecían de la salvadora gracia de Brahma, con un ulterior nacimiento como planta u hombre; y a los malvados, el renacer en forma de paria, o perro, o cerdo, o reptil". Aparte de esta doctrina, “en los Upanishads se enseña la existencia de Brahma, El Sagrado Poder, EI Atman, El Yo, como única realidad subyacente". "De esta manera los sacerdotes preservaron para nosotros, no tanto el genuino pensamiento del pueblo, sino el pensamiento que el propio sacerdote quería imponer".

Se hace ahora evidente para el lector lo que sucedió con la religión hindú que originariamente era una fe sencilla en un Dios único, Creador del hombre y la naturaleza. La deformación de esta simple verdad se debió a los sacerdotes, y el hombre se fue alejando cada vez más de Dios hasta llegar a un punto de decadencia tal que la civilización misma se vio seriamente amenazada por los intereses egoístas y la ambición de mando.

Cuéntase, sin embargo, en los Upanishads, de cierto famoso brahman llamado Yahnaralkia, muy versado en el ritual de sacrificio tal como se practicaba en la tierra santa de los Kuru Panachatas. Este sacerdote podía responder, tanto a los guerreros reunidos como ante aquellos cuya salvación estaba en manos del clero y en la debida ejecución del sacrificio, a casi cualquier pregunta sobre la religión contemporánea. Por "casi" quiero decir con la excepción de una sola, cuya elucidación seria parte de la misión de Buda. "La pregunta era qué seria del hombre después de que partiera de este mundo, y hubiese recibido en los cielos el premio por todas sus obras".

“Pronto el sistema de sacrificio fue relegado a una posición subsidiaria en relación con una nueva doctrina de salvación que consideraba las prácticas religiosas y las buenas, acciones só1o como una base sobre la cual fundar la verdadera meta de la humanidad" la cual era "Alcanzar el verdadero conocimiento de la relación existente entre el Yo individual y el Yo Universal". “El hombre libre de deseos y de sufrimientos ve la majestad del Yo por la gracia del Creador".

Hasta aquí hemos descrito con énfasis especial la desintegración de una religión sencilla, desintegración que para nuestro propósito empezó con el Rig-Veda y finalizó en una completa distorsión con el clero brahmánico.

Este sacerdocio destruyó su propia posición y la fe de sus seguidores por su corrupción y avaricia. Este trastorno interno ha tenido su contrapartida, una y, otra, vez, en el clero organizado de toda gran religión a través de la historia. Una evolución similar tuvo lugar en el budismo original y básico, al extremo de que, los escritores de los siglos posteriores a la muerte de Buda, como los de nuestros días, han perdido totalmente de vista la doctrina budista.

Estos eruditos no sólo se contradicen en cuanto a las creencias fundamentales de esta. Fe, sino que los mismos budistas practicantes todos tienen doctrinas y escuelas diferentes, ninguna de las cuales se asemeja en lo más mínimo al budismo original.

La única manera de entender el Budismo tal como fuera predicado por Gautama, es entender la religión popular de Su época (que constituía a la vez una. forma de vida y una civilización), ver sus puntos débiles y las inquietudes de la gente de ese tiempo y examinar si las más antiguas doctrinas, del Budismo responden a esas inquietudes.

Gautama - El Buda

Gautama, El Buda (iluminado) "denunció el costoso ritual como inmoral e inútil. Repudió el ascetismo como práctica opuesta a la salud del cuerpo y del alma. Declaró las distinciones de casta como degradantes y antidemocráticas. A la especulación intelectual sobre el más allá la desaprobó por considerarla fútil y sin garantías. La creencia Rig-Veda en la existencia de Brahma, el poder sumo y permanente, el Alma del Universo, la creencia de un alma en el hombre capaz de trasmigrar después de la muerte,. y la creencia en la final. absorción del hombre en Brahma, todas estas creencias filosóficas, teológicas las consideró supersticiones imposibles de ser sostenidas por los iluminados".

No más ritos inteligibles, en honor de inútiles espíritus. Todo hombre crea su propio destino. Yo os predico verdades simples, no tengo doctrinas secretas (esotéricas). Mi camino hacia la salvación está abierto a todos, poderosos y humildes por igual." Ser esclavo de la concupiscencia es perder el primer paso en la emancipación del renacer'

A pesar de enunciar una doctrina tan revolucionaria, Buda enseñaba que debía mostrarse reverencia a los brahamanes y a los maestros rivales de las sectas en pugna. Exhortaba no usar la espada sino la persuasión moral e intelectual. Esta es la razón por la cual, ni El ni sus discípulos fueron perseguidos, sino hasta muchos años después de Su muerte. Era la suya una doctrina de amor. Una de las doctrinas búdicas más importantes es la de la relación  “Causa y Efecto", la “Cadena de las Causas”, “La Rueda de la Vida". Aquí Buda introduce el libre albedrío y la inevitabilidad de ciertas cosas.

Dice que todo en el. mundo de la existencia (el efecto) tiene una causa. Explica tanto el concepto voluntario como accidental de una causa y esto deja lugar sólo a la causa voluntaria, la cual se origina en Dios. Las cosas inevitables de la, vida son: el nacimiento, la muerte. los sufrimientos de diversas clases (v.g. el dolor). Buda incorpora. la doctrina del libre albedrío cuando dice: "cada hombre es su propio profeta"; es decir, el hombre puede regular su vida aparte de estas cosas inevitables, sobre las cuales no tiene poder. Este es el elemento individualista presente en el budismo... También declara que no existen dos individuos completamente iguales, que cada uno de nosotros tiene diferentes grados de desarrollo en cuanto a capacidad, espiritual."

Otro aspecto importante del budismo es la ley de la impermanencia. Gautama decía que no hay permanencia ni existencia, sino devenir. Demostró que hasta entonces los hombres eran víctimas de las teorías del yo y del "alma semimaterial'.. No veían que “no son sino resultados pasajeros y temporales de causas que han estado operando por edades incontables en el pasado, y que continuarán actuando durante eras aún por venir". La doctrina budista del Karma (el resultado de los actos individuales) es muy similar a la cristiana de la predestinación, sólo que mucho más amplia, con la particularidad de que fue enunciada medio milenio antes . Enseñó que existe una identidad real entre el hombre en esta vida y en la otra. Esta identidad consiste en el yo espiritual del hombre, el cual ha atravesado etapas anteriores de desarrollo y prueba (en otras formas), acercándose cada vez más a su Señor, y así continuará; pues Buda dio a entender -como otras Manifestaciones de Dios- que no hay ni principio ni fin. Estamos en una etapa de acercamiento (a. Dios).

"No es la separación lo que deberías ansiar –dice- sino antes bien la unión -aquel sentido de unidad con todo cuanto existe, que ha existido o que habrá de existir-, sentido que extenderá el horizonte de tu ser hasta los confines del Universo, hasta los límites de tiempo y espacio, que te elevará hasta un nuevo plano, lejos de todo cuidado miserable y ruin del yo".

Declara además que el origen del dolor está precisamente identificado con el origen de la individualidad (el ego). La unión de las fuerzas que hacen posible la existencia de todo ser tendrá que disolverse tarde o, temprano. Tratar de retardar esta disolución acarreará la pena y el dolor.

Monoteísmo

Una de las enseñanzas básicas de Gautama es el monoteísmo. Habló contra el panteísmo (incluyendo el animismo); y sin embargo, vemos una multitud de Sus errados discípulos, después de Su muerte y especialmente en nuestros días, creyendo en el culto de los árboles y en muchas otras cosas por el estilo. El culto de los árboles era anterior a Buda y constituía una parte de la religión popular en los comienzos del budismo, fue rechazado por los primeros budistas, pero posteriormente se fue abriendo comino hasta ser absorbido por algunas escuelas. El "Árbol de la Sabiduría" "Árbol del Bo", a cuya sombra Buda recibió Su revelación, es un símbolo del Maestro y no debe ser objeto de culto.

Código de Conducta Moral

En lugar del ritualismo, Buda ofreció un código de conducta moral ferviente e inspirador. "Ni la abstinencia del pescado            o de la carne, ni el uso de rústicas vestiduras, ni la ofrenda de los sacrificios harán al hombre puro. Los bajos deseos los lleváis dentro, mas por fuera os purificáis." ¿De qué vale la compostura del cabello, oh insensatos? ¿Para qué el vestido de piel de cabra? Lleváis limpio el aspecto exterior, pero dentro mora la voracidad".

"El robo y el asesinato, la falsedad y el orgullo; la ira y la envidia, la indulgencia sensual, la falta de misericordia y el orgullo, he aquí las cosas que corrompen, no el comer carne".

“Socorrer. a los padres,
cuidar de la esposa y los hijos,
seguir el llamamiento de la paz:
He aquí la suprema bienaventuranza.
Dar limosna, vivir según los preceptos de
la religión,
Ayudar a los familiares,
Actuar intachablemente,
He aquí la suprema bienaventuranza.
Cesar y abstenerse del pecado,
Evitar las bebidas embriagadoras,
Ser diligente en los buenos actos,
He aquí la suprema bienaventuranza"."'



El Sendero Medio

Para ambos extremos del brahmanismo, ascetismo el uno y sensualista el otro, Buda establece el "Sendero Medio". Dijo que existían dos extremos: “Por un lado la práctica habitual de aquellas cosas que satisfacen los sentidos, y especialmente la sensualidad, práctica baja y pagana, propia sólo de los mundanos, indignos, inútiles”. Evitando ambos extremos y emprendiendo el "Sendero Medio", se llegará a la paz espiritual, a la destrucción, del sufrimiento, a la superior sabiduría, a la plena iluminación y al Nirvana (el cielo)". Este "Sendero Medio” incluye:

"Recta, opinión (estar libre de supersticiones o fantasías, con comprensión y entendimiento).
Recto hablar (franco, abierto, veraz).
Rectas aspiraciones (elevadas, dignas, del hombre inteligente).
Recta conducta (apacible, honesta, pura),
Recto vivir (no causar daño o peligro a ninguna criatura viviente).
Recto empeño (en la propia, educación y en el imperio sobre sí mismo).
Recto pensar (activa y vigilante atención en el pensar).
Recto embeleso (en la profunda meditación sobre las realidades de la existencia)”

Buda enseña que el suicidio no puede "llevar a la cesación del sufrimiento". El suicidio "causa consternación y desasosiego y bajo ninguna circunstancia; alcanzaremos la Nirvana por semejante medio.

La Doctrina de la Confraternidad

Hemos dicho antes que Buda abolió el sistema de castas, en cuyo lugar estableció la doctrina de la fraternidad -las "puertas del Reino de la rectitud"- (uno de los principios básicos fundados por El), estaban abiertas para todo aquel que quisiera entrar, sin tomar en cuenta la casta, la clase o el color del aspirante.

"Mi doctrina"-decía- "no establece distinción entre el poderoso y el humilde, el rico y el pobre. a todos cobija, y como las aguas, a todos purifica por igual". “Para aquél en quien mora el amor, el mundo entero no es sino una sola familia". "Como una madre que, aún arriesgando su propia vida, protege a su único hijo, así también aquél que haya reconocido la doctrina de la fraternidad cultivará la buena voluntad, sin tasa, hacia todos los seres, con liberalidad sin mezcla alguna de sentimientos discriminadores y sin mostrar preferencias”.

Como respuesta a la vana especulación y a los problemas insolubles, Buda estableció prácticas morales para mejorar la vida personal y las relaciones sociales. Se oponía a la teorización inútil sobre los puntos sutiles de la teología. No quería que el hombre malgastase su tiempo en aquello que no le reportara beneficios. Buda nos dio a entender, sobre este tema, que nos olvidáramos por un momento de nosotros mismos y de nuestra. alma semi material. "No os ocupéis tanto de los detalles, mas vivid de acuerdo con la ley. Al hacer esto estaréis sirviendo a los semejantes, y ellos, del mismo modo, os servirán”.

En este proceso se olvida el yo y predomina la felicidad. Es esto diferente de aquella respuesta que dio Cristo a la pregunta ¿"Se salvarán unos pocos"? De modo similar responde Buda: "Esfuérzate por entrar”.

Otras doctrinas y principios de Buda constituyen la vida sencilla; que la religión puede ser explicada racional y científicamente según las necesidades y requerimientos del hombre; que el hombre y la mujer son espiritualmente iguales, teniendo por lo tanto iguales oportunidades. Esta aseveración se hizo patente al contarse mujeres entre los discípulos de Buda, y al existir monjas en la orden budista.

No es de asombrarse que toda una civilización, constituida por muchas naciones y cuyo número ascendió a 500 millones, se haya refugiado en Buda.'

Me he esforzado en mostrar al lector algunas de las, doctrinas prístinas de Gautama Buda ("el Iluminado"), para estimular su. interés al punto de reconocer que no sólo Abraham, Moisés, Jesús, son Profetas de Dios, sino que Buda, como uno entre los grandes Profetas legó un cuerpo de doctrinas tan útil y hermoso como cualquiera de Ellos.

Como dijo Moisés: "Tu Señor Dios te suscitará un profeta de tu nación y de entre tus hermanos como Yo. A él oirás... Yo les suscitaré un profeta de en medio de sus hermanos semejante a ti, y pondré mis palabras en su boca, y les hablará todo lo que yo mandare”. Y Buda declaró: "Sabed que de tiempo en tiempo un Tathagata (Mesías) viene al mundo, plenamente iluminado, bendito e ilustre, lleno de sabiduría y bondad, dichoso, con conocimiento del mundo, sin igual como guía infalible para, los errabundos mortales, maestro de los hombres, un Buda bienaventurado".
Back to:   Published Articles
Home Site Map Forum Links Copyright About Contact
 
.
. .